Opinión


Don Porfirio II

Don Porfirio II | La Crónica de Hoy

DIP. PORFIRIO MUÑOZ LEDO

POLITÓLOGO E INTELECTUAL

 

+Al margen de la ley nada.

Por encima de la ley, nadie

Presidente López Obrador

 

M

 

e permití titular la entrega del viernes pasado, Don Porfirio —perdone usted si no le pareció— y pedí a mis estimados lectores que llenaran el espacio en blanco de la siguiente frase:

“El comportamiento del presidente _______ con respecto a los tribunales, a los organismos de inteligencia y de aplicación de la ley y otros organismos independientes parecería extraído de un libro de tácticas para dictadores”.

Agregué que esto era una obvia referencia al presidente López Obrador, y aclaré que la frase pertenece a los politólogos harvardianos Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, autores del libro  Cómo mueren las democracias.., que  dedicaron a Donald Trump.

La siguiente pregunta que hice fue si en tal descripción cabía Andrés Manuel López Obrador y repasamos las acciones de nuestro mandatario sobre los tribunales y los organismos de Inteligencia.

Sobre la aplicación de la ley arriba citada, todos sabemos que AMLO no cesa de repetir que “al margen de la ley nada, por encima de la ley nadie”. Sin duda nuestro Presidente es un genio para acuñar frases inolvidables, para envidia de  los publicistas… Pero volvamos a lo nuestro.

En abril pasado y como presagio de la concepción que el Presidente tiene del estado de derecho, emitió un memorándum para “dejar sin efecto todas las medidas en las que se hubiera traducido la mal llamada reforma educativa”. Con la pena, diputado, como usted bien sabe, ésta fue una reforma constitucional y por ello el poder de la firma lopezobradorista y su compromiso político con la CNTE no alcanzaron para esa derogación de facto. La tuvo que hacer el Congreso.

Otro ejemplo es el hecho bastante publicitado de que el Presidente pretendió iniciar las obras del aeropuerto de Santa Lucía sin contar con los estudios técnicos necesarios y hasta acusó a la Semarnat de lentitud burocrática por no entregarle de inmediato el Estudio de Impacto Ambiental, como si fueran estampillas de correos. Luego amenazó a los ciudadanos y organizaciones que interpusieron amparos contra Santa Lucía y provocó una airada reacción de la Barra Mexicana de Abogados por intervenir en asuntos jurisdiccionales.

Para pitorrearse, quizá, de lo que calificó de una “embestida legal” del “conservadurismo” —amparos del colectivo No Más Derroches, entre otros— encargó la construcción del nuevo aeropuerto a las Fuerzas Armadas al clasificar ese proyecto de seguridad nacional. ¿Y la rendición de cuentas, que ésa sí es una disposición constitucional sobre el cumplimiento de los procesos, protocolos, licitaciones, avance de obra, costo de cada etapa, etcétera? Bueno, diputado, la voz del amo es la voz de Dios... 

También conoce usted todos los casos que, por el estilo de los anteriores, son del dominio público y hay muchos otros casos, pero no alcanza el espacio para citarlos.  El meollo del asunto es que el presidente López Obrador tiene una visión moral de la ley. Para él es legal lo que en su particular criterio es justo, pero nuestro estado de derecho no es  una religión sino un conjunto de leyes que todos debemos obedecer y a todos deben proteger, para que no haya interpretaciones personales y todos sepamos a qué atenernos. Y si alguna ley tiene fallas, ahí está el Congreso para modificarla a fin de que sea justa en su fondo y en su aplicación.

No dudamos de las buenas intenciones del Presidente… Son sus formas las que a usted y los lectores pido que me digan si son las que más convienen al país.

 

 

Leopoldo Mendívil

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

Cartón del Día

No le dude...

+ -