Mundo


Dramatismo, dolor, misticismo desde Quito, Ecuador

Ya como observadores o participantes directos de la procesión, miles de ecuatorianos se congregan este Viernes Santo en la que es considerada la mayor celebración católica en este país sudamericano.

Dramatismo, dolor, misticismo desde Quito, Ecuador | La Crónica de Hoy

Fotos: Alejandro Páez

Semana Santa es sinónimo de dramatismo, dolor, misticismo pero sobre todo una fe desbordada donde más de 250 mil católicos en Ecuador se lanzan a las calles del centro de Quito para participar en la llamada Procesión penitencial para recordar el viacrucis que sufrió Jesús.

Ya como observadores o participantes directos de la procesión, miles de ecuatorianos se congregan este Viernes Santo en la que es considerada la mayor celebración católica en este país sudamericano.

Ataviados con capucha y túnica moradas, 12 mil “cucuruchos” encabezan la procesión donde lo mismo se observan “Cristos” cargando una cruz, que jóvenes con pedazos de troncos sobre sus hombros, así como alambres con púas alrededor de su cintura y abdomen, todos con una finalidad: expiar sus pecados o bien hacer una petición a Dios.

Tal es el caso de Jorge Luis Cuyo, un ecuatoriano de Quito, capital de este país, quien se colocó alambre de púas en abdomen que con el andar se le hunden en la piel hasta hacerlo sangrar.

Tiene 18 años de edad y dos de hacer esta penitencia. Tiene un hermano en prision y pide a Dios que le ayude a obtener la libertad. A cambio el hará este acto por 12 años.

Con 44 años de edad, Mauricio porta un látigo de cuero. Se flagela cada año desde que tenía 22 para expiar sus culpas. 

Dice que lo hace por su país, por la pérdida de valores y el rumbo que tiene Ecuador.

“Hay una crisis de valores en Ecuador...” , se queja. 

Mauricio se infringe 20 latigazos por cada cuadra caminada que son alrededor de 100 metros. 

Está consciente del daño físico pero lo disfruta porque con ello considera que ayuda a purificar su cuerpo y además pide por su familia y país.

Una nación que busca salir de una crisis económica, un lugar donde el 80 por ciento de su población es católica, así que sin pensarlo se lanza a las calles en procesión en este viernes Santo con la esperanza de pedir tiempos mejores para ellos y este Estado sumido en crisis política y económica.

ijsm

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Semana Santa en QUITO

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -