Mundo


Ecuador elige entre izquierda y derecha bajo la larga sombra de Rafael Correa

La decisión queda entre el correísta Arauz y el conservador Lasso, luego de años de guerra abierta entre el expresidente socialista y el mandatario saliente, Lenín Moreno, quien causó pasmo destapándose como conservador tras ser delfín político de Correa.

Ecuador elige entre izquierda y derecha bajo la larga sombra de Rafael Correa | La Crónica de Hoy

Un hombre pasa frente a un cartel propagandístico del conservador Lasso, este sábado en Quito (EFE).

El mandato de Lenín Moreno en Ecuador pasará a los libros de historia como una de las historias políticas más increíbles que se recuerden en toda América Latina. Vencedor de los comicios de 2017 como delfín político del polémico Rafael Correa, de quien fue vicepresidente, Moreno invitaba a pensar que el suyo sería un mandato continuista.

Nada más lejos de la realidad. El presidente se destapó como conservador, o cuanto menos liberal, y soltó amarras con el correísmo, dejando a todos estupefactos.

Este llamativo capítulo político podría quedar atrás este domingo cuando el país elija a un nuevo presidente entre el correísta Andrés Arauz y el derechista Guillermo Lasso. Sin embargo, la respuesta furiosa de Correa ante la traición de su antiguo aliado ha hecho que la figura del expresidente sobrevuele con insistencia en la política ecuatoriana y defina estos comicios inevitablemente.

Correa, de hecho, trató de presentarse, pero lo hizo a distancia, desde su residencia en Bélgica, debido a sus causas pendientes ante la justicia, que este considera una persecución política. Como la autoridad electoral ecuatoriana le negó la posibilidad de presentarse desde el extranjero, quedó como opción viable la candidatura de su nuevo delfín político: Arauz, un joven de 35 años con escasa experiencia política.

Frente a él, los 13 millones de ciudadanos llamados a las urnas podrán optar por Lasso, un veterano banquero abanderado de la derecha amiga del gran empresariado, y que ya se presentó, sin éxito, en 2013 y 2017.

INCERTIDUMBRE MÁXIMA

Las últimas encuestas publicadas vaticinaban un empate técnico entre ambos, puesto que Lasso arrastra todo el voto opositor al correísmo, que, con Arauz al frente, se impuso claramente en la primera vuelta de febrero, con el 32.72 por ciento de los votos, frente al 19.74 por ciento de Lasso.

Un cartel de propagandístico del candidato correísta Andrés Araúz cuelga de un balcón, este sábado en Quito (EFE).

 

En tercer lugar quedó el indigenista Yaku Pérez, con el 19.34 por ciento de sufragios, apenas 32 mil votos menos que Lasso.

De hecho, el partido de Pérez, Pachakutik, denunció fraude, y aunque las denuncias no prosperaron, a dónde vayan a parar sus votos puede ser determinante para que la elección se decante por Arauz o por Lasso.

Sin embargo, el partido indigenista no parece interesado en desempeñar este rol, y Pérez ha llamado a sus votantes a depositar una boleta nula este domingo. El propio ex candidato ha vaticinado que sus seguidores cumplirán con el llamado y el voto nulo alcanzará el 20 por ciento en la segunda vuelta.

OBSERVADORES Y MEDIDAS SANITARIAS

Entre tanto, 300 observadores, 70 de ellos de una misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), velarán por la transparencia y limpieza de los comicios, mientras que la Unión Europea en esta ocasión no ha enviado observadores.

Por otra parte, esta segunda vuelta se ve marcada por un aumento del índice de contagios y el sistema hospitalario saturado en la capital y otros puntos del país, por lo que se esperan medidas más estrictas una vez concluya la votación en la que se seguirán estrictos protocolos de bioseguridad.

Las jornadas adelantadas de estos comicios se iniciaron el jueves, con los privados de libertad, y el viernes se desarrolló la modalidad del voto en casa para personas con discapacidad y mayores de 50 años.

Con información de EFE.

Comentarios:

Destacado:

+ -