Opinión


Educación a distancia: opción de nuestras juventudes en el nuevo acuerdo educativo

Educación a distancia: opción de nuestras juventudes en el nuevo acuerdo educativo | La Crónica de Hoy

Ahora es el empresario Carlos Slim el que ha reabierto el debate sobre educación y juventudes, al señalar que  “…no le veo mucho caso a eso de la tesis. ¿Para qué? Pobre chavo, ya estuvo estudiando por cuatro años, ¿y luego todavía le piden demostrar que aprendió algo en ese tiempo? Cuando el alumno acaba la carrera, sale y ya está listo para trabajar, lo ponen a hacer una tesis y un examen profesional.”

Para el ingeniero Slim sería mejor “…buscar dar algunas clases elementales de liderazgo, porque el ingeniero, sobre todo el constructor o el que tiene a su cargo planeación, necesita tener ciertos elementos de liderazgo para hacer que las obras se realicen bien”.

Lo cierto es que no todas las universidades cuentan con los mismos mecanismos y políticas de ingreso, permanencia y, en este caso, de titulación de sus alumnos; con la modalidad educativa presencial o a distancia, ni con la infraestructura, tecnología y recursos materiales, financieros y humanos necesarios para contar con las condiciones favorables que les permitan el desarrollo de sus funciones adjetivas y sustantivas, ni tampoco con los funcionarios y directivos, las condiciones laborales de su planta docente y administrativa, y mucho menos con el alumnado, proveniente de diferentes estratos, con necesidades, intereses y aspiraciones diferentes.

Al respecto, es oportuno señalar la intervención del secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, en su visita hace unos días a la Universidad Autónoma de Sinaloa, en el marco del evento denominado Encuentro con Universitarios “Nuevo Acuerdo Educativo”; en él señaló la búsqueda para que las universidades públicas entren a la política de austeridad, ya que muchas tienen una clase dorada de funcionarios y otras conservan condiciones laborales exageradas por encima de sus condiciones financieras, algunas de estas instituciones se prestaron a la estafa maestra, y recordó que hace 15 años se creó un fondo federal de 4 mil millones de pesos para apoyar a las universidades del país en sus problemas estructurales, el cual se incrementó hasta llegar a los 18 mil millones de pesos, sin que las instituciones vieran resueltos sus problemas financieros. Ahora, mencionó el Secretario, las casas de estudios tendrán que trabajar en nuevos lineamientos de austeridad y buscar recursos propios, apostarle a la investigación y mejorar su relación con la planta productiva.

En este sentido consideramos que el ahorro de la política de austeridad para los centros de educación superior en el marco del Nuevo Acuerdo Educativo, deberá destinarse no sólo al equipamiento de laboratorios, talleres y bibliotecas; al mantenimiento de instalaciones, y a la ampliación de infraestructura física sustentable, sino también a la adquisición de tecnologías de información y comunicación (Tic) dirigidas a la investigación, pero sobre todo a la enseñanza, en especial a la denominada educación a distancia o en línea, sin dejar de ver sus dimensiones no sólo técnicas (integración y comprensión del mundo digital y su dinámica espacio/temporal), sino orientadora (atención a la heterogeneidad de contextos de aprendizaje); organizativa (ritmo de trabajo apropiado y centrado en las necesidades y posibilidades del educando); académica (promoción del intercambio de ideas, en el que el aprendizaje dialógico permite la construcción colectiva del conocimiento); incluyente (acceso de cualquier persona a los sistemas educativos sin distinción económica, social, cultural, de género e independientemente que la persona presente alguna limitación física); laboral (el educando hace compatible el tiempo dedicado a su trabajo y el estudio; a la experiencia laboral y su desarrollo intelectual) y social (el educando es activo e interactivo al realizar trabajo en equipo no con un solo grupo, sino con personas de diferentes orígenes, experiencias y conocimientos).

Vale recordar en este preciso momento a Luis Maldonado Venegas (d.e.p), exjefe de oficina del actual Secretario de Educación Pública y una de las mentes brillantes que ha trascendido para el desarrollo educativo, cultural y humano en el país.

Sin duda uno de los principales logros por su paso como Secretario de Educación Pública en el Estado de Puebla fue la apuesta por instaurar un Programa de Educación en línea, del que en ese momento muy pocas personas sabían los alcances de un sistema educativo de estas características, y que a lo largo de ocho años ha empezado a rendir frutos y posicionar su visión en esfuerzos similares en otros estados de nuestro país y con una tendencia generalizada.

El Programa Estatal de Educación a Distancia que inicio a principios de 2011-2017 en Puebla, con la finalidad de ampliar la cobertura en el nivel medio superior y superior de la entidad, para el caso de educación media superior, surge como respuesta ante el rezago educativo del 52%, para la población de 15 a 17 años, teniendo como premisa proporcionar una oferta educativa que articule el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, con modalidades pedagógicas y materiales educativos innovadores que permitan la continuidad educativa de las juventudes que desean realizar estudios de educación media superior.

En el caso de la educación superior, el PEED se establece como una vía para atender el crecimiento de la población de jóvenes que demanda estudios superiores, así como la alternativa para la población adulta de diferentes edades, género y condición socioeconómica que desea iniciar una carrera profesional, o que abandonó sus estudios superiores y desea concluirlos. Cabe mencionar que actualmente se cuenta con una matrícula de 3,270 alumnos en bachillerato y 5,554 en licenciaturas.

Con esta lógica, el gobierno del estado planteó el desarrollo de programas de calidad, flexibles y pertinentes para impulsar aprendizajes significativos, empleando las Tic con el propósito de favorecer la inserción en el mundo global, pero también para ampliar efectivamente el acceso y la cobertura de la educación media superior y superior en lugares de difícil acceso.

Uno de los componentes centrales del PEED es la articulación con distintas universidades, que inicia durante la etapa de la Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla (UNIDES), mediante la creación de convenios institucionales. De este modo surge la oferta de programas en la modalidad a distancia con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Es a partir de 2015 cuando se incrementa la oferta educativa con la participación de la Universidad a Distancia de México (UNADM).

La estructura operativa-administrativa de Educación a Distancia cubre centros regionales ubicados estratégicamente para dar acceso a comunidades de alta marginación en diferentes puntos del estado, e incorpora modalidades educativas semipresenciales y abiertas.

Dado el perfil de este programa, se consideró relevante valorar la presencia de infraestructura tecnológica como componente que tiene repercusión positiva en la calidad. Que se trate de una modalidad a distancia, exige la presencia de condiciones técnicas y de soporte que permitan a los estudiantes y personal docente la realización adecuada de sus tareas. En este caso en particular, constituye además un factor de equidad que puede favorecer la inclusión de poblaciones tradicionalmente excluidas de estos servicios.

En el marco de la agenda post 2015, Educación para Todos de la ONU, este acceso equitativo implica ofrecer posibilidades flexibles de aprendizaje permanente en todos los ámbitos de la vida por medios formales, no formales e informales. La experiencia en la implementación de esta política pública no tiene precedentes a nivel nacional, de manera que puede ser un referente para llevar a cabo proyectos de educación a distancia similares en otras entidades de nuestro país.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -