Escenario


El Donador de Almas despide el año reflexionando sobre las relaciones humanas

Para la actriz M’balia Marichal, la obra hace una crítica de la imagen de la mujer en la sociedad del siglo XIX y alerta sobre su similitud con la mujer actual.

El Donador de Almas despide el año reflexionando sobre las relaciones humanas | La Crónica de Hoy

Finaliza temporada en el Teatro La Capilla el próximo domingo 15 de diciembre. De la compañía Serebroz, la actriz M’balia Marichal encarna el personaje de Alda.

Independientemente del peso que obtiene al ser una adaptación de la novela homónima publicada por el escritor mexicano Amado Nervo en 1899 —quien pertenecía al movimiento modernista—, la obra de teatro El Donador de Almas, se abrió camino exitosamente hacia una segunda temporada que se encuentra a punto de concluir, con un elenco conformado por Conchi León, Miguel Conde y Santiago Stephens, al que se integró la también cantante y actriz M’balia Marichal, en el papel de Alda.

“Creo que tiene un toque infantil, en el sentido de que es un personaje con mucha pureza, con esa ingenuidad que tenemos cuando somos niños, al descubrir un mundo nuevo y cuando te vas descubriendo a ti mismo conforme vas caminando. En algunas de sus facetas es también muy entregada y atrevida, se trata de una mujer que disfruta los pequeños detalles de la vida de una forma intensa, en eso me identifico mucho con ella”, señaló Marichal a Crónica.

“La adaptación es una genialidad porque logra conservar la esencia de la historia y de Amado Nervo, pero con un lenguaje mucho más digerible para todo tipo de público.  Estamos acostumbrados a pensar en (la novelas de) Nervo, como algo muy oscuro y aunque se conserva mucho de su poesía en la obra, hay mucha comedia y drama con los que la gente reflexiona”, agregó.

SINOPSIS. Rafael Antiga es un médico sobresaliente y solitario, sin más afecto que el de Doña Corpus, su ama de llaves. Un día, Andrés Esteves, un antiguo discípulo del doctor Antiga, quien tiene el don de poseer almas, lo visita para hacerle un regalo muy particular: el alma de una muchacha encerrada en un convento, la cual se hace llamar Alda. Al hacer uso de ella, Rafael se da cuenta que responde a su voluntad y la utiliza para aumentar sus talentos en el diagnóstico médico, lo cual lo hace convertirse en un prodigioso doctor de talla internacional. Pero eso no es todo, no sólo tienen una relación “profesional”, sino que empiezan a relacionarse más allá de su mística conexión y desarrollan un deseo, el cual no puede materializarse.

“Está adaptada de cierta manera que permite involucrarte e identificarte con los personajes, cada una de sus personalidades y facetas, dentro de la historia de Alda y Rafael. Es una obra que toca los sentidos y las emociones, logra llegar a lugares en los que no estamos tan conscientes de nuestro ser”, aseguró la actriz.

La obra adaptada por Adrián Chávez para la compañía Serebroz, dirigida por Rodrigo Banda y realizada por BOBO Producciones, tuvo su estreno en el Teatro La Capilla el pasado 3 de noviembre, con funciones dominicales hasta el próximo 15 de diciembre;  únicamente para mayores de 14 años de edad.

“Algo que me fascina de la historia es cómo a siglos de distancia se plasma tan claramente un aspecto que no es generacional sino universal. El ser humano desde siempre ha batallado con la consciencia del propio ser y con encontrar la forma de entender al otro, lo que provoca que las relaciones humanas y por supuesto, las de pareja, sean algo tan complicado”, reflexionó.

La obra obtuvo buena aceptación por parte del público y la crítica, la cual le valió el reconocimiento como Mejor Obra durante los Premios del Público Cartelera 2019. Además destacó por ofrecer una función especial con interpretación de Lengua de Señas Mexicanas (LSM), para personas con discapacidad auditiva, el pasado 29 de agosto en La Teatrería.

“La novela en realidad realiza una crítica, la cual es bastante osada porque nosotros hoy podemos levantar la mano con hashtags como #NiUnaMás, marchando y con diferentes formas de expresión, pero en ese momento, el tocar el tema era abrir una caja que encerraba el tabú de las diferencias de género, en un momento en el que la mujer no sólo no podía estar en el medio profesional sino que incluso en sociedad y en pareja, su opinión estaba bastante dada al menoscabo. De cierta forma la mujer no tenía voz”, señaló.

“Así que precisamente, el tema de Alda no teniendo voluntad por ser un alma sujeta a su amo, es una metáfora respecto a la forma en que era tratada la mujer en esa época y es de pensarse que podamos identificarnos precisamente ahora con una situación como la que ella vive, porque significa que todavía nos queda camino por andar”, sentenció.

“Esta Alda que estoy personificando lleva parte de la esencia de M’Balia también. Ricardo nos ha dado la oportunidad de darle tintes a la personalidad de los personajes conforme vamos encontrando cada una de sus capas hasta la profundidad de lo que son, lo cual me permite agregarle picardía y feminidad a mi Alda”, concluyó.

 

Comentarios:

Destacado:

+ -