Metrópoli


El drama de Toby, un maltés devorado por dos pitbull en Coyoacán

PREVISIÓN. Perros fieros devoran a un pequeño maltés frente a su dueña. La historia se desvanece, en el tiempo. La traemos a la memoria porque habrá novedades muy pronto

El drama de Toby, un maltés devorado por dos pitbull en Coyoacán    | La Crónica de Hoy

Para la justicia es daño en propiedad privada, para Brenda es un drama descomunal. Su perro, Toby, un maltés de casi dos años, fue devorado por otros dos canes en Coyoacán. Un portón viejo de metal y un muro endeble con dos boquetes (por uno de ellos jalaron aToby) resultaron infranqueables para esta joven que escuchó cómo se fue la vida de su mascota.

Primero lloriqueos mezclados con ladridos;…instantes después, silencio dentro de aquella casa marcada con el número 70 de la calle P, en la colonia Alianza Popular Revolucionaria; afuera, gritos de Brenda y golpes sobre la puerta metálica, que de nada sirvieron.

Las heridas en su cuerpo son huellas de la desesperación.

Trató de trepar la pared, por eso las lesiones en sus brazos, quiso tirar las puertas de la casa, por eso el dolor en manos y hombros. Incluso intentó meterse al hoyo por el que se asomaron las fauces de un pitbull que le arrebataron a su mascota mientras paseaban; así fue como terminó con el pantalón roto y una rodilla sangrando.

Del otro lado, del de los perros que mataron a Toby, también hay una historia de maltrato y abandono. Los vecinos cuentan que en esa casa viven hacinados varios perros y pasan semanas sin comer; reciben sólo golpes y nunca salen del lugar. Ésa puede ser la razón por la que atacaron a Toby y, según los colonos, hay más perros que han resultado heridos.

La dueña de la casa, una mujer que nadie sabe a ciencia cierta a qué se dedica, poco convive con sus vecinos y no parece estar dispuesta a remediar la situación que preocupa a quienes viven o transitan por la zona.

Brenda, “la propietaria del maltés, quien ha pedido que la llamemos así porque asegura que difundir su caso no le devolverá a Toby, pero sí evitará que esto se repita, y por lo tanto su información personal es irrelevante”, no espera justicia; dice que para la ley la indemnización es la respuesta, pero su perro —cuya raza  cuesta aproximadamente tres mil pesos— valía mucho más.

Sin embargo, espera que con la denuncia, la Brigada de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana tome cartas en el asunto y evite alguna tragedia mayor, pues los perros que mataron a su mascota podrían atacar a un niño o a alguna persona.

Después de pasar casi seis horas en la Agencia 38 del Ministerio Público (además de lo sufrido tuvo que enfrentar la burocracia y nula empatía de quienes ahí laboran) Brenda narró a Crónica lo ocurrido.

La narración comenzó con una voz entrecortada y terminó en llanto incontenible; “Es difícil, ¿te cuento? Lo que pasó…fue en la tarde. Eran como las 2 (14:00). Llegó mi novio y le dije a mi hermano que si salíamos a pasear a los perros, porque en la mañana no me había dado tiempo, tengo dos perros;…tenía. Una chihuahua y a Toby. Íbamos caminando; mi plan era rodear la colonia y regresar a casa. Cuando iba caminando llegamos a la calle P, donde está la barda que está muy dañada, antes estaba apuntalado, pero ya no los tiene, y tiene varios boquetes.

“Iba mi hermano enfrente, yo traía a mi perro con la correa, de repente un perro sacó toda la cabeza y parte del cuello también y lo agarró del cuello y lo metió. Yo empecé a forcejear con la correa y la correa se reventó y fue cuando el perro lo metió a la casa. Dice mi novio, porque yo no me acuerdo, que me aventé al hoyo para tratar de agarrarlo y que metí la cabeza y que él me sacó y cuando me jaló sólo me incorporé y corrí a la reja. Comencé a gritar y a tocar fuerte la puerta para que salieran y me ayudaran, pero nadie salió y después vi por el boquete como estaban los dos perros sobre él”.

“Tomé el teléfono y llamé al 911 pero la señorita sólo me dijo que me calmara y le dije que lo tenían adentro, que me ayudaran. Marqué una segunda vez porque nadie llegaba y yo sólo escuchaba chillar al perro hasta que lo dejé de oír”.

“Y todavía se tardó la patrulla en llegar y cuando el policía llegó le dije que me ayudara y se asomó por el hoyo y me dijo, “es que ya lo mataron”. Varios vecinos salieron y todos tocaron la puerta pero esa gente no salió, en ningún momento salieron y el policía me dijo que no podía entrar por mi perro porque era allanamiento. Dijo que le hablaría a una patrulla especial pero tampoco llegó”.

El mismo agente de la SSC le explicó a Brenda que debía levantar un acta en el MP, “es lo único que pude hacer y mi perro (23:00 horas) sigue adentro”.

Ese mismo día Crónica visitó la casa donde ocurrió el hecho; el piso fue lavado, los perros que atacaron ya no estaban tampoco Toby y Brenda sólo espera que nadie tenga que pasar por lo que ella vivió.

(Enero de 2019)

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -