Nacional


El fin más oscuro de Puerto Morelos

Los turistas no dejan de aventurarse a este destino del Caribe Mexicano, pese a que lleva dos años sin el azul turquesa, el que tenía antes de que el sargazo llegara.

El fin más oscuro de Puerto Morelos | La Crónica de Hoy

El problema del sargazo, aún sin resolver.

Los turistas no dejan de aventurarse al Caribe Mexicano. Este domingo, en las playas de Puerto Morelos, niños, jóvenes y adultos se divirtieron; mujeres tomaron el sol. En los locales se ve a quienes prefieren tomar una cerveza.

Frente a ellos, el mar que lleva dos años sin el azul turquesa, el que tenía antes de que el Sargazo llegara. Ahora el mar es de un verdicafé oscuro. Y este fin de semana, por momentos, casi negruzco. Innumerables algas llegaron a la arena en cada ola que tocaba tierra firme y se quedaban allí, como un bulto en toda la orilla de la playa.

La oscuridad marina se prolongaba a lo lejos. Sólo forzando la mirada podía distinguirse azules en el mar adentro, en los oleajes que pegan cotidianamente en el arrecife. Poca gente se bañaba, mucha prefería quedarse en la orilla.

Aunque el Sargazo siempre ha estado presente en muy pequeñas cantidades, ahora representa un problema a lo largo de la costa de Quintana Roo, donde la mayoría de la población vive en relación con el mar y su belleza natural.  Según cifras de la Secretaría de Turismo, la reducción de derrama económica va en 5.7% desde que inició la presencia del pasto marino.

Las personas que viven del mar y los turistas se preocupan, se organizan y limpian las playas. Lo mismo gobierno municipal que pequeños prestadores de servicios. Este lunes, al notar la gran suciedad de los mares, desde  las ocho de la mañana fueron con palas a recoger el sargazo por toda la orilla de mar, algunos más se aventuraron a ir con botes a la barrera contra el sargazo que el Gobierno del Municipio puso para impedir que éste llegara a las playas. Junto al muelle, donde había sido inevitable la acumulación de sargazo, se trató de limpiar a profundidad (literalmente). Un camión, que todas las mañanas recibe la planta, tuvo chamba extra este lunes.

Es de reconocerse el esfuerzo constante de los civiles que se suman al gobierno para que se limpien las playas, pero el pasto marino es mucho y, al menos este fin de semana, no se dejó vencer con facilidad. La batalla por recogerlo, por llevarlo hasta las montañas que se elevan más y más en un terreno baldío fue interminable, porque al regresar del tiradero, ya habían aparecido nuevas oleadas verdes.  La guerra del sargazo en el Caribe Mexicano, desatada, se asegura, por el cambio climático, está lejos de haber acabado.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -