Deportes


El hampa perfecciona el robo a ciclistas durante rodadas

En las competencias de fin de semana, los sofisticados ladrones roban de vehículos estacionados tarjetas de crédito y credenciales del INE para hacer cargos por miles de pesos, mientras terminan las pruebas.

El hampa perfecciona el robo a ciclistas durante rodadas | La Crónica de Hoy

Los ciclistas capitalinos son objeto de atracos sofisticados, mientras compiten el fin de semana. Los estafadores compran a meses sin intereses para no levantar sospechas.

Un nuevo y sofisticado sistema de robos a deportistas ha sido detectado en la Ciudad de México y zona metropolitana, en el que los ladrones operan en los sitios de salida de las competencias que se organizan los fines de semana, para abrir los carros de los participantes, extraen tarjetas de crédito acompañadas de credenciales del INE y durante las carreras realizan gastos hasta por 100 mil pesos por plástico, en tiendas departamentales y gasolineras.

No cabe duda que la delincuencia diversifica su actividad criminal y su creatividad es amplia, desde hace algunos meses, los ciclistas que participan en carreras organizadas generalmente sábado y domingo son víctimas del lucrativo sistema implementado.

El modus operandi de los criminales es arribar a los lugares de salida de las competencias, disfrazados de deportistas (pants, tenis, gorras), ahí observan a los diferentes participantes para ubicar a los que llegan con vehículos marca Honda.

Los asaltantes dan un tiempo de 15 o 20 minutos una vez que inició la carrera, abren con ganzúas los automóviles, exclusivamente en busca de objetos de valor, especialmente carteras con tarjetas de crédito y credenciales del Instituto Nacional Electoral (INE), incluso dejando dinero en efectivo, para disimular el robo.

Con los plásticos e identificaciones en su poder, acuden en pleno desarrollo de la carrera  a centros comerciales, tiendas departamentales y hasta gasolineras para comprar electrónicos, línea blanca, pantallas planas, computadoras y demás artículos de alto costo.

En estaciones de servicio se ha detectado que los bandidos, preguntan al despachador cuanto lleva de venta esa mañana, por ejemplo tres mil pesos, le piden dos mil pesos en efectivo y los otros mil en gasolina, pagándole un diez por ciento de propina al empleado por la transacción.

Las víctimas se enteran de los atracos en algunos casos al llevar teléfonos o dispositivos inteligentes que les notifican de sus movimientos con sus tarjetas, lo que en plena competencia es complicado detectar que se trata de alarmas bancarias  y detenerse a reportar la anomalía a la institución, ya que generalmente no llevan en competencia ese tipo de información.

La mayoría de las víctimas se percatan de los robos una vez que llegan a sus carros, se retiran del evento y al ir a desayunar o necesitan realizar algún pago, se dan cuenta que sus tarjetas de crédito e identificación oficial fueron robadas, aunque incluso se dan el lujo de dejarles dinero en efectivo.

La Crónica tiene tres casos documentados en que se usó el sistema antes descrito, y de cuyas víctimas fueron adquiridos casi 100 mil pesos en cada tarjeta en establecimientos del sur de la CDMX.

El primer caso, fue de dos pedalistas que rodaron en el evento Split 60kilómetros promovida por Ciclismo para Todos, que se rodó el 9 de junio, desde Reforma por el segundo piso hacia Querétaro 30 km y de regreso al punto de partida.

En esa competencia la camioneta Honda fue estacionada en la avenida Campos Elíseos en Polanco, la abrieron con algún equipo que desactiva la alarma, sustrajeron tarjetas y credenciales, realizaron cargos por 96 y 98 mil pesos, respectivamente en menos de dos horas, e incluso los ladrones dejaron 600 y 900 pesos en efectivo en cada cartera.

Los bikers supieron de los múltiples cargos, al revisar sus teléfonos que les reportan los gastos realizados con sus tarjetas, e incluso uno de ellos detectó que en una gasolinera cercana a Gran Sur, el empleado le entregó dinero en efectivo al ladrón, diezmo incluido para el despachador, lo que refleja el voucher solicitado al banco al siguiente día hábil.

El tercer caso se registró durante la etapa Estado de México by le Tour de France 2019, que promueve Asdeporte, realizado en el Parque Ambiental Bicentenario de Metepec, donde participaron dos mil pedalistas en 110, 75 y 40 kilómetros.

Para este evento se designó por parte de los organizadores un espacio de estacionamiento, pero pese a esto, otra camioneta Honda fue abierta rompiendo la chapa del conductor con tal delicadeza, que el control remoto puede abrir y cerrar el vehículo, pero la alarma ya no se activa.

Advertida la tercera víctima de la experiencia en Split60km, los ciclistas en esta ocasión no llevaron carteras, solamente dinero en efectivo que se llevaron  consigo durante la ruta, pero les robaron tenis, pants, chamarras y el rak para transportar las bicicletas que dejaron en la camioneta.

Hace tiempo, ciclistas capitalinos sufrieron el robo de costosas bicicletas en el Ajusco, La Marquesa o El Desierto de los Leones, incluso hubo un directivo de una empresa de televisión por cable asesinado en el intento de atracarlo, pero ahora los métodos se han sofisticado, ante la complacencia policial y la inacción de los organizadores para al menos alertar de estos riesgos a los pedalistas.

Comentarios:

Destacado:

+ -