Academia


El nuevo etiquetado evitaría 1.3 millones de casos de obesidad

Un estudio del INSP señala además que en un periodo de 5 años adicionalmente se ahorrarían 1.8 mil millones de dólares en costos de hospitalización por este padecimiento

El nuevo etiquetado evitaría 1.3 millones de casos de obesidad | La Crónica de Hoy

El nuevo etiquetado entrará en vigor de forma obligatoria a partir del 1 de octubre. Cuartoscuro

Un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) señala que tan sólo en un periodo de cinco años, el nuevo etiquetado de productos —que entrará en vigor de forma obligatoria el 1 de octubre— podría prevenir 1.3 millones de nuevos casos de obesidad y ahorrar 1.8 mil millones de dólares en costos de atención médica. 

La investigación Predicción de la reducción de la obesidad después de implementar etiquetado de advertencia en México: un estudio de modelado, publicada recientemente en la revista PLOS Medicine, es la primera en proyectar el impacto potencial del etiquetado frontal de advertencia —que ya se puede observar en diversos productos— sobre la prevalencia de la obesidad y los costos económicos asociados.

En octubre de 2019, México aprobó una ley para establecer que las bebidas no alcohólicas y los alimentos envasados que exceden el umbral de calorías, azúcares, grasas, grasas trans o sodio adicionales deben tener una etiqueta de advertencia de “exceso de”, recuerda el estudio. “Nuestro objetivo fue estimar la reducción esperada en la prevalencia de la obesidad y los costos de la obesidad en México mediante la introducción de etiquetas de advertencia, durante 5 años, entre los adultos menores de 60 años”.

Los investigadores —entre los que se encuentran Ana Basto, Rossana Torres, Arantxa Colchero, Juan Rivera, Simón Barquera y Tonatiuh Barrientos— utilizaron datos de una encuesta representativa a nivel nacional sobre el consumo de alimentos y bebidas de más de seis mil adultos mexicanos. 

El modelo estimó los cambios en el peso corporal en función de las reducciones estimadas en la ingesta de calorías debido a las etiquetas de advertencia y para determinar el ahorro de costos resultantes. Además, los autores utilizaron el informe financiero del país sobre el impacto del sobrepeso y la obesidad, y la tasa de obesidad esperada después de la implementación del etiquetado frontal de advertencia, para calcular los costos directos e indirectos. 

HALLAZGOS. Los hallazgos del estudio proyecta que el etiquetado frontal de advertencia reduciría el consumo a 37 calorías por persona: 23 calorías al día por consumo reducido de bebidas y 14 calorías al día por consumo reducido de refrigerios.

Los 1.3 millones de casos de obesidad que podrían evitarse, agrega, representaría una reducción del 14.7 por ciento en la prevalencia de obesidad. Adicionalmente, “el etiquetado frontal de advertencia también puede ahorrarle a México aproximadamente 1.8 mil millones de dólares en costos relacionados con la obesidad en un período de cinco años”. Esto incluye una estimación de 1.1 mil millones de dólares ahorrados en costos de atención médica y 742 millones de dólares ahorrados en costos indirectos, como la incapacidad para trabajar, los gastos del cuidador y la muerte prematura”.

Otra de las proyecciones refiere que las reducciones más dramáticas en la prevalencia de obesidad y los costos asociados, sería en hombres, adultos jóvenes e individuos de nivel socioeconómico medio y alto.

El estudio concluye que las etiquetas de advertencia pueden reducir efectivamente la obesidad y los costos relacionados con la obesidad. “México está siguiendo a Chile, Perú y Uruguay en la implementación de etiquetas de advertencia a los alimentos procesados, pero otros países podrían beneficiarse de esta intervención”.

El nuevo etiquetado frontal de alimentos procesados establecido por la modificación de la NOM 051, publicada en el Diario Oficial de la Federación en marzo, deberá aparecer en estos productos de forma generalizada desde el 1 de octubre, sin embargo, ya es posible verla en algunos de éstos. 

Las etiquetas negras y visibles en la parte frontal de los productos advierten sobre el exceso de grasas saturadas, trans, azúcares, sodio y calorías, como ha recomendado la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OMS/OPS). Adicionalmente, los etiquetados deberán contar con advertencias como “contiene cafeína”, “evitar en niños” y “contiene edulcorantes”.

Recientemente, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la salud, Dainius Püras, refirió que el etiquetado de advertencia ayuda a los estados a cumplir con sus obligaciones para la garantía de los derechos humanos; es efectivo para proteger nuestro derecho a la salud y a la alimentación; permite identificar productos con un perfil nutricional perjudicial, a primera vista, sin una gran inversión de tiempo y esfuerzo cognitivo y de una manera simple, lo que finalmente desalienta su consumo.

Comentarios:

Destacado: