Mundo


El Parlamento niega a Johnson un brexit duro y elecciones adelantadas

Los comunes vetan salida de Gran Bretaña de la UE y comicios el 15 de octubre. El nieto de Churchill, entre los 21 diputados conservadores expulsados por rebelarse contra los planes del primer ministro

El Parlamento niega a Johnson un brexit duro y elecciones adelantadas | La Crónica de Hoy

Segundo día de batalla del primer ministro británico, Boris Johnson, contra el Parlamento de Westminster, a cuenta del brexit. Segunda batalla perdida para el líder conservador. Ayer, además, fue humillado por partida doble.

Ayer, los rebeldes de su partido volvieron a unirse a la oposición y votaron la aprobación de una ley que bloquea cualquier intento de que se produzca un brexit duro, contrariamente a los planes de Johnson de sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea este 31 de octubre “con o sin acuerdo”.

Como era de esperar, la reacción de Johnson, acostumbrado a salirse con la suya, fue cumplir la amenaza que hizo el día anterior: convocar elecciones cuanto antes, y propuso la fecha del 15 de octubre.

Confiado en que el líder laborista, Jeremy Corbyn, caería en la tentación de apoyar elecciones adelantadas, el primer ministro creyó que iba a lograr los dos tercios de la Cámara de los Comunes que necesita para que prosperara la petición. Pero no fue así. Volvió a ser derrotado, tras la negativa de laboristas y escoceses a aceptar un adelanto electoral sin tener la garantía de que Bruselas acepta una nueva prórroga.

Churchill, expulsado. La jornada negra para Boris Johnson culminó con el cumplimiento de su amenaza contra los diputados rebeldes conservadores. Los 21 diputados tories que el martes votaron a favor de arrebatar al gobierno la agenda del brexit fueron expulsados ayer.

Especialmente significativo fue la expulsión de Nicholas Soames, nieto del ex primer ministro conservador británico Winston Churchill, de 71 años.

Ruth Davidson, que hace unos días dimitió como líder de los conservadores en Escocia, en protesta por la intransigencia de ­Johnson se preguntó “cómo es posible, en nombre de todo lo bueno y sagrado, que no haya lugar en el Partido Conservador” para el nieto de Churchill, el dirigente del partido más venerado de la historia reciente.

 

“La encarnación del desprecio hacia nuestro Parlamento”

El portavoz del oficialista Partido Conservador en el Parlamento de Londres, Jacob Rees-Mogg, logró lo que parecía imposible: robar la foto de la derrota del primer ministro británico, Boris Johnson, en su batalla por sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea “con o sin acuerdo”.

La actitud prepotente de uno de los más acérrimos partidarios de un brexit duro escandalizó a muchos miembros de la Cámara de los Comunes, que le gritaban que se sentara como es debido. La diputada laborista Anna Turley tomó la palabra para recriminarle que sea “la encarnación física de la arrogancia, la falta de respeto y el desprecio hacia nuestro Parlamento”.

El aliado de Rees-Mogg ni se inmutó: optó por fingir que estaba echando una siesta. Así, ha caído la imagen de Gran Bretaña ante el mundo.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -