Negocios


“El sitio más seguro, ante la pandemia, es el auto”, asegura directora de Hyundai México

Entrevista de nuestro colaborador a Claudia Márquez, quien tiene más de 24 años de experiencia automotriz global y quien afirma que es factible una caída del 30% de ventas de autos al cierre del año

“El sitio más seguro, ante la pandemia,  es el auto”, asegura directora de Hyundai México | La Crónica de Hoy

—¿Cómo enfrenta Hyundai de México la pandemia de COVID-19?
—A pesar de que México fue uno de los últimos países en enfrentar la pandemia, la verdad es que no estábamos preparados psicológicamente, ni económicamente. Lo primero es que debíamos tener  la certeza que todo miembro de nuestro equipo estaba seguro, eso era muy importante, la parte humana. A mediados de marzo cada uno de nosotros estamos trabajando en nuestras casas.
El segundo punto eran los distribuidores porque finalmente son ellos quienes dan la cara a nuestros clientes. El cierre de las concesionarias en abril y mayo agravaron la situación y teníamos que buscar la manera de apoyarles, en especial en terreno financiero y en tercer lugar la atención a nuestros clientes. No es que los quiera dejar en tercer lugar simplemente fue el orden de lo que teníamos que tomar decisiones. 
La situación parecía sencilla: si ya cerramos entonces vamos a casa, pero no fue el caso de la Industria Automotriz, se tuvo que dar un empujón adicional y Hyundai fue una de las marcas que dio ese paso hacia ventas digitales.
—¿Las ventas digitales fueron el salvavidas?
—Antes de la pandemia eran importantes, pero durante el confinamiento tomaron auge.  Tenemos  una herramienta que nos sirvió mucho en este momento: Hyundai life, que es una chat box en donde  puedes comunicarte con los clientes. Nos preguntan sobre nuevos productos,  equipamiento,  precios,  financiamiento o soporte. Esta herramienta ya existía desde principio desde el año pasado y la fortalecimos más para seguir vendiendo algunas unidades. Este trabajo fue importante porque cuando los distribuidores cerraron operaciones en el piso de ventas tenían un inventario y ese inventario cuesta, tiene un costo financiero.
Teníamos que entender lo que sucedía lo antes posible. Saber cuál iba a ser la demanda futura. Varios de nuestros modelos vienen de India, como el Grand i10 y necesitan 45 días de transito. Para ese entonces ya debemos tener definido cuando vehículos importaremos. Teníamos que tomar una decisión importante y rápida para tratar de pronosticar la nueva demanda. 
—¿Como fue este proceso?
—Teníamos que reaccionar  rápido porque cada día cuenta. Son procesos que generalmente se toman 12 meses, son  los ciclos de planeación y producción. Entonces de repente entras en un esquema en donde un mes ya es una eternidad, en donde a veces tienes tomar decisiones en 24 horas y  luego resulta que  48 horas después, las  tienes que volver a readaptar. Estos escenarios cambiantes nos obligó a ser mucho mas flexibles de lo que esperábamos,  el equipo reaccionó espectacularmente bien y nos obligó a tener que trabajar  con más cercanía. Desgraciadamente no podemos cantar victoria respecto al tema de covid-19 y la epidemia, hay todavía muchos riesgos.
—¿La industria Automotriz está preparada para poder enfrentar otro semáforo rojo?
—La industria ha sido reclasificada como esencial, cosa que no sucedió al inicio, sino 8 semanas después, a diferencia Estados Unidos y Canadá, que fue clasificada desde un principio como esencial.
La importancia de la industria es vital para la economía del país. En exportaciones, en ventas internas etc. Es obvio que respetamos las decisiones del gobierno, seguiríamos todos los procesos que debamos de seguir, pero quizás esta vez sería diferente. Si deba cerrar una fabrica, las autopartes, la proveeduría y las distribuidoras. Realmente a mi me sorprendió que las ventas fueran todavía pues arriba del 30 o 40 por ciento en las condiciones de tener cerrada las distribuidoras.
—¿Cuáles son las enseñanzas  y que debemos rescatar de esta experiencia?
—Tenemos que apoyar todo este cambio, que nos ha forzado la situación, hemos tenido una enseñanza muy rápida en un proceso sumamente acelerado. Quién iba a imaginar que en una industria como la nuestra pudieras trabajar desde casa, siendo una Industria tan demandante, tan tradicional, con proceso claros y definidos, de repente, puedo trabajar desde casa y ser más productivos en varios aspectos, que estar trabajando desde la oficina.  La situación nos ha forzado.  Hay cosas que antes no veías, que hoy ves, por ejemplo la importancia de la salud. Como que estamos inmersos en una dinámica de vida siempre tan fuerte, tan acelerado, tan alineado a objetivos y luchar por alcanzarlos; ganar  participación del mercado,  rentabilidad,  estas cosas de negocios -que mira que tengo muchos años haciéndola-,  que se te olvida lo importante y lo primordial que es la salud, tener tiempo de calidad con la familia, con los amigos el balacear  tu forma de vida.
—¿Cuales son los cambios que generó la pandemia en el consumidor mexicano?
—El tema de la salud. Hoy se toma más en serio, con más responsabilidad. La pandemia ha creado grandes problemas  económicos y el consumidor buscar y procurar ahorrar más. Si antes tenía la intensión de compra de una unidad  de un segmento más alto, pues a la mejor ahora dice “no me voy tan alto,  me voy a un segmento medio”. Hoy el consumidor se esta replanteando la compra de un auto. El consumidor se plantea lo frágil del transporte público, en la parte de la sanitización. Hoy la gente se siente más seguro en su propia unidad. La generación millennial tan apegada antes a las aplicaciones de transporte hoy tienen otra perspectiva. 
—¿Como ves el cierre del año?
—Vamos a tener un repunte pausado, con una industria de aproximadamente  de 921 mil unidades, que es 30%  menos que el  año anterior, no veo una recuperada muy importante en el 2021. En el caso de México no es algo que se vaya a recuperar rápido. Tenemos que adaptarnos a la nueva demanda-demanda, que tiene que ser un balance correcto y no tengamos necesidad de hacer grandes descuentos, que en el corto plazo pueden ser positivos, pero a mediano plazo destruyen el valor de la inversión.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -