Opinión


El tiempo

El tiempo | La Crónica de Hoy

El único tiempo real que tenemos es el que estamos viviendo el día de hoy; aprovecharlo y gozarlo debe ser nuestra prioridad.

El ser humano es quien tiene mayor nivel de conciencia y, por lo mismo el único que piensa acerca del tiempo.

El tiempo que le queda de vida, el que desperdicia, el que aprovecha, el que se fue, el que vendrá.

Los animales y las plantas no se cuestionan ¿cuándo moriré? El único que se preocupa por la muerte, es el hombre, y de tanto pensar en ello se le olvida lo  elemental: vivir con pasión e intensidad.

Hacemos planes en relación con el tiempo porque esto nos recuerda la finitud de NUESTRO tiempo. Pero, valga la redundancia, hay que vivir para vivir.  No pensando en la muerte que llegará, pues eso no lo controlamos. Hay dos decisiones que no tenemos que tomar por nosotros mismos. Nuestro nacimiento y nuestra muerte. Y ninguna de las dos las recordaremos.

No nos preguntaron si queríamos venir a este planeta y tampoco nos preguntarán cuándo hemos de emprender el regreso.

Así pues, el futuro lo desconocemos y el pasado ya se fue. ¿Qué es lo que tenemos? Nuestro presente, con la carga de dolor o alegría que depositemos en él. Vivirlo conscientemente es nuestro reto.

La mayor parte de nosotros recuerda el pasado y planea  el futuro, creando una tensión innecesaria en el presente, que es el único que deberíamos vivir con intensidad y amor.

Elijamos construir el día de hoy, el mañana al que aspiramos, revisando nuestros errores para no repetirlos y nuestros aciertos para revalidar nuestra autoestima.

Es en la UTILIZACIÓN que le damos a NUESTRO TIEMPO en dónde estriba la diferencia entre nosotros.

Quien no hace nada por apatía, excusas o falsas justificaciones, obtendrá consecuencias negativas en su vida, tanto individual como socialmente. En lo primero experimentará carencias por no realizar labores productivas para su beneficio. Y en lo segundo porque será rechazado por sus semejantes. Recordar el dicho “Ayúdate, que Dios te ayudará”. Esto quiere decir, que hasta Dios mismo está esperando que te muevas para poder realizar sus milagros.

Es importante seleccionar tanto las actividades que realizamos, como las compañías con quienes nos relacionamos, puesto que si nuestras actividades son provechosas, redundarán tarde o temprano en nuestro adelanto físico, mental o intelectual. Y si las compañías con quienes compartimos nuestro valioso tiempo nos brindan una retroalimentación positiva cómo cariño, empatía, fuerza interior, nos sentiremos contentos y agradecidos con la vida.

Considero que una de las mejores formas de utilizar nuestro tiempo  es la de  aplicar nuestra voluntad a autodescubrirnos. Revelar  nuestra mente, observar nuestras emociones y sensaciones ante nosotros mismos, para descorrer el velo que oculta a nuestro espíritu, el que a gritos nos demanda cada día que acudamos a él, para resolver todos nuestros problemas.

 

Mail: corzoalma17@yahoo.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -