Opinión


Elecciones en Argentina y Bolivia

Elecciones en Argentina y Bolivia | La Crónica de Hoy

En el lapso de pocas semanas se han llevado a cabo elecciones en países latinoamericanos como Argentina y Bolivia. Vale la pena echarles un vistazo:

En Argentina, la jornada electoral se celebró el domingo 27 de octubre. Ganó el Partido Justicialista (peronista) quien postuló para la Presidencia de la República a Alberto Fernández y a la vicepresidencia a Cristina Fernández viuda de Kirchner. En segundo lugar, quedó el Partido Propuesta Republicana, cuyo candidato presidencial fue Mauricio Macri y para la vicepresidencia, Miguel Ángel Pichetto. El Partido Justicialista obtuvo el 48.10 por ciento; el Partido Propuesta Republicana el 40.37 por ciento.

Los argentinos decidieron darle su confianza a la izquierda después de la decepcionante actuación del derechista Mauricio Macri, quien impuso el dogma neoliberal para salir de la crisis económica. No lo logró. Al contrario, Argentina entró en un problema de mayor calado.

El presidente de la República será Alberto Fernández, un operador político de toda la vida que trabajó tras bastidores la mayor parte de su carrera.

Su candidatura fue ideada por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien optó por la vicepresidencia debido a los múltiples escándalos y denuncias en los que está involucrada.

Valgan dos ejemplos: ahora se sabe que el Fiscal Federal Alberto Nisman, quien investigaba el atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA)—en el que murieron 85 personas—, no se suicidó (18/I/2015), como se dijo al inicio; fue asesinado. Al día siguiente (19/X/2019) Nisman iba a comparecer ante la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados para denunciar a Cristina Kirchner por encubrir a los perpetradores.

Segundo ejemplo: el periodista Diego Cabot publicó en el diario La Nación, el 1 de agosto de 2018, un artículo titulado “Los cuadernos de las coimas”. Esos cuadernos contenían datos pormenorizados de nombres y cantidades de dinero entregadas a empresarios y políticos para llevar a cabo negocios ilícitos con el gas natural. Fueron redactados por Óscar Centeno, chofer de Roberto Baratta. La exesposa de Centeno, Hilda Horovitz, fue quien entregó esos documentos al periódico La Nación. Varios de los personajes mencionados eran individuos pertenecientes al círculo cercano a Cristina Fernández.

En estas elecciones los argentinos votaron por la esperanza; pero la pregunta es ¿quién es la persona que mandará realmente en el país? Además, no hay hoja de ruta para la recuperación económica.

En Bolivia se realizaron elecciones el 20 de octubre de 2019. Cinco días después, el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia le otorgó la victoria al Partido Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales con el 46.85 por ciento de los votos a su favor. Al Partido Comunidad Ciudadana de Carlos Mesa el Tribunal le reconoció el 36.74 por ciento de los sufragios.

En ese país la norma electoral dice que, en caso de que ninguno de los candidatos alcance el 50 por ciento de los votos o no tuviese una diferencia de al menos 10 por ciento respecto de su más cercano perseguidor, entonces tendría que llevarse a cabo una segunda vuelta (balotaje) que debería realizarse el 15 de diciembre de 2019. Lo curioso en este caso es que, como sucedió en México en 1988, el sistema se cayó cuando la diferencia entre Morales y Mesa no rebasaba el 10 por ciento. “Con un 83% de avance en el conteo de los votos, los resultados electorales indicaban que Evo ocupaba el primer lugar con 45% de los votos frente a 38% del opositor Carlos Mesa, resultado que…obligaría a una segunda vuelta. Las posibilidades de la oposición se incrementaban al unificar el voto opositor en un único candidato. En este escenario, en Tribunal Electoral ordenó, de manera inexplicable, suspender el recuento de votos, el cual retomaría 24 horas después y anunciaría el resultado final: 46.85% a favor de Evo contra 36.74%, un resultado que, por unas cuantas décimas permitía salvar a Evo de ir a la segunda vuelta. El fraude se había consumado.” (Solange Márquez, “Evo el Dictador o de cómo se ‘cayó’ el sistema en Bolivia”, El Universal, 24/X/2019).

Debemos tomar en consideración que, con su afán por perpetuarse en el poder, Evo Morales convocó a un referéndum para preguntar a los ciudadanos si deseaban o no que se reeligiera. La consulta se realizó el 21 de febrero de 2016. Evo perdió: el 52 por ciento dijo “No”, el 48 por ciento dijo “Sí”.

Morales persistió en su afán de reelegirse: apeló al derecho que toda persona tiene de ser electa. Recurrió a las normas sobre Derechos Políticos de la Convención Americana de Derechos Humanos. Logró su propósito: apareció en las boletas electorales por tercera ocasión para cubrir su cuarto mandato.

Conviene señalar que Andrés Manuel López Obrador, quien sufrió varios fraudes electorales, se apresuró a reconocer la dudosa victoria de Evo Morales. Maximiliano Reyes, subsecretario de Relaciones Exteriores dijo, textualmente, que a Evo y a AMLO los unen “afinidades políticas.” Pero ese fraude descarado ha producido disturbios sociales de gran envergadura, así como en México protestamos, en su momento, por las irregularidades electorales que ahora AMLO olvida.

 

Twitter: @jfsantillan

Email: jfsantillan@tec.mx 

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -