Academia


Eliminar bolsas de pl谩stico, inicio de una cultura de consumo responsable

Organizaciones civiles instan al gobierno capitalino a no ceder ante presiones de la industria. La ciudadan铆a por su parte, debe cambiar su forma de consumo, se帽alan.

Eliminar bolsas de pl谩stico, inicio de una cultura de consumo responsable | La Cr贸nica de Hoy

Para los especialistas, actualmente es m谩s barato contaminar con el pl谩stico desechable que elaborar opciones sustentables. (Foto: Archivo)

La industria del plástico se ha mostrado reticente y  contraria a las medidas implementadas a partir de 2020 en la capital del país, que aspira a eliminar el plástico de un solo uso. Ante ello, organizaciones de la sociedad civil agrupadas en la Alianza México Sin Plástico instan a las autoridades a no ceder ante las presiones de la industria, pero además, a establecer el marco normativo para su efectividad. Sin embargo, este y otros problemas medioambientales, enfatizan, deben de resolverse de fondo, lo cual se vincula íntimamente con nuestros hábitos de consumo.

“La eliminación del plástico de un solo uso no es un tema nuevo, no sabemos por qué se sorprende la industria”, señala Arnold Ricalde, codirector de la organización Organi-K. “Desde el 2009, la entonces Asamblea Legislativa de la ciudad publicó una reforma de residuos sólidos que incluía medidas para cobrar por las bolsas de plástico; poco después se echó atrás por presiones de asociaciones como Inboplast y otras agrupadas en la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac) y la Asociación Nacional de la Industria Química (Aniq)”.

A cambio de ello, prometerían cumplir otras medidas como utilizar material reciclado para la elaboración de sus productos y que tardarán menos de una década en degradarse, pero no cumplieron, añade. 

“La industria tenía que hacer esos cambios desde 2009, pero más de una década después vemos que no lo cumplió y ahora este sector está enojado por las medidas impulsadas por el gobierno capitalino, cuando que nosotros deberíamos de ser los molestos porque no cumplieron los acuerdos”, añadió el ambientalista en conferencia junto con otros representantes de la Alianza.

Por su parte, Ornela Garelli, de Greenpeace, refirió que las medidas contra la producción de plástico de un solo uso son gran paso a favor de la salud del planeta y de la ciudadanía y así tener un medio ambiente más sano. “Por lo tanto, la ciudadanía y el gobierno capitalino no deben ceder ante presiones e intereses políticos o económicos”.

Añadió que para que la medida tenga mejores resultados, se requiere definir el establecimiento de la norma ambiental que proporcione las especificaciones técnicas en la elaboración de las bolsas compostables que sí se permiten utilizar, así como otras medidas relacionadas como mecanismos de evaluación de calidad de estos plásticos y el establecimiento de su plan de manejo para que no se conviertan en un nuevo problema.

“Para hacer frente a la contaminación por plásticos y la generación de residuos debemos dejar atrás la cultura de usar y tirar; prohibir estos plásticos no debe dar pie a que los sustituyamos por otros materiales que generan también basura. El tema de fondo es reutilización de materiales duraderos, resistentes, no tóxicos y amigables con el medio ambiente”.

Enfatizó que debemos transformar nuestros hábitos y hacernos consumidores responsables, privilegiando reutilización para dejar de hacer basura. “A su vez, la industria debe asumir la responsabilidad que le corresponde e innovar para ofrecer alternativas favorables al medio ambiente, en vez de ir contra la ley y ampararse contra la nueva legislación”.

Juan Carlos Carrillo, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) enfatizó a su vez la importancia de cambiar la forma de producción económica, que propicia el uso de recursos para crear un bien que se desecha inmediatamente después de su utilización. “Resulta más barato contaminar que ser sustentable, por lo que debemos de cambiar el marco legal que tenemos, de cómo se entienden los negocios al invertir riqueza en un producto que después convertimos en basura”.

Para el ambientalista, el tema actual no es sólo acerca de una bolsa de plástico, “sino iniciar una nueva cultura de consumo responsable” y un cambio de conducta. “Para ello, debe haber un trabajo conjunto para que no sea más barato contaminar y quien conserve, se beneficie”.

EN CINCO AÑOS, CHINA BUSCARÁ PROHIBIR “SIGNIFICATIVAMENTE” USO DE PLÁSTICOS. Con el objetivo -de reducir la contaminación y los desechos generados por plásticos en el medio ambiente, China lanzó un plan que busca prohibir o reducir significativamente la producción y el uso de productos en los próximos cinco años.

Según el documento publicado por la Comisión para la Reforma y el Desarrollo Nacional y el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente, de forma gradual se restringirá la producción y venta de poliestireno desechable, al tiempo que se promueven alternativas de reciclaje.

Con la implementación de esta estrategia se trabajará en la reducción del 30 por ciento en los utensilios de plástico desechables utilizados por la industria de alimentos, en cinco años.

Asimismo, los productos de plástico desechables no deberán ser “proporcionados activamente” por los hoteles para 2022, así como los popotes estarán prohibidos a finales de 2020.

China produjo 210 millones de toneladas de basura en 2017, según cifras del Banco Mundial, que advierte que podría elevarse a 500 millones de toneladas anuales para 2030.

En 2008 se prohibió en esta nación la entrega de forma gratuita de bolsas de plástico en tiendas y, en conjunto con este plan, las autoridades pretenden lograr en 2025 el control de la contaminación y reducir la cantidad de desechos en basureros de ciudades clave.

El documento también hace un llamado a las empresas en sectores como el comercio electrónico y la entrega de alimentos para que desarrollen nuevos modelos de negocios y trabajen con sus comerciantes para reducir los desechos.

 

Comentarios:

Destacado:

LO M脕S LE脥DO

+ -