Nacional


Empresa de seguridad privada echa a la calle a 500 trabajadores

Los empleados fueron enviados a la calle, solo por exigir salarios atrasados.

Empresa de seguridad privada echa a la calle a 500 trabajadores  | La Crónica de Hoy

Foto Especial

Como si fueran delincuentes al actuar en la oscuridad y durante la noche y madrugada, como si quisieran ocultar algo ilícito o para dejar en la indefensión a sus subordinados, supervisores de la empresa Custodia de Seguridad Privada Veilleur S. A. de C.V., se presentaron cerca de la 11 de la noche del viernes 18 de septiembre en las distintas oficinas, escuelas e inmuebles en los que ofrecen sus servicios, para retirar a todo el personal de sus áreas de trabajo y les recogieron uniformes, radios comunicadores, teléfonos celulares y toletes propiedad de la compañía, y les pidieron retirarse a esas horas pues quedaban despedidos, con lo que al menos 500 trabajadores, la mayoría entre 55 y más de 60 años de edad fueron enviados a la calle, solo por exigir salarios atrasados.

Trabajadores afectados y que exigen sus salarios pendientes a la empresa Veilleur, propiedad de Victoria Romero Soria, y ubicada en la calle de Boldo 135 en la colonia Victoria de las Democracias, alcaldía Azcapotzalco, comentaron a Crónica que desde julio pasado, la empresa había presentado irregularidades en los pagos de salario a los trabajadores, cubriendo quincenas incompletas o les pagaban una y les adeudaban dos.

“La dueña de la empresa, a través de su gente a la que enviaba para decirnos que nos cubrirían los adeudos pronto, nos dijo, según sus argumentos, que la Secretaría de Educación Pública, dependencia a la que ofrece servicio de seguridad privada para sus oficinas, escuelas y varios edificios, entre ellos su sede en la calle de República de Argentina y que están bajo su coordinación, les adeuda pagos de los servicios proporcionados desde hace más de siete meses y por ese motivo no se han cubierto los salarios del personal”, denunció Benito, uno de los ahora extrabajadores de la empresa.

El ahora exempleado de Veilleur, indicó que en julio pasado se incrementaron las irregularidades en el pago de salarios, los trabajadores de la empresa se movilizaron en diferentes grupos para exigir una explicación a la dueña y a su gente cercana y a los mismos supervisores sobre el atraso en los salarios, pero los dejaron esperando y sin decirles nada.

“En ningún momento descuidamos nuestro trabajo en donde estábamos cubriendo el servicio, por eso es que entre todos los compañeros de la empresa que estábamos con el problema de falta de pagos, nos turnábamos para ir a la empresa para exigir que nos dijeran que pasaba. La dueña de plano nunca se dignó a hablarnos de frente, y en su lugar salía una compañera que la hacía de mediadora con los directivos de la empresa y que al parecer le llegaron al precio, le cubrieron sus salarios para que nos hablara bonito y nos endulzara el oído con la promesa de que pronto se resolvería el problema”, señaló por su parte Ernesto, otro de los trabajadores afectados.

Los trabajadores aseguran que en agosto pasado de plano nadie salía en las oficinas de la empresa empresa a dar la cara para dar alguna explicación, por lo que las movilizaciones de cientos de trabajadores inconformes aumentaron con plantones afuera de las oficinas de la empresa de seguridad privada.

Asimismo, subrayan que sus movilizaciones en todo momento han sido pacíficas en busca de solución al pago de sus quincenas atrasadas, por lo que han acudido a diferentes instancias del gobierno para encontrar una solución.

“No exigimos otra cosa que lo que por ley nos corresponde como trabajadores, pero nos quieren ver la cara y eso no se vale. La dueña, aseguran sus voceros, dice que el problema es porque la SEP no les ha cubierto desde hace siete meses los pagos por los servicios ofrecidos y que entonces hay que reclamarle a esa dependencia”, señaló Cristóbal, otro empleado que proporcionó a Crónica videos de las movilizaciones y de sus reclamos para cubrir los salarios atrasados.

Los trabajadores de Veilleur S. A. de C.V. refieren que el pasado 10 de septiembre, sin importar que estuviera presente la lluvia y el frío, acudieron en grupos tanto a las oficinas de la empresa en la colonia Condesa, a las oficinas de la Secretaría del Trabajo y de la Autoridad Educativa Federal que depende de la SEP y que es la encargada de contratar a las empresas para cubrir servicios, para exigir explicaciones sobre las irregularidades de la empresa.

“El pasado 12 de septiembre regresamos a las oficinas de la empresa y la compañera que actuó de mediadora nos dijo que la empresa se comprometía el día 18 de septiembre a regularizar los pagos, que en tanto aceptáramos sólo mil 500 pesos que solo algunos aceptaron, a lo que nos negamos todos, pues nuestras familias necesitan para comer y que les decimos, que solo nos dan esa cantidad y que esperemos, eso no es justo, por lo que exigimos ayuda de alguna autoridad para que nos paguen lo que por derecho hemos ganado”.

Los inconformes de la empresa Custodia de Seguridad Privada Veilleur S. A. de C.V. denunciaron que el colmo del problema fue que el pasado 17 de septiembre, a partir de las 22.00 horas y durante toda la madrugada, los supervisores de la empresa llegaron a las distintas oficinas en varias alcaldía de la Ciudad de México en las que dan servicio de seguridad y sin explicación alguna, y por órdenes de la propietaria de la compañía , les pidieron que entregaran sus uniformes, radio-comunicadores, teléfonos celulares que les proporcionaron así como los toletes, y que el día 19 se presentaran a las oficinas para firmar su baja.

Al respecto, Juanita, una de las trabajadoras, denunció que “así, como delincuentes actuaron los supervisores, todo a escondidas, durante la madrugada y en la noche, y nos dijeron solo ‘retírense’. A esa hora, que inconscientes. Nos pidieron entregar las llaves a los responsables de las oficinas, de las escuelas y de los inmuebles bajo nuestra custodia. El día 18 compañeros que acudieron a las oficinas fueron informados que se presentaran mejor el lunes 21 y lo comunicaron a los demás para resolver nuestra situación de forma colectiva e individual, pero lo que nos preocupa es que si actuaron a escondidas para no cubrir nuestros salarios pendientes, no sería descabellado que la empresa sea desmantelada entre sábado y domingo, cambiar de domicilio y de razón social para seguir actuando de esta forma y explotar a más gente”.

 

Comentarios:

Destacado:

+ -