Nacional


En el limbo, millones de pesos transferidos a superdelegados para vacunación

De acuerdo con datos de la Secretaría del Bienestar, de la segunda quincena de enero a la fecha se han entregado al menos 56 millones de pesos a estos funcionarios, pero brigadistas se quejan de falta de recursos para realizar su trabajo

En el limbo, millones de pesos transferidos a superdelegados para vacunación | La Crónica de Hoy

Foto Especial

De manera discrecional, la Secretaría del Bienestar ha transferido hasta ahora a los ´superdelegados´ del gobierno federal al menos 56 millones de pesos para gastos operativos relacionados con la vacuna al gremio médico de primera línea y adultos mayores.

El monto es adicional al presupuesto ordinario del Sistema Nacional de Vacunación, así como a la activación de personal especializado del Sector Salud, infraestructura de traslado y red de frío. Va dirigido, exclusivamente y en teoría, a desembolsos asociados a la movilización de los llamados Servidores de la Nación (SN) y otros operadores de programas sociales.

Sin embargo, los propios SN y brigadistas denunciaron a Crónica la falta de recursos para realizar su trabajo.

“No nos ha llegado nada, tenemos que sacar de nuestra bolsa para lo más indispensable del operativo, pensamos que los funcionarios de arriba se están clavando el dinero”, señaló José Manuel, Servidor del estado de Oaxaca.

Este reportero confirmó una partida especial correspondiente sólo a los meses de enero y febrero: 20 millones durante el primer mes del año y 36 millones durante el segundo.

La transferencia fue ejecutada desde la subsecretaría de Desarrollo Social y Humano, a cargo de Ariadna Montiel.

“Hicimos trámites para que pudieran tener recursos, en la medida en que nosotros podemos apoyar para la estrategia: tienen aproximadamente 20 millones de lo que se les depositó en enero, y depositamos otros 36 millones para el gasto de operación de febrero”, anunció Montiel en una reunión desarrollada durante la segunda semana de febrero, conforme a un audio compartido a este diario.

“Los delegados tienen la autorización total para hacer uso de los recursos y cumplir con la estrategia de vacunación. Decidí generar gasto para febrero, aunque algunas delegaciones no han ejercido, por alguna circunstancia, lo de enero, ya lo tienen acumulado, en suma tienen 50 millones entre todas las delegaciones”, enfatizó.

En la lista de consumos están considerados pasajes, suministro de combustible a vehículos oficiales, particulares y de otras dependencias auxiliares, cuotas de arrendamiento, gastos en campo y compra o renta de inmobiliario, sillas y lonas, entre otros rubros.

No se contempla el viático directo, el cual debe gestionarse ante la Secretaría de Hacienda.

Más allá de la suma y de las asignaciones reservadas, decenas de brigadistas se quejaron de olvido…

“A quienes nos han mandado a municipios lejanos, tenemos que pagar alimentos y pernocta con nuestra propia lana -describió María Teresa, brigadista del estado de Puebla-. A veces no nos ha quedado otra que ir y venir todos los días, pero tres horas de ida y tres horas de venida es mucho desgaste”.

-¿Tanto tiempo de traslado? -se le preguntó.

-Sí, porque nos han mandado a la mixteca poblana, es lo que se hace de la capital a Acatlán de Osorio. Y sin dinero para las casetas, porque la orden es irse por las carreteras federales, a menos que quieras poner de tu bolsa. No nos dieron ni la bendición.

“La mayoría estamos molestos, porque ni la quincena nos han depositado. ¿De dónde quieren que agarremos al menos para un refresco”, señaló Arturo, también asignado al territorio poblano.

“Muchos compañeros hemos preferido dejar las brigadas, estamos zacatones de ir a regiones distantes sin un peso en la bolsa. Ya son contados quienes siguen en jornada de vacunación, al menos que nos amenacen, como siempre”.

-¿Quiénes los amenazan?

-Los jefes de grupo o los subdelegados regionales: que si chistamos, nos quedamos sin trabajo, porque además ellos tienen una larga lista de gente que quiere ser Servidor de la Nación.

Otros lamentos de brigadistas llegaron desde las delegaciones de Guerrero, Veracruz, Tamaulipas, Morelos, Chihuahua, Chiapas y Baja California.

“Se han hecho patos con lo de los gastos, y hemos tenido que sacar de nuestra cartera. Lo más seguro es que se lo apañan los delegados”, comentó Mario Eduardo, de Chihuahua.

“Nos han dicho que solicitemos algunos de los insumos con los gobiernos estatales o municipales, pero como andan peleados entre gobiernos, y como muchos no ven bien que los de Bienestar andemos en este rollo, nos cierran la puerta y nos dicen: ´arréglenselas como puedan´. Esa disputa y la falta de apoyo, ha afectado la vacunación”.

“Estamos poniendo nuestros autos y lo de la gasolina. Y ni un respiro podemos tomar. Entendemos la importancia de la vacunación, que no podemos descansar ni los domingos, pero sin ningún estímulo, estamos decaídos”, apuntó Israel, de Morelos.

“Habían dicho que nos darían 259 pesos diarios para el pasaje y lo que pudiera atravesarse, pero sólo fueron promesas. No ha caído ni una gota de agua”.

“Yo estoy recorriendo 50 kilómetros diarios en motoneta, y luego en canoa. Al menos que nos dieran lo de la panga”, expresó Martina, de Chiapas.

“Nos están reventando, ¿quién se está transando el dinero?”…

La advertencia de Gabriel García, desde la Coordinación General de Programas para el Desarrollo, fue: “Como es un asunto de adultos mayores, se pueden utilizar los mismos recursos de los operativos ordinarios, echar mano de ellos. O formular los requerimientos al equipo COVID Logística, a Juan Ferrer, pero no traten de llegar hasta ese punto, acuérdense del elefante reumático y de los procedimientos administrativos”.

Y exigió a los delegados: “Estén pendientes que no les pase a los compañeros, al menos que tengan algo para llegar a los puntos de vacunación, que no les falle, que no se quede en medio el dinero, pónganse las pilas”.

La falta de certeza en torno al manejo de recursos emanados desde la Secretaría del Bienestar para tareas operativas de vacunación, se ha empalmado con las irregularidades detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la revisión de la cuenta pública 2019 sobre la política de apoyos sociales, coordinada por los superdelegados.

 

 

Comentarios:

Destacado:

+ -