Opinión


Enrique Graue

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no quitó el dedo del renglón y presionó lo suficiente para impedir que se cometiera un error “involuntario” al eliminar la autonomía a las universidades en las reformas a la Constitución. La defensa fue férrea pero respetuosa y los legisladores atendieron el llamado. Incluso firmaron un convenio la Cámara de Diputados y la UNAM, para refrendar los lazos y el compromiso de avanzar por México.

Enrique Graue | La Crónica de Hoy

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no quitó el dedo del renglón y presionó lo suficiente para impedir que se cometiera un error “involuntario” al eliminar la autonomía a las universidades en las reformas a la Constitución. La defensa fue férrea pero respetuosa y los legisladores atendieron el llamado. Incluso firmaron un convenio la Cámara de Diputados y la UNAM, para refrendar los lazos y el compromiso de avanzar por México.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -