Mundo


Entierran a expresidente Mohamed Mursi

El silencio oficial rodeó el funeral del expresidente egipcio Mohamed Mursi, quien falleció ayer repentinamente durante el juicio que se le seguía y fue enterrado hoy de madrugada en El Cairo con la presencia de únicamente una decena de personas después de que las autoridades prohibieran el sepelio en su pueblo natal.

Entierran a expresidente Mohamed Mursi | La Crónica de Hoy

El silencio oficial rodeó el funeral del expresidente egipcio Mohamed Mursi, quien falleció ayer repentinamente durante el juicio que se le seguía y fue enterrado hoy de madrugada en El Cairo con la presencia de únicamente una decena de personas después de que las autoridades prohibieran el sepelio en su pueblo natal.

Los hijos de Mursi, el primer presidente egipcio elegido democráticamente y que permaneció en el poder entre 2012 y 2013, calificaron a su padre de "mártir" e informaron de que, en cumplimento de los preceptos islámicos, lavaron su cuerpo esta madrugada en el hospital de la prisión de Tora, en El Cairo, y rezaron por él en la mezquita de la cárcel.

Al alba, a las 4.15, hora local (2.15 GMT), el cadáver de Mursi, fallecido a los 67 años, llegó al cementerio de los "líderes espirituales" de los Hermanos Musulmanes, en la zona de Al Wafaa u al Amal, en Nasr City, en el este de El Cairo, dijo a Efe uno de los abogados de Mursi, Abdelmoneim Abdelmaqsud, presente en el rito.

Una decena de personas le dieron el último adiós en un funeral que duró 45 minutos, al que asistió su hijo Osama y que estuvo rodeado por las fuerzas de seguridad egipcias.

La familia había pedido que el cadáver de Mursi fuera trasladado al pueblo de Al Adwa, situado en la provincia de Al Sharqia, en el norte del país para ser enterrado en el camposanto familiar.

Pero "las fuerzas de seguridad les comunicaron que había dificultades para enterrarlo en Al Sharqia y pidieron a la familia que eligiera otro lugar", indicó el abogado. Los hijos de Mursi apuntaron en las redes sociales que las autoridades se han "negado" a enterrarlo allí.

Finalmente, la familia decidió que su cuerpo descanse junto a otros líderes de la hermandad, como Mohamed Mahdi Akef, el último de los cabecillas del grupo en ser enterrado allí en 2017.

El grupo islamista, catalogado como terrorista en Egipto desde el golpe de Estado del 3 de julio de 2013 que puso fin al breve mandato de Mursi, aseguró que su "martirio en un juicio injusto" a favor de la causa palestina fue un "honor".

Mursi estaba siendo juzgado por espionaje a favor de entidades extranjeras, entre ellas el grupo palestino islamista Hamás, en uno de los varios procesos abiertos contra él tras su derrocamiento.

Desde que fue apartado del poder por el actual presidente, Abdelfatah al Sisi, Mursi "no había recibido atención médica" y padecía "varias enfermedades", aseguró su abogado.

Abdelmaqsud adujo que ni la familia ni sus abogados conocían el estado de salud de Mursi, pues la última visita de su equipo defensor en prisión fue hace un año y medio. Sus parientes pudieron visitarlo el pasado septiembre, según Amnistía Internacional.

Tanto su abogado, como su familia y organizaciones no gubernamentales egipcias e internacionales han pedido una investigación para esclarecer las causas de su fallecimiento.

La Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos pidió hoy que la muerte de Mursi sea investigada de forma "rápida, imparcial y transparente" por autoridades independientes y destacó que el Estado egipcio "es responsable de garantizar que fue tratado humanamente".

Las autoridades egipcias no han desvelado de momento las causas de la muerte, después de que se desmayara en el tribunal y fuera trasladado al hospital, adonde llegó sin vida.

Sin embargo, el Gobierno rechazó las críticas y denuncias sobre la falta de atención médica y la mala situación de salud de Mursi.

El Servicio de Información del Estado (SIS) criticó a la organización Human Rights Watch (HRW), que ayer aseguró que la muerte de Mursi era "completamente predecible", al tiempo que dijo que esas comentarios eran "falsas denuncias" y aseguró que el expresidente contó con el tratamiento médico que solicitó.

Los medios estatales impresos en árabe no han dedicado sus primeras páginas al expresidente y ni se han referido a él como tal, sino que se han limitado a mencionarle por su nombre completo.

Los periódicos oficialistas han dado prioridad en sus portadas a la visita a Bielorrusia de Al Sisi, que no se ha pronunciado aún sobre la muerte del hombre que le nombró ministro de Defensa en 2012 y al que derrocó menos de un año después.

Hoy los seguidores del grupo y simpatizantes de Mursi le despiden en varias ceremonias públicas celebradas fuera de Egipto, como en Estambul y en la capital jordana, Ammán.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -