Salud


Equipos para mastografías son suficientes para brindar servicio: INCan

Secretaría de Salud. Abelardo Meneses García, director general del Instituto Nacional de Cancerología señala que se tienen 2,400 equipos en el país para realizar pruebas a alrededor de 17 millones de mujeres entre los 40 y 69 años

Equipos para mastografías son suficientes para brindar servicio: INCan | La Crónica de Hoy

El doctor Abelardo Meneses García, director general del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), de la Secretaría de Salud advirtió la necesidad de utilizar de manera más eficiente la infraestructura médica para lograr dar un servicio de calidad; tal es el caso de los mastrógrafos para la detección de cáncer, de los cuales se tienen 2,400 equipos en todo el país “suficientes para hacer pruebas a las mujeres que están entre los 40 y los 69 años, para ser atendidas” (alrededor de 17 millones de mujeres).

En el marco del mes en curso, dedicado al cáncer de mama, el especialista puntualizó que sólo el 20 por ciento de los hospitales en los estándares más altos alcanzan esa cobertura, aunado al hecho de que los estudios de gabinete donde se realizan mastografías, “casi todos tienen fallas técnicas, tienen problemas de calidad, entonces además de la cobertura baja, el tema de la calidad es un asunto a considerar”.

En el marco de su participación en el foro The War of Cancer, organizado por The Economist, aseveró que ante tal panorama, “antes de pelear por más presupuesto tenemos que paralelamente trabajar en la calidad, porque nos ponemos a pedir, y a veces nos llenamos de equipamiento, sin tener el control de la calidad de lo que ya existe”, y especificó que hay centros que realizan entre 7 y 10 mastografías por día, “cuando deberíamos estar realizando 35 por turno”, lo cual, deja un 20 por ciento de cobertura y para que un país alcance un diagnóstico oportuno, tenemos que rebasar el 70 por ciento”.

Por poner un ejemplo, refirió, nosotros tenemos una unidad de cuidados paliativos por cada millón de habitantes, mientras que en países como Uruguay o Chile que tienen mejor infraestructura en este sentido, tienen alrededor de seis unidades por millón de habitantes.

En este mismo sentido, puntualizó que políticas para prevenir el cáncer cérvicouterino,  así como las pruebas del papanicolau, han permitido que en las últimas décadas haya descendido alrededor del 40 al 50 por ciento la mortalidad, “por eso ahora la morbilidad está en el cuarto lugar de prevalencia, lo cual habla de que cuando las políticas públicas inciden y hay conciencia en la población, sí podemos disminuir la carga de la mortalidad, de lo contrario, presupuesto que tengamos va a ser insuficiente para atender, porque estamos tratando a la población en etapas curativas o avanzadas”.

En este mismo sentido, el director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), Ruy López, coincidió con el doctor Meneses García, en el sentido de que en nuestro país contamos con suficiente cobertura, sin embargo, “no necesariamente es una cobertura efectiva”.

En entrevista al término de su participación, el director general del INCan, Abelardo Meneses, se refirió a la necesidad de buscar modelos de responsabilidad compartida y trabajar juntos gobierno, sociedad civil, industria farmacéutica y servicios de salud para poder tener un presupuesto que alcance.

Dentro de esas estrategias tenemos que ir en paralelo con la calidad, ya que no podemos estar demandando un presupuesto, si no atendemos también la calidad, porque hay infraestructura en el país que a veces está subutilizada “y tenemos que echar andar la infraestructura que ya existe para minimizar el gasto”.

Para obtener más recursos para el área de salud, sugirió, pudiera ser a través del impuesto proveniente de productos que afectan a la salud como el tabaco, alimentos hipercalóricos así como el consumo de bebidas como la cerveza, y bebidas azucaradas.

“Que hubiera un etiquetamiento de esto que se está recaudando y se destine para salud, como ocurre en países en el continente americano en donde se etiqueta parcialmente estos impuestos”, si se logra trabajar en realidad,  echar andar todo aquello que se tiene pero que está subutilizado, además del presupuesto y buscando recursos a través de los impuestos de estos productos y cobertura a través de las diferentes instituciones con calidad, entonces se lograría una responsabilidad compartida.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -