Cultura


Es difícil encontrar la manera de convivir con tantos asesinatos: Claudio Lomnitz

EL COLEGIO NACIONAL. No porque sea más importante una masacre que otra, todas son horribles e importantes, sino porque significa que no tenemos todavía una manera de entender en qué estamos, en qué nos hemos metido ni cómo diablos vamos a salir de esto”, dice el antropólogo y escritor.

Es difícil encontrar la manera de convivir con tantos asesinatos: Claudio Lomnitz | La Crónica de Hoy

“Ya son tantos los asesinatos, tan constantes, tantos los ultrajes que nos cuesta trabajo encontrar una manera de convivir con eso y convivir también significa saberlo contar”, expresa en entrevista el antropólogo y escritor Claudio Lomnitz Adler (Chile, 1957), quien este viernes 5 de marzo a las 18:00 horas leerá su discurso de ingreso a El Colegio Nacional titulado Interpretación del ‘tejido social rasgado’.

En opinión del autor de La nación desdibujada; México en trece ensayos, cuesta trabajo explicar lo relacionado con la violencia en el país porque “sentimos una enorme falta de control sobre lo que está pasando, incluso sobre nuestra capacidad de contarlo, nos cuesta trabajo realmente decir en qué está todo esto”.

Desde que inició la guerra contra las drogas en 2006, añade, se han acumulado tantos hechos de sangre y no sabemos por qué. “Son hechos de sangre brutal, hace unos días a once albañiles los mataron en Tonalá, Jalisco, y así como ése hay otros y otros.  No es un hecho, no son dos, son tres y se van acumulando”.

-¿Por qué ligamos los hechos de violencia a la matanza de 1968?
-Los hechos históricos como el 68 o la Revolución Mexicana ofrecen una manera de contar que quizá es atractiva porque le da una dirección a los hechos. Lo malo es cuando no corresponde, cuando lo que ocurre es muy distinto y lo contamos como si fuera la Revolución o el movimiento del 68 y eso no corresponde.

“Creo que la razón por la que la opinión pública se ha fijado tanto en el caso de Ayotzinapa es porque parecía ser algo que se podía contarse de una manera parecida al 68, mientras que la masacre de San Fernando donde mataron a más personas no se han grabado en nuestra conciencia colectiva porque no entran bien esas historias”, responde.

Eso nos debe de preocupar mucho, agrega Lomnitz. “No porque sea más importante una masacre que otra, todas son horribles e importantes, sino porque significa que no tenemos todavía una manera de entender en qué estamos, en qué nos hemos metido ni cómo diablos vamos a salir de esto”.

MINORÍAS. ¿Qué significa hoy la opinión pública cuando hay un boom de consultas públicas?, se le pregunta a Claudio Lomnitz.

“El uso de plebiscitos o encuestas para legitimar decisiones políticas no tiene que ver tanto con opinión sino con la idea de que se puede gobernar haciéndole caso directamente a la opinión, levantando una encuesta o votación”, indica.

Para el antropólogo nacionalizado mexicano esa forma plebiscitaria de gobernar tiene un lado bueno y uno malo.

“El lado bueno es que se le está preguntando directamente a la gente lo que opina. El lado malo es que se están saltando espacios de deliberación, por ejemplo de congresos estatales o federales y espacios judiciales, eso genera mucho descontrol administrativo”, señala.

Otro aspecto que considera Lomnitz es que la opinión de la mayoría se usa para imponerse sobre derechos que deben preservar las minorías.

“Las democracias, por un lado, tienen que atender al deseo de la mayoría pero también tienen que atender los derechos de las minorías. No puede uno imponer deseos de una mayoría si es que esos deseos atropellan los derechos fundamentales de una minoría”, destaca.  

COLEGIADO. El ingreso a El Colegio Nacional significa para Lomnitz Adler difundir conocimiento y debatir problemáticas actuales.

“Este año que será mi primero daré un curso dedicado al de violencia y cambios de moralidad, mi lección inaugural será la primera instalación de ese curso público. Mi plan es, cada año, elaborar un tema relacionado con mi investigación como antropólogo social y con alguna preocupación pública porque El Colegio Nacional es una institución pública cuya misiones es compartir la investigación, discusión de las ciencias, artes y humanidades para un público general”, expresa.

Lomnitz adelanta que organizará una conferencia en septiembre para recordar los 110 años del Manifiesto del 23 de septiembre de los Hermanos Flores Magón, que se publicó en 1911.

“Estaré participando en algunas actividades de este tipo más colectivas organizadas por otros profesores de El Colegio Nacional, por ejemplo, en dos semanas habrá una serie de conferencias organizadas por Christopher Domínguez sobre el aniversario de la Comuna de París; y más inusual para mi será la participación que tendré para un ciclo que ha organizado Pablo Rudomin sobre orden y caos”, detalla.

¿QUIÉN ES CLAUDIO LOMNITZ? Estudió la licenciatura en Antropología Social en la Universidad Autónoma Metropolitana, la maestría y el doctorado en Antropología cultural en la Universidad de Stanford, así como algunos estudios de posgrado suplementarios en la École de Hautes Etudes en Sciences Sociales (París) y estuvo inscrito en los seminarios de Maurice Godelier y Philippe Ariès. Ha escrito más de 60 artículos académicos en revistas científicas y capítulos de libros, 100 artículos en revistas culturales (no académicas).
 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -