Cultura


Es muy fácil sentirse importante en las circunstancias dramáticas: Luis Muñoz Oliveira

Luis Muñoz Oliveira en su novela Las buenas costumbres reescribe su libro Bloody mary, publicado en 2004 como parte de la colección Combate a 10 de Dharma Books

Es muy fácil sentirse importante en las circunstancias dramáticas: Luis Muñoz Oliveira | La Crónica de Hoy

Luis Muñoz Oliveira en su novela Las buenas costumbres reescribe su libro Bloody mary, publicado en 2004 como parte de la colección Combate a 10 de Dharma Books. A través de este ejercicio a profundidad y sin traicionar su primera novela, cuenta todo el sufrimiento de un ser humano al darse cuenta de que se está convirtiendo en lo que no quiere ser. “Es la rendición ante la terrible realidad”, señaló el autor en entrevista con Crónica.
Las Buenas Costumbres es una novela que retrata a la sociedad contemporánea tal cual es, en la que existe una lucha contra el status quo que abusa de los demás, pero que termina cediendo ante los privilegios. “Es un retrato de cómo algunos privilegiados luchan hasta que les conviene acomodarse”.
“Lo creo de los personajes de mi novela y de la gente en general, solemos decir muchas cosas, pero, al final de cuentas, se refleja quiénes somos por lo que hacemos en ciertas circunstancias. Es muy fácil decir: soy un aristócrata, un noble, y ayudo a la Ciudad de México cuando se derrumba, pero en realidad eso no dice si eres una buena persona o un oportunista de los sentimientos. Es muy fácil sentirse importante en las circunstancias dramáticas, pero las buenas personas son buenas la mayoría de las veces”.
Muchas veces queremos ser independientes o diferentes a nuestros abuelos, amigos, padres o hermanos y, al final de cuentas, terminamos siendo parecidos o iguales a ellos, explicó. “No digo que sea el destino de la vida, pero al menos en la literatura los destinos funcionan bien porque entonces el destino de Esteban, el protagonista, es ser su padre y él lucha contra eso; sin embargo, termina convirtiéndose en algo peor y más cínico”.
Sebastián padre, explicó, es el personaje perfecto para mostrar la imperfección de los seres humanos, es decir, muy buenas costumbres para afuera y unas costumbres bastantes perversas en su vida cotidiana. “Retrata los privilegios y abusos de los usos y costumbres de la gente rica, quienes han tratado a los demás y, sobre todo, a las mujeres como si fueran menos. Hoy día, al menos, ya está señalado el problema, pero Sebastián, siendo de viejo puño, vive y muere en ese mundo donde se puede ir impune de todo lo que hizo”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -