Opinión


Esperanza en la temporada de invierno

Esperanza en la temporada de invierno | La Crónica de Hoy

Por un breve lapso, algunas personas optimistas pensaron que el turismo podría sacarle algo de jugo al verano, pero no. 

La epidemia del coronavirus no cede, aprieta. De hecho, el número de contagios y fallecimientos avanza al grado de que México ya es el tercer país con más muertos de Covid-19 en el mundo. Compartimos el podio de la vergüenza con Estados Unidos y Brasil. 

El verano ya está en marcha, los aguaceros se repiten, pero el turismo sigue en bajo impacto. De manera que habrá que trasladar las expectativas al otoño y los días festivos de septiembre y de no ser así esperar al invierno. 

Dije aquí, y recibe algunas críticas, que la única esperanza real para que el turismo regrese al juego a nivel mundial y nacional es que haya una vacuna que se aplique a casi todos los habitantes del planeta, lo que ocurrirá hasta la primavera del 2021 si las cosas marchan bien. De modo que la tarea de aquí hasta esa fecha es sobrevivir.

Me parece que los principales destinos turísticos del país, los que compiten en las grandes ligas, deben estar pensando en la estrategia de promoción post-vacuna porque entonces sí la competencia será brutal a nivel internacional. México tiene varios obstáculos que afectan su imagen a nivel internacional de cara a esa campaña post vacuna. 

El primero es el desastroso manejo de la pandemia por parte de AMLO que incluso se atreve a hacer chistes irrespetuosos de que usará mascarilla hasta que se acabe la corrupción, sólo a él le pareció gracioso, y el segundo es la desaforada campaña mediática del Mencho, el jefe del CJNG. La campaña terrorista de ese cartel del crimen organizado inhibe cualquier campaña de promoción turística. Es francamente desalentador de las fuerzas federales no haya podido liquidarlo y quitarle los pertrechos militares a los fantoches que lo acompañan. Cada video que circula por la red a nivel internacional amenazando a políticos o rivales nos cuesta cientos o quizá miles de empleos. ¿No se darán cuenta las autoridades?  Evitar aplicar la ley sale carísimo.

Entonces tenemos en el turismo dos planos de acción. El de la sobrevivencia mientras el coronavirus sigue en activo y el regreso a la competencia mundial una vez que se haya aplicado la vacuna, mientras tanto el zoom es una herramienta para la reflexión y la socialización de preocupaciones, lo que está muy bien, pero en los hechos no resuelve nada en los hechos.  

Hay que dejar algo establecido: lo importante ahora es no cometer errores en la reapertura. Tomar las cosas con seriedad, ir paso a paso. Abrir para volver a cerrar es muy dañino.

Comentarios:

Destacado: