Opinión


Esquina

El tamaño de las pérdidas de Pemex es difícil de imaginar. Cualquier comparativo palidece. Y no por esperados, estos datos dejan de ser una muy mala noticia. En esas circunstancias, está difícil que la empresa productiva del Estado se convierta en la palanca clave del desarrollo para México, y más si no hay indicios de nuevas estrategias o de diversificación. Nunca han sido buenas las apuestas a fondo perdido.

Esquina  | La Crónica de Hoy

El tamaño de las pérdidas de Pemex es difícil de imaginar. Cualquier comparativo palidece. Y no por esperados, estos datos dejan de ser una muy mala noticia. En esas circunstancias, está difícil que la empresa productiva del Estado se convierta en la palanca clave del desarrollo para México, y más si no hay indicios de nuevas estrategias o de diversificación. Nunca han sido buenas las apuestas a fondo perdido.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES


LO MÁS LEÍDO

+ -