Academia


Estudiantes de la UP desarrollan un Innovador sistema de oxigenoterapia

Es una alternativa a los modelos de oxigenación tradicionales de bajo flujo/ Diseñado para quienes padecen apnea del sueño, neumonía y ataques de asma, entre otro males.

Estudiantes de la UP desarrollan un  Innovador sistema de oxigenoterapia      | La Crónica de Hoy

Estudiantes de Ingeniería en Innovación y de Diseño de la Universidad Panamericana (UP) crearon un nuevo sistema de oxigenoterapia llamado POD, como alternativa a los modelos de oxigenación tradicionales de bajo flujo. Este sistema no está dirigido a pacientes con COVID-19, pero sí para apoyar a otros con problemas de insuficiencia respiratoria, por ejemplo quienes padecen apnea del sueño, neumonía, ataques de asma, fibrosis quística o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). 

La principal función de esta innovación mexicana es suministrar oxígeno a pacientes dentro y fuera de los hospitales, de manera ergonómica y con el mayor cuidado para el usuario. Este diseño fue uno de los proyectos premiados en México por el concurso internacional de innovación James Dyson Award.

Los integrantes del equipo son Alejandro Bernal Roque, Cynthia Pérez Ávila, Itzel Soria Del Valle y Sofía López Aguilar. 
 
ERGONOMÍA Y ALIVIO. Muchas personas dependen de un respirador de oxígeno para sobrevivir; sin embargo, estar conectado todo el día a un tanque es incómodo y, en ocasiones, puede lesionar a un paciente.

Ante ello, el sistema de oxigenoterapia diseñado por los estudiantes de la UP está pensado como alternativa a los modelos de oxigenación tradicionales de bajo flujo, ofreciendo una nueva tecnología de dosificación. Su función principal es suministrar este elemento a pacientes dentro y fuera de los hospitales, de manera ergonómica y con el mayor cuidado para el usuario.

“Imagina depender de un dispositivo para el suministro de oxígeno que también limite tu movilidad por la necesidad de estar conectado a él. Ahora imagina el dolor y malestar provocado por el contacto con materiales plásticos que lastiman al punto de causar quemaduras. Para millones de personas, la dependencia de un dispositivo que les proporcione oxígeno a diario es una realidad. Sin embargo, es difícil para el paciente habituarse a estos dispositivos, ya que el mercado actual carece de equipo ergonómico. Hoy en día, la priorización de la función sobre la comodidad del usuario en los dispositivos de oxigenoterapia da como resultado diseños deficientes”, afirmó Itzel Soria del Valle, líder del proyecto.

El valor agregado del dispositivo está en el sistema de suministro de oxígeno, consistente en  una red de mangueras que termina en un dispensador colocado frente a la cara del usuario.; estas mangueras proporcionan oxígeno en cantidad y dirección necesarias manteniendo un flujo constante sin causar lesiones cutáneas, ya que no tiene contacto con la piel. Además, la forma y los materiales proporcionan una sensación de ligereza y libertad para el paciente.

“La idea no está relacionada con la pandemia de COVID sino con el hecho de que observamos a pacientes que usaban mucho tiempo mascarillas para oxigenarse y presentan quemaduras o llagas. De ahí nace nuestro deseo de construir un equipo como este que puede cumplir su función  y a la vez aportar comodidad al paciente, por ejemplo a las personas que al dormir padecen apnea del sueño y requieren un apoyo de oxigenación”, dijo a los lectores de Crónica Alejandro Bernal. 

Los jóvenes diseñaron piezas complejas, que les exigieron muchos bocetos y después elaborar prototipos por medio de corte láser y probar varios materiales, por ejemplo telas respirables.

“Algo que generó este proyecto de manera clara es que desde la investigación tuvimos siempre en mente la  obligación de integrar diseño e ingeniería para atender una necesidad. No sólo pensamos en algo que fuera funcional sino que fuera factible de fabricar a gran escala”, dijo a este diario Cynthia Pérez Ávila.

Con la misma perspectiva de integración de disciplinas, Sofía López Aguilar dice que lo que ya se tiene es un producto funcional, plegable, fácil de manipular en camas de hospital y en casa y ahora  viene una etapa de mejorar detalles. 

“El Premio James Dyson nos da mucho impulso pues, a pesar de que mucho trabajo lo tuvimos que hacer a distancia, por el confinamiento, teníamos una meta bien definida y logramos obtener la innovación que atiende una necesidad muy clara”, concluyó

 

Comentarios:

Destacado:

+ -