Mundo


EU captura a candidato presidencial de Guatemala por narcotráfico

Infiltrados de la DEA que se hicieron pasar por narcos del Cartel de Sinaloa grabaron a Mario Estrada Orellana, pidiendo 12 millones de dólares y negociando el asesinato de rivales para ganar el 19 de junio. A cambio, convertiría al país en un narco-Estado.

EU captura a candidato presidencial de Guatemala por narcotráfico | La Crónica de Hoy

El candidato derechista Mario Estrada Orellana en un mitin reciente.

Las autoridades de Estados Unidos arrestaron ayer al candidato presidencial guatemalteco, Mario Estrada Orellana, y a un empresario compinchado, Juan Pablo González Mayorga, tras ser acusados por una corte federal de Nueva York de conspirar para importar cocaína.

Estrada, del partido Unión del Cambio Nacional (UCN, derecha), y González fueron arrestados en Miami. De resultar culpables ambos enfrentan una condena de entre diez años a cadena perpetua, señaló la Fiscalía del distrito sur de Manhattan.

Según detalla el periódico guatemalteco La Prensa Libre, la DEA tendió una trampa al aspirante presidencial y al empresario, quienes se reunieron en Ciudad de Guatemala hasta en cuatro ocasiones con cuatro agentes encubiertos que dijeron hablar en nombre de los jefes del cartel de Sinaloa. Los infiltrados en la llamada Operación Estrada, grabaron la mayoría de las citas en audio y video, que no son públicos, donde el político guatemalteco pide su apoyo y a cambio ofrece el aparato estatal para que el cartel tenga libre trasiego de drogas.

González, siempre hablando en nombre del candidato, habría asegurado a uno de los informantes que el cartel tendría influencia directa en los nombramientos de la secretaría de Interior, que supervisa a la Policía y la Defensa que tiene bajo su jurisdicción lo militar.

En las últimas reuniones, Estrada se expresa convencido de que ganará, pero necesita dinero — “unos 12 millones de dólares”— porque su campaña estaba estancada, y ya tenía ofrecimientos, también de un narco con operaciones en Guatemala, que lo quería apoyar y del que no ha trascendido su nombre.

“ASESINAR ES FÁCIL”. El candidato presidencial, de 58 años, llegó a pedir a los supuestos narcos mexicanos, a través del empresario que lo acompañaba, que asesinaran a sus rivales en la elección presidencial, cuya primera vuelta es el 19 de junio, y en caso de ser necesario, una segunda vuelta el 11 de agosto.

“No sería difícil” matar a un candidato “en particular” (no revela el nombre) porque, aseguró, era “odiado”, pero advirtió que otro candidato (no revela el nombre) estaba “bien protegido”.

Estrada y González identificaron a sus objetivos con nombres y acordaron proveer a los sicarios con armas de fuego, incluidos fusiles AK-47 para llevar a cabo los asesinatos.

La Fiscalía neoyorquina asegura que el candidato prometió proveer al cartel de Sinaloa acceso sin restricciones a aeropuertos y puertos marítimos en Guatemala para que pudieran transportar cocaína a través del país y por último a EU.

“JUEGO SUCIO NO DEBE SER PERMITIDO”. Cuando Mario Estrada Orellana recogió en febrero su credencial de candidato presidencial, proclamó en las escaleras del Tribunal Electora que su lema es “el jugo sucio no debe ser permitido”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -