Nacional


EU exportó a México armas por 122 mdd entre 2015-2017

Nuestro país es el mayor comprador de Washington en América Latina. Ello sin contar el tráfico ilegal, en el que la principal ruta es el corredor Texas-Tamaulipas-Chihuahua-Sonora.

EU exportó a México armas por 122 mdd entre 2015-2017 | La Crónica de Hoy

Desde 2008, año en el que inició la Iniciativa Mérida, subió considerablemente la compra de armas a EU.

La exportación legal de armas de uso militar y grueso calibre entre Estados Unidos y México ha escalado con el paso de los últimos años, sobre todo entre 2015 y 2017, cuando alcanzó el monto de 122 millones de dólares en la compraventa de este tipo de artefactos entre ambas naciones; y de hecho de los países latinoamericanos,  México es el que mayor cantidad de armas importa de la Unión Americana, cinco veces más que Colombia, que le sigue en la lista.

Ello sin contar el tráfico ilegal de armas de Estados Unidos a México donde la principal ruta de este delito es el corredor Texas-Tamaulipas-Chihuahua-Sonora.

Tamaulipas se ubica al otro lado de la frontera con Estados Unidos, en el corredor más activo de tráfico de armas de esa nación. Texas es la fuente de origen del 41 por ciento de todas las armas con las que se ha cometido algún crimen en México, armas a las que se les ha seguido la pista hasta  los Estados Unidos de 2008 a 2014.

Estados Unidos exporta una cantidad importante de armas, municiones, explosivos y partes de armamento a México. De 2015 a 2017, dichas exportaciones —conformadas tanto por armas de fuego como por componentes diversos— superaron los 40 millones de dólares por año.

La cantidad se ha incrementado considerablemente desde 2008, año en que arrancó la Iniciativa Mérida, según  un estudio de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (cmdpdh) y “Alto a las armas de Estados Unidos hacia México “, un proyecto de la organización de derechos humanos Global Exchange.

TRÁFICO ILEGAL EN ESTADOS FRONTERIZOS. Existen muchos vacíos de información en lo referente al comercio ilegal de armas en México, pues por su naturaleza no hay mucha disponibilidad de datos confiables y completos.

Sin embargo, la información disponible demuestra que la entrada ilegal de armas a México es un factor crítico que incide en la violencia que el país viene experimentando.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos informó que, durante el periodo que comprende los años de 2011 a 2016, pudieron rastrearse 74 mil 515 armas de fuego recuperadas en diversas escenas del crimen en México, y que éstas fueron producidas o habían sido vendidas en la Unión Americana.

Según ese análisis, más de la mitad de las armas adquiridas legalmente, y más tarde traficadas de manera ilegal a México, son fusiles (1,705) y pistolas (589).

La mayor parte de las transacciones en la base de datos de la ATF se registraron en Texas (1,470) y en Arizona (852), con Tamaulipas y Sonora como los principales estados mexicanos donde se recuperaron armas homicidas compradas legalmente en Estados Unidos.

Las armas traficadas fueron recuperados en su mayoría en Tamaulipas (639), Sonora (521), Nuevo León (206), Ciudad de México (163), Sinaloa (153) y Chihuahua (119), y casi la mitad, el 46.8 por ciento, fueron recuperadas  en sólo tres estados que también tienen altas tasas de homicidios con armas de fuego.

El medio más común de tráfico de armas es mediante la compra legal de dicho producto —sea ya en tiendas o exhibiciones armamentistas— por parte de intermediarios, quienes después transfieren las armas a terceros que se encargan de cruzar la frontera e internar las armas en el país, tornando una compra legal de armamento en armas ilegales.

La regulación en la venta de armas en Estados Unidos  es un tema que cada vez se hace más presente. Si bien ese país firmó el  Tratado sobre el Comercio de Armas (ATT), nunca lo ha ratificado.

El ATT tiene como objetivo regular y hacer transparentes las transferencias internacionales de armas de fuego, con el objetivo de prohibir la venta de armas si el país exportador tiene conocimiento de que éstas podrían emplearse en la comisión de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad o violaciones graves de derechos humanos.

Para analizar el tráfico ilegal de armas desde los Estados Unidos a México, estos organismos de derechos humanos trabajaron con una base de datos de armas de fuego vendidas legalmente en Estados Unidos, que habían sido recuperadas en México ( creada por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de los Estados Unidos; ATF por sus siglas en inglés) .

Ésta incluye registros detallados de cada una de las 2 mil 921 armas de fuego vendidas y recuperadas entre diciembre de 2006 y diciembre de 2010, apenas ­­4 % de las aproximadamente 50 mil armas de fuego recuperadas y rastreadas por los Estados Unidos durante ese periodo.

ARMAS EXTRAVIADAS. Otro elemento grave son las armas perdidas, pues hay detectadas más de 20 mil armas (20,066) vendidas a fuerzas federales y policías estatales del país —según cifras  oficiales—, que fueron reportadas a la Secretaría de la Defensa  Nacional  como extraviadas o robadas y que muchas de ellas han caído en manos de los grupos criminales.

La mayoría de las veces, las armas distribuidas por la Sedena terminan en manos de policías estatales y particulares. Entre 2007 y 2017, las marcas de armas más comercializadas fueron las siguientes: Beretta (de Italia y Estados Unidos, 113,233 unidades), Glock (Austria, 74,889), I.W.I. (Israel, 30,376), Colt (Estados Unidos, 19,804), Bushmaster (Estados Unidos, 17,471), Mossberg (Estados Unidos, 16,248) y Heckler & Koch (Alemania, 17,109).

Las instancias a las que se les vendió dicho armamento incluyen policías estatales y policía judicial, mientras que  en el ámbito federal están la Policía Federal, la Procuraduría General de la República (ahora Fiscalía General de la República) y el desaparecido Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) así como el Servicio de Protección Federal, órgano administrativo desconcentrado dependiente de la Secretaría de Gobernación, de acuerdo con el estudio.

Adicionalmente, varios estados reportaron un alarmante porcentaje de armas extraviadas o robadas en los años que van de 2010 a 2016, en comparación con el número de armas vendidas por la Sedena  a fuerzas policiacas estatales y federales.

En Guerrero, por ejemplo, la policía informó que  durante ese lapso un 20 por ciento de las armas que había adquirido fueron robadas o se habían extraviado, mientras que Tamaulipas reportó el 11 por ciento de armas que se perdieron o fueron robadas. Como promedio, 4 por ciento de las armas vendidas a todas las policías estatales del país  habían sido reportadas como extraviadas o robadas durante ese mismo periodo.

De acuerdo con datos de la Sedena, de las 166 mil 763 armas de fuego vendidas a policías estatales de México en el periodo que va de 2010 a 2016, el Estado de México es el que adquirió la mayor cantidad de armas (22,020), seguido de Michoacán (11,805),  la Ciudad de México (11,398), Chihuahua (10,094) y Jalisco (10,015). Cabe destacar que los estados que han adquirido la mayor cantidad de armas de fuego de manera legal son, también, muchos de los que tienen el mayor número de enfrentamientos armados y homicidios con armas de fuego perpetrados en el contexto de la guerra contra las drogas.

 

LOS DATOS

Texas es la fuente de origen del 41 por ciento de todas las armas con las que se ha cometido algún crimen en México

74 mil 515 armas de fuego recuperadas en diversas escenas del crimen en México provienen de EU

Más de la mitad de las armas adquiridas legalmente, y más tarde traficadas de manera ilegal a México, son fusiles (1,705) y pistolas (589)

Más de 20 mil armas (20,066) vendidas a fuerzas federales y policías estatales del país fueron reportadas como extraviadas o robadas

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -