Nacional


EU quiere madrugar a México con inspectores en el T-MEC: Seade

Congreso. Suman demócratas iniciativa al Tratado para mantener inspectores en el tema laboral. Viaje. Hoy viaja Seade a Washington para manifestar al representante comercial de ese país la inconformidad

EU quiere madrugar a México con inspectores en el T-MEC: Seade | La Crónica de Hoy

El Congreso de Estados Unidos sorprendió al gobierno de México con la presentación de la iniciativa H.R.5430 en la que se establece la designación de hasta cinco agregados laborales para que revisen la adecuada aplicación de la reforma laboral mexicana, por lo que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, a través del subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Jesús Seade, señaló que México rechaza la iniciativa de ley, adicional al T-MEC.

La propuesta de los observadores o agregados laborales es de los legisladores demócratas, que lidera Nancy Pelosi, y que ya había sido planteada en las negociaciones antes de la firma del protocolo modificatorio, pero ayer fue enviada de nuevo a la Cámara de Representantes.

Ayer, Seade Kuri informó en conferencia de prensa que la madrugada de este sábado le envió una carta a Robert E. Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, para externarle la inconformidad mexicana sobre la iniciativa, pero además,  que este domingo se traslada a Washington D.C., para abordar el tema con el propio negociador norteamericano y legisladores.

“Es importante subrayar que esta iniciativa de ley de implementación no forma parte del tratado mismo acordado entre los tres países. No es fruto de la negociación bilateral o trilateral. Estamos frente a una legislación auxiliar dentro del ámbito interno de los Estados Unidos”, indicó el funcionario federal en la Cancillería.

Dijo que México desarrollará sus propias leyes reglamentarias, de manera similar, para armonizar las disposiciones en el T-MEC.

Seade Kuri indicó que la iniciativa presentada en el Congreso estadunidense adiciona la designación de hasta cinco agregados laborales de ese país en México con “la responsabilidad de monitorear la implementación de la reforma laboral que está en curso en nuestro país”.

El negociador mexicano del T-MEC consideró que esa disposición, fruto de las decisiones del Congreso y de la administración estadunidenses, no fue, por razones evidentes, consultada con México.

“Desde luego que no estamos de acuerdo, porque la iniciativa referida sí tiene efectos en nuestro país, y por lo tanto, debió haber sido consultada”.

Recordó que en el protocolo modificatorio, firmado el pasado martes en Palacio Nacional, se acordó que se establecerán paneles para la resolución de controversias en materia laboral —y otras materias—, por lo que la figura de los agregados laborales en su embajada resulta innecesaria y redundante.

Jesús Seade indicó que, de acuerdo con la legislación mexicana y  y las disposiciones de derecho internacional vigentes, la presencia de funcionarios extranjeros requiere la autorización del país anfitrión, como ha sido siempre el caso de los agregados que México y EU han acreditado en cada país.

“En este momento, Estados Unidos tiene acreditada a una funcionaria diplomática, cuyas actividades cubren los temas laborales”, precisó y dijo que México ha tenido dos agregados laborales en su embajada en Washington.

Dejó en claro que los funcionarios estadunidenses acreditados en su embajada o consulados, como lo pudiera ser un agregado laboral, no pueden tener, en ningún caso, atribuciones de inspección, de conformidad con la legislación mexicana.

Seade dijo que tendrá reuniones de inmediato con las secretarías de Economía y del Trabajo para informarles sobre el tema de la iniciativa estadunidense.

Al concluir su mensaje para dar a conocer la postura de México sobre la propuesta estadunidense, Seade Kuri leyó la carta que, dijo, ya le envió a Robert Lighthizer.

Se destaca en la misiva: “México está comprometido con el libre comercio y con la buena cooperación con EE.UU., y en ese sentido negoció de buena fe y de manera transparente, atendiendo a las preocupaciones de los tres países en diversas materias.

“Es preocupante que, a través de una iniciativa de ley, se pretenda ir más allá de los necesario para cuidar el buen cumplimiento de lo negociado entre las partes. Si bien México respeta el proceso legislativo estadunidense y la iniciativa de ley que forma parte del proceso de aprobación  del T-MEC en cuya formulación México no interviene, se esperaría que su contenido relajara el alcance de los compromisos acordados, sin establecer consideraciones o mecanismos adicionales.

“Los Títulos VII y VIII de la iniciativa H.R.5430 contienen disposiciones y mecanismos que se esperaría hubieran sido compartidos en detalle con México, en el ánimo de la buena fe que imperó en la negociación, y que sólo manifiestan una lamentable desconfianza en el propio Tratado.

“Nos reservamos el derecho de revisar los alcances y efectos de estas disposiciones, mismas que nuestro gobierno y pueblo sin duda verán claramente como innecesarios. Asimismo, le anticipo que México evaluará no sólo las medidas planteadas en el texto al que hago referencia, sino el establecimiento de mecanismos recíprocos en defensa de los intereses de nuestro país”, concluye Jesús Seade Kuri, informando que el Senado de México será notificado de estas acciones.

El pasado 10 de diciembre, Seade celebraba que el Tratado había dejado fuera la demanda de los demócratas de enviar inspectores a México para comprobar que el país cumple con estándares laborales como la democracia sindical y temas también medioambientales.

La Cámara alta aprobó el protocolo modificatorio el pasado jueves, con 17 votos a favor.

Comentarios:

Destacado: