Metrópoli


Fadlala Akabani: En el Fondeso no discriminamos

Director general del fondo para el desarrollo social de la CDMX. Cuenta con un presupuesto histórico de 400 millones de pesos para apoyos a sectores marginados. De diciembre a la fecha se han otorgado más de 22 mil créditos en Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Xochimilco y Milpa alta

Fadlala Akabani: En el Fondeso no discriminamos | La Crónica de Hoy

Fadlala Akabani (centro) junto con dos beneficiarios del Fondo para el Desarrollo Social de la Ciudad de México.

Fadlala Akabani, director general del Fondo para el Desarrollo Social de la Ciudad de México —Fondeso—, asegura que con un presupuesto histórico de 400 millones de pesos, el principal objetivo de la actual administración es otorgar créditos y apoyos a los sectores más marginados de la capital.

En entrevista con Crónica comenta que desde el inicio del 2019 al día de hoy, se han otorgado más de 22 mil créditos, siendo las alcaldías de Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Xochimilco y Milpa alta, las zonas más beneficiadas.

Y revela que el 74 por ciento del total de créditos entregados, se ha otorgado a mujeres, porque “digan lo que digan, la mujer es el pilar de la economía de la Ciudad de México”; siendo el apoyo a las emprendedoras, otro de los puntos clave de la nueva estrategia del Fondeso.

Afirma que las mujeres son las más puntuales y cumplidas a la hora de liquidar su crédito.

“Según cifras del Fondeso, el 93 por ciento de ellas, no sólo paga, sino que paga a tiempo, porque es sorprendente lo que hacen por sacar adelante a su familia”, dice.

El tema del comercio informal, indica, representa otro de los grandes retos al que se enfrenta el Fondo, puesto que por sus características es difícil o casi imposible que instituciones bancarias puedan otorgarles algún apoyo.

Sin embargo, Akabani expone que el esfuerzo del Fondeso radica en no discriminar a este sector y, por el contrario, establecer requerimientos mediante los cuales el emprendedor informal pueda tener acceso a estas oportunidades.

“En la Ciudad de México tenemos un emprendedor en cada esquina, sabemos que hay muchas personas que lo hacen de manera informal, pero no por eso dejan de ser emprendedores”, menciona.

El director del instituto añade: “los grandes empresarios comenzaron desde abajo, con muy poquito, empezaron vendiendo en una zona específica, probablemente en la informalidad y después, conforme fueron creciendo, fueron vendiendo más y más, se desarrollaron y ahora son grandes empresarios que ofrecen muchos trabajos”.

Discriminación cero. El Fondo ha implementado la inclusión socioeconómica como la base de toda su operación y al respecto Fadlala indica: “Aquí no hay como antes, sácame el crédito, necesito yo la lana, ni influencias, ni palancas”.

“Aquí todo esta digitalizado. Los trámites se ingresan y nadie se puede brincar los folios para de tal manera no darle prioridad a nadie”.

Y agrega que ya no existe discriminación o cualquier tipo de corrupción en el procedimiento de la aprobación de los créditos, porque “se tiene prohibido en la cuarta transformación todo este tipo de prácticas”.

“Para nosotros todos son iguales, todos merecen ser apoyados por el Fondeso, en los diferentes niveles de crédito, tanto una mujer emprendedora que inicia con 7 mil pesos hasta una mediana empresa que solicita medio millón”, comenta.

Fadlala Akabani señala que en la Ciudad de México existe un marcado desequilibrio que divide en dos zonas la metrópoli: “La primera, comprendida por las alcaldías de Tláhuac, Milpa alta, Xochimilco, Iztapalapa y algunas zonas de la Gustavo A. Madero, en donde tenemos clasificaciones de alta y muy alta marginación; y por el contrario, tenemos al centro-poniente de la CDMX, donde se concentra la inversión industrial, tecnológica, inmobiliaria, comercial y hasta de conocimientos”.

Por lo que en el Fondeso lo que se busca es acortar esa brecha de separación que ha existido por muchísimos años, dice, lo que se busca es “hacer en el desarrollo económico de la ciudad una integración, donde las alcaldías crezcan de forma homogénea y crezcan al mismo ritmo, para que a partir de ahora ninguna se quede rezagada en función de otra”.

Akabani, entusiasmado, afirma que la clave del crecimiento es la organización y el compromiso…

 “La Ciudad de México tiene grandes oportunidades para salir adelante, si nos fijamos en la capacidad de organización para producir y vender, de empresas gremiales, familiares, cooperativa, nos daremos cuenta que es el momento de impulsar la gran riqueza en materia económica que existe y así fortalecer nuestro mercado interno”.

Comentarios:

Destacado:

+ -