Opinión


¿Festejamos a la UACM?

¿Festejamos a la UACM? | La Crónica de Hoy

MTRA. DELFINA GÓMEZ ÁLVAREZ,

SECRETARIA DE EDUCACIÓN:

+La ignorancia es el peor enemigo

de un pueblo que quiere ser libre.

            Jonathan Henessy    

 

Ayer, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, institución fundada por Andrés Manuel López Obrador en sus tiempos de Jefe de Gobierno de la CDMX, cumplió veinte años.  

            Hay proyectos que en el papel son atractivos, pero llevarlos a la realidad es otra cosa. Cuando se ideó la UACM, la propuesta sonaba innovadora, sobre todo en el contexto mexicano, donde miles de jóvenes no son admitidos en centros de estudios superiores por diversas razones.

            Atendiendo esta necesidad, en la UACM todos los alumnos son admitidos; en caso de que la demanda sea mayor que la capacidad, los lugares son sorteados ante notario público; ya ve que a la 4ª Transformación le gustan las rifas…        

Se aplica un examen previo a los alumnos para identificar sus debilidades académicas y, en su caso, mandarlos al Ciclo de Integración. Como ve, esta universidad está en contra de los criterios credencialistas de acceso a la educación superior, muy al estilo 4T.

A la fecha cuenta con cinco planteles, donde se imparten gratuitamente 18 carreras. Las más populares son Promoción de la Salud (15 por ciento) y Ciencia Política (16 por ciento).

Llama la atención que 23 años sea la edad promedio de los alumnos de primer ingreso. Ello me hace suponer que el ingreso a la UACM ha sido su última oportunidad de estudiar. Bien por ellos que se esfuercen en hacerlo.

El presupuesto anual de la Universidad es de mil 238 millones de pesos y debe considerarse muy afortunada, porque no sufrió los recortes de la austeridad. ¿Será porque , como dice el presidente, “esta universidad va prendida en mi corazón…”?

Y aquí es donde el proyecto atractivo se empieza a diluir:

Por los pasillos de la UACM han circulado alrededor de 82 mil alumnos, pero sólo 8.4 por ciento terminó la carrera. Tal eficiencia terminal es la más baja del país, pues la Universidad Autónoma Metropolitana llega a 62 por ciento y la UNAM alcanza 31 por ciento. No encontré ningún estudio sobre las causas de la deserción escolar en la UACM; o por qué los jóvenes tardan más años de lo normal en cursar sus estudios.

Según la evaluación del Centro de Estudios Educativos y Sociales (2019), la Universidad de la Ciudad de México “tiene una escasa pertinencia en el mercado laboral”, lo cual es un contrasentido porque su modelo educativo promete “una perspectiva regional (…) y que los contenidos académicos estén vinculados con las necesidades de las comunidades donde se localizan”.

Los alumnos de esta Universidad son los peor evaluados y, en consecuencia, reciben una oferta salarial bajísima. Un factor que puede incidir en la calidad del aprendizaje es que los alumnos no están obligados a asistir a clases, sólo deben presentar una certificación al final del ciclo escolar. Los alumnos se ausentan y no es, en lo general, porque vayan a trabajar…

Que un proyecto universitario fracase o que no logre sus objetivos ya es triste y costoso. Pero dos cosas preocupan todavía más: primera, que el modelo de la UACM se aplica a las 100 Universidades del Bienestar Benito Juárez -UBBJ-; segunda, que la mitad de las UBBJ se ubican en plazas gobernadas por MORENA.

Ahora sáqueme de una duda, señora secretaria: los recursos de las UBBJ no serán manejados por la SEP, sino por el Centro Regional de Educación Fundamental para América Latina.  ¿Cómo y por qué…?

Pero eso sí, las UBBJ están “prendidas al corazón” del presidente.

 

 

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

 

Comentarios:

Destacado:

+ -