Mundo


Fiscal de Israel acusa a Netanyahu de “graves delitos” de corrupción

El Primer Ministro se niega a dimitir y denuncia golpe de Estado. La imputación agrava la crisis de gobernabilidad y precipita al país a sus terceras elecciones en menos de un año

Fiscal de Israel acusa a Netanyahu de “graves delitos” de corrupción | La Crónica de Hoy

Benjamín Netanyahu se convirtió ayer en el primer ministro de Israel que va a ser juzgado por corrupción, lo que anticipa un final desastroso para El Rey Bibi, que precipita al Estado judío a sus terceras elecciones en menos de un año, dado el fracaso a la hora de formar gobierno del todavía mandatario conservador y de su adversario en las urnas, el centrista Beni Gantz.

El fiscal general del Estado israelí, Avijai Mandelblit, afirmó que tomó la decisión de acusar a Netanyahyu “de graves delitos de corrupción gubernamental” —fraude, cohecho (soborno) y abuso de confianza—, basado “sólo en consideraciones legales y fundamentadas en evidencias”.

“Día triste”. Mandelblit concluyó la acusación con “pesadumbre pero con todo el corazón” y calificó el día como “difícil y triste” para Israel pero aseguró que “la aplicación de la ley no es una opción” ni una “cuestión de derecha o izquierda”.

El cargo más grave es el de cohecho, pero, para el fiscal, el delito de fraude y abuso de confianza también son serios y se refieren “a la prohibición a los servidores públicos de explotar su cargo y su estatus para obtener favores personales”.

Investigar al fiscal. La reacción del Primer Ministro en funciones fue furibunda. Advirtió que no piensa dimitir e insinuó que quien debería ser investigado y juzgado es el fiscal general de Israel.

“Esta noche estamos presenciando un intento de un golpe de Estado contra el primer ministro con falsas acusaciones y en el proceso de investigaciones sucias y trágicas”, declaró.

Netanyahu, el político que más tiempo lleva en el poder en Israel, llegó a cuestionar al sistema legal israelí y pidió formar un comité externo de asesoramiento para investigar a los fiscales que autorizaron las investigaciones en su contra.

“En el momento más sensible”. Decenas de simpatizantes, que pedían la permanencia de Netanyahu, y de detractores, que le exigían dimitir, se reunieron a las puertas de su residencia, desde donde el primer ministro se dirigió a los israelíes en un discurso televisado y criticó la fecha elegida del anuncio, en el “momento más sensible políticamente desde el establecimiento del Estado”.

Este jueves fue un día sin precedentes en Israel, cuando por primera vez en su historia, y tras el fracaso de Netanyahu y el centrista Beny Gantz para formar gobierno, el presidente israelí, Reuvén Rivlin, tuvo que entregar el mandato al Parlamento (Knéset) que ahora tiene un último intento para evitar unas terceras elecciones en menos de un año.

Gantz, líder de la coalición centrista Azul y Blanco, que se opuso a formalizar un gobierno de unidad dirigido por Netanyahu por estas sombras legales, aseguró que este ya no tiene “mandato público y moral para tomar decisiones trascendentales” para Israel.

La posibilidad de seguir negociando un gobierno de unidad entre las formaciones del Likud y Azul y Blanco se aleja ahora de cara a este período de 21 días que tiene el Parlamento para que uno de sus diputados consiga el apoyo de 61 legisladores (de un total de 120) e intente la formación del Ejecutivo.

Mayoría pide dimisión. Una encuesta publicada por Canal 12 informó que el 46% de los israelíes consideraba que Netanyahu debía dimitir al ser acusado, frente al 30% que cree que debe continuar en el cargo.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -