Opinión


Fitur 2019. Recuperar la confianza

Fitur 2019. Recuperar  la confianza | La Crónica de Hoy

La agenda de la Secretaría de Turismo del gobierno federal es mucho más que el megaproyecto del Tren Maya. El tren es un proyecto muy ambicioso, el más grande en muchos años con la excepción del AICM que está agonizando, muriendo un poco más cada día. El Tren, en cambio, tiene apoyo político sólido, pero incluso los cálculos más optimistas hablan de que estará operando hacia final del sexenio, si es que el comandante Galeano y los zapatistas no se ponen necios y lo paran en seco, lo que puede ocurrir.

Entre las atribuciones de la Sectur no está la negociación con los zapatistas, que es una de las tareas del Gabinete de Seguridad, y en cuanto a la construcción la primera responsable es la SCT. A Sectur le compete acelerar la puesta en valor de las comunidades donde habrá estaciones, de modo que puedan retener turistas, generar derrama económica y elevar el nivel de ­vida de la población.

La agenda incluye otros muchos temas en el día a día, que se tienen que atender. Hay que afinar la estrategia para seguir adelante con las acciones de promoción sin el dinero que antes manejaba el CPTM y que ahora se direccionó a la Península de Yucatán. Una tarea inmediata, que ya tiene que estar decidida a estas alturas del año, es la participación de México en la Feria Internacional de Turismo de Madrid, Fitur 2019, el evento que abre de manera formal el calendario turístico internacional.

Un buen desempeño en la feria hace la diferencia entre el éxito y el fracaso para muchos destinos. No hablo de tener un stand llamativo con abundante tequila y tacos de cochinita pibil, lo que está muy bien, sino de construir una relación fluida con los grandes compradores que están inquietos por el cambio de gobierno y, hay que decirlo, por la abrupta cancelación del aeropuerto de Texcoco. La Fitur es oportunidad inmejorable para que la delegación mexicana, que encabezará Miguel Torruco, envíe el mensaje de que las cosas están bien y que de hecho pueden estar mucho mejor. No será fácil. El tema de la cancelación desconcertó a muchos.

Lo primero es desembarcar en Madrid con un discurso sólido, coherente, creíble de la cancelación del proyecto, de la opción de Santa Lucía y de los beneficios del Tren Maya. A Torruco la prensa española le preguntará sobre el descontento zapatista. Los argumentos que se manejarán aquí no siempre funcionan fuera. Aquí, por ejemplo, se dice que la cancelación fue un manotazo para dejar en claro quién es el nuevo mandón en el país, y con respecto al Tren, que ofreciéndole una barbacoa a la Madre Tierra no habría problemas. Esos argumentos no hay que llevarlos al viaje.

La expedición a la Fitur es, en consecuencia, un operativo para recuperar la confianza, que es un bien que debe manejarse con mucho cuidado. El turismo en nuestro país goza de buena salud, pero hay frentes que no pueden descuidarse. Uno importante es el compromiso de ­atenuar las abismales diferencias que hay en ciertos destinos con zonas paradisíacas y cinturones de miseria inadmisibles; otro es del turismo social, crucial en un gobierno de izquierda.

Tema toral es el de la seguridad. La convivencia de ­cocaína y paz es muy complicada, más temprano que tarde aparecen los ajustes de cuentas. Los destinos turísticos se tienen que vigilar como instalaciones estratégicas, pues eso son. El nuevo gobierno ha pedido a los gobiernos estatales un atractivo turístico ancla alrededor del cual se articule la oferta turística. No hay tiempo qué perder.

 


jasaicamacho@yahoo.com
@soycamachojuan

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -