Opinión


Gerardo Fernández Noroña

Polémico y fiel a ser blanco de los reflectores, el legislador del PT deberá rendir cuentas ante los órganos disciplinarios del Congreso de la Unión, donde se espera ofrezca una disculpa pública a la diputada panista de Tlaxcala, Adriana Dávila, por ofenderla al asegurar que tiene nexos con redes de trata de personas en la entidad, además de que deberá aclarar dichas imputaciones contra la legisladora, y ante todo, por incitar a la violencia al señalar en la visita que hizo a Tlaxcala: “Pásenme elementos para ponerle una chinga la próxima vez que abra la boca”. Aunque el legislador no se dirigió por nombre a la legisladora, hacer alusión a ella en su estado natal no es para ignorarse y menos por sus expresiones machistas y misóginas.

Gerardo Fernández Noroña | La Crónica de Hoy

Polémico y fiel a ser blanco de los reflectores, el legislador del PT deberá rendir cuentas ante los órganos disciplinarios del Congreso de la Unión, donde se espera ofrezca una disculpa pública a la diputada panista de Tlaxcala, Adriana Dávila, por ofenderla al asegurar que tiene nexos con redes de trata de personas en la entidad, además de que deberá aclarar dichas imputaciones contra la legisladora, y ante todo, por incitar a la violencia al señalar en la visita que hizo a Tlaxcala: “Pásenme elementos para ponerle una chinga la próxima vez que abra la boca”. Aunque el legislador no se dirigió por nombre a la legisladora, hacer alusión a ella en su estado natal no es para ignorarse y menos por sus expresiones machistas y misóginas.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -