Opinión


Gobernar a ras de tierra

Gobernar a ras de tierra | La Crónica de Hoy

El estilo de gobernar a “ras de tierra” por gran parte de la nueva estructura del gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador es evidente cuando uno visita muchas de las comunidades que solían ser los rincones más olvidados  de nuestro país. Sitios donde las comunidades  han sido testigos de la llegada de funcionarios de primer nivel para atender lo más sensible de sus localidades por años.

Anteriormente los funcionarios sólo iban a las zonas bonitas a la que los (ex) delegados de las dependencias en los estados o muchos de los gobiernos estatales querían llevar a los funcionarios federales, en visitas relámpago, que escondían a sus ojos las cosas “feas”, en un marco de gasto ostentoso y prepotente. Dejando una herencia de corrupción de obras que no sirven; por ejemplo, la planta de tratamiento de agua del municipio de Palenque, Chiapas, que de acuerdo con el reporte oficial de CONAGUA en 2016 se encuentra  catalogada en un estatus de “en operación” cuando la obra jamás se terminó de construir condenando al río a donde va a terminar todas esas descargas.

Sin embargo ahora muchos de los funcionarios pasan más tiempo fuera del escritorio y más en el territorio nacional, más tiempo con las manos en la obra y dedicado a servir a la gente en un marco de pobreza franciscana (con la riqueza que ofrenda la naturaleza) y de iguales con los pobladores locales.

Un gobierno presente con la gente, innovando y y dandole rostro humano a las instituciones. Estos aspectos son imposibles de ser evaluados por quienes gustan analizar el contexto social, económico y político que vive el país desde la comodidad exclusiva de su “tuiter” o la palabrería, soslayando las acciones que se están llevando acabo.

Basta darse una vuelta a Tenosique, Tabasco, donde en tan sólo una semana han recibido funcionarios de la Secretaría de Turismo para fomentar el turismo sustentable de la zona, a la de Relaciones Exteriores para atender temas de migración y desarrollo y la Secretaría de Bienestar para el programa Sembrando Vida y empleo temporal a migrantes que soliciten refugio, siendo uno de los primeros sitios en recibir a la Guardia Nacional que fue ampliamente aceptada por la mayor parte de la población local.

Gobernar a “ras de tierra” permite trabajar directamente con el sentir y las necesidades reales de la gente que no se pueden contemplar desde la frialdad de la numeralia; la realidad es palpable o no es real. Por primera vez en mucho tiempo el gobernante conoce las prioridades del pueblo al que sirve por la experiencia directa al convivir con él.

El presidente López Obrador ha inspirado a toda una nueva generación de funcionarios a que se “embarren los zapatos”, a ser pueblo que gobierna como un acto de servicio y amor a México y a la Patria.

Y me atrevo a decir todo lo anterior porque he sido testigo y participante de esto, el concepto de ser un “siervo de la nación” es un legado del generalísimo Morelos que sigue vivo en el subconsciente colectivo y que hoy ha despertado nuevamente pero desde el Gobierno.

Son otros tiempos, hay un mundo nuevo que está naciendo y un Pueblo que gobierna obedeciendo.

 

 

 

@CesarG_Madruga

madrugacesardaniel@gmail.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -