Mundo


Guatemala elige presidente tras el experimento fatídico de Jimmy Morales

Incertidumbre. A un día para las elecciones, la mitad de los guatemaltecos no sabe por quién votar, después de que el tragicómico presidente, investigado por corrupto, lograra apartar de la contienda a la exfiscal Thelma Aldana, heroína popular y clara favorita

Guatemala elige presidente tras el experimento fatídico de Jimmy Morales | La Crónica de Hoy

En 2015, miles de guatemaltecos se manifestaron durante veinte sábados seguidos para protestar contra el entonces presidente Otto Pérez Molina. Hartos de la corrupción y la impunidad, los ciudadanos exigían que el mandatario renunciara y fuera juzgado. Y lo lograron.

De aquel hartazgo nació la victoria de Jimmy Morales, un popular cómico televisivo que, como ‘outisder’, sirvió de catalizador contra la corrupción institucionalizado. El experimento no pudo salir peor. Morales ha resultado ser un mandatario inepto, autoritario, corrupto y sordo ante los reclamos populares.

Morales ha buscado condonar las condenas a militares encarcelados por crímenes de lesa humanidad durante la guerra civil, ha logrado bloquear candidaturas electorales en los últimos meses presionando a la justicia. Pero, sobre todo, ha buscado liquidar la tarea anticorrupción de la CICIG, órgano impulsado en 2007 por la ONU, después de que este empezara a investigar irregularidades en su financiamiento de campaña. De hecho, si nada cambia, la CICIG dejará de operar en Guatemala el 3 de septiembre próximo pese a que tiene un 72 por ciento de apoyo popular, según una encuesta de Prodatos.

BOFETADA AL PUEBLO. El caos y la división generados por Morales han dejado desconcertado al pueblo, especialmente tras la decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de expulsar de la carrera presidencial en abril a la principal favorita, la exfiscal Thelma Aldana, aliada de la CICIG. Su papel en las causas contra Pérez Molina y contra Morales le brindaron un gran cariño popular.

¿El motivo del veto? Una supuesta contratación irregular durante su servicio al frente del Ministerio Público, lo que llevó a Aldana a acusar a Morales y a las élites empresariales, golpeadas por la CICIG, de conspirar en su contra.

FRAGMENTACIÓN ELECTORAL. Sin Aldana al frente, la candidata favorita ahora según las últimas encuestas es Sandra Torres, que se presenta por el socialdemócrata UNE, quien promete construir 300 mil viviendas sociales en un año y sacar a los militares a la calle para atajar la crisis de inseguridad, una receta bien conocida en México.

Sin embargo, Torres apenas cuenta con alrededor del 20 por ciento de intención de voto, seguida del derechista Alejandro Giammattei con el 14 por ciento, según el último sondeo de Prodatos, que además refleja que el 48 por ciento duda sobre por quién votar.

SALVAR A LA CICIG. Quizás lo explique la ausencia del tema CICIG en el debate; con Aldana apartada, ningún candidato apoya abiertamente la labor del organismo. En el mejor de los casos, silencio; en otros, como el de Roberto Arzú, cuarto en las encuestas, rechazo explícito.

Este escenario deja a Guatemala sumida en las más absoluta incertidumbre ante una primera vuelta más abierta que nunca. La esperanza de muchos es que, sea quien sea que llegue a la segunda vuelta, no tenga más remedio que posicionarse sobre la CICIG, para votar por quien la respalde y lograr que Morales no culmine su proyecto de devolver al país al reino de la impunidad. Porque con la migración, la pobreza, la violencia y el hambre bastante trabajo tendrá quien mande ahora.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -