Mundo


Guía sobre la peligrosa escalada bélica entre India y Pakistán

Las dos potencias vuelven a pelearse por Cachemira. El mundo tiembla por miedo a que el explosivo coctel religioso- territorial-nacionalista degenere en una guerra. Motivos sobran: ambas tienen armas nucleares.

Guía sobre la peligrosa escalada bélica entre India y Pakistán | La Crónica de Hoy

Paquistaníes festejan en Karachi el derribo de cazas indios. (Foto: EFE)

1.- ¿Qué ha causado la mayor escalada de tensión en medio siglo?

—El 14 de febrero, un terrorista suicida se inmola al paso de un camión policial en la parte de Cachemira controlada por Nueva Delhi y reclamada por Islamabad (alegando que su población mayoritaria es musulmana y se siente paquistaní). El atentado, el más letal en dos décadas con 44 policías indios muertos, fue reivindicado por Jais-e-Mohammed o JeS (en urdu, El Ejército de Mahoma), grupo islamista que lucha por la anexión de toda Cachemira a Pakistán.

 

2.- ¿Por qué India ataca a Pakistán, después de 48 años de tensa calma?

—Porque el gobierno indio acusa al paquistaní de haber convertido el territorio que controla de Cachemira en un santuario terrorista desde donde atacan objetivos militares indios con sólo cruzar la llamada Línea de Control, la frontera de facto que separa el tercio de territorio cachemir paquistaní de los dos tercios en manos de India. Además, Nueva Delhi acusa a Islamabad de haber puesto ya en libertad a Masud Azhar, líder de esa organización considerada terrorista por la ONU.

Azhar ordenó en 2016 el ataque a una base militar india, con el resultado de seis soldados muertos. Para evitar la represalia bélica india, las autoridades paquistaníes lo encarcelaron, pero los servicios de Inteligencia de EU e India lo han detectado en libertad y de nuevo operativo.

Tras sentirse engañado, el gobierno indio decidió esta vez pasar a la acción y el martes realizó su primer ataque aéreo contra territorio paquistaní desde la corta guerra que sostuvieron ambos países en 1971 a cuenta de Cachemira.

 

3.- ¿Por qué India atacó ahora y no tras los graves atentados de Bombay en 2008?

—Porque, a pesar de que los ataques islamistas contra Bombay de 2008 dejaron un saldo de 173 muertos y más de 300 heridos, el entonces primer ministro, el moderado Manmohan Singh, buscaba la reconciliación con la archienemiga Pakistán.

Singh, del Partido del Congreso Nacional Indio, fundado por Mahatma Gandhi, cuidó mucho de culpar a Pakistán de estar detrás del atentado, pese a los lazos de los terroristas abatidos con grupos de liberación cachemir, y se limitó a señalar que “los ataques probablemente tenían vínculos externos”.

Sin embargo, con la llegada al poder en 2014 del nacionalista hindú Narendra Modi, todo lo ganado en la frágil relación entre los dos países se perdió. Tras la matanza la semana pasada de policías indios en Cachemira, Modi hizo una afirmación inquietante y premonitoria: “La sangre de los indios está hirviendo”.

Detrás de esta declaración bélica se esconde, no obstante, otro factor relevante en esta crisis. En India hay elecciones en primavera y Modi busca la reelección, por lo que quiere sacar provecho de la sed de venganza de muchos indios tras el ataque contra sus policías.

“Es una oportunidad para Modi de hacer lo que más le gusta: proyectar una imagen de fuerte liderazgo”, declaró a la revista Time Sumantra Bose, profesora de Política Internacional y Comparada de la London School of Economics.

 

4.- ¿Cuál es la posición de Pakistán en esta nueva crisis?

—Como en cada ataque islamista contra objetivos indios, Islamabad se lava las manos y niega que apoye, proteja, financie o arme a organizaciones separatistas cachemires. Tras escuchar las amenazas de Modi, el gobierno paquistaní advirtió que respondería a cualquier provocación bélica, y así lo hizo ayer, con el resultado de dos cazas indios derribados y un piloto arrestado.

Pese a que los paquistaníes celebraron en la calle este derribo como si hubiesen ganado a India la Copa Mundial de Críquet, el precisamente exjugador de críquet y desde agosto joven primer ministro, Imran Khan, es quien está llevando con más sentido común esta nueva crisis por Cachemira. Ayer, en un discurso a la nación, dijo lo siguiente: “La historia nos enseña que las guerras son fruto de infinidad de errores de juicio. Mi pregunta es: Dadas las armas que tenemos, ¿podemos permitirnos errores de cálculo? Deberíamos sentarnos y hablar”.

Las armas a las que se refería Khan son armas nucleares y lo que convierte en muy peligrosa esta crisis para el mundo es que estas dos naciones, archienemigas y vecinas, poseen suficientes armas de destrucción masiva para destruirse mutuamente. Basta que una de ellas cometa un error fatal.

 

fransink@outlook.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -