Mundo


Hallan 751 tumbas sin identificar en otro internado para niños indígenas en Canadá

El descubrimiento llega semanas después de que encontraran restos de 215 niños en uno de los centros gestionados casi siempre por religiosos y usados para borrar la identidad de los pequeños. Indígenas reclaman disculpas del Vaticano.

Hallan 751 tumbas sin identificar en otro internado para niños indígenas en Canadá | La Crónica de Hoy

Imagen del proceso de búsqueda de las tumbas con el radar de terrenos (Coweness First Nation).

Un grupo indígena canadiense anunció este miércoles el descubrimiento de 751 tumbas sin identificar en los terrenos de una antigua residencia escolar en la que fueron internados a la fuerza miles de niños indígenas durante casi un siglo.

El grupo indígena cowessess, en la provincia de Saskatchewan, en el oeste de Canadá, dijo que ha descubierto las tumbas en los terrenos de la escuela residencial Marieval, situada unos 2 mil 500 kilómetros al noroeste de Toronto y que estuvo en funcionamiento entre 1899 y 1997.

La búsqueda de las tumbas comenzó el pasado 1 de junio, después de un año de retrasos debido a la pandemia. Se utilizó para ello la tecnología de radares de penetarción de terreno, siguiendo reportes de ancianos que aseguraban que había cuerpos enterrados dentro y fuera de los límites del centro.

Finalmente, el radar ha permitido detectar 751 tumbas, aunque podrían ser algunas menos, debido a que la tecnología tiene un margen de error de entre el 10 y el 15 por ciento. Esto permite asegurar que son al menos 600 tumbas confirmadas.

Sin embargo, no se trata de una fosa común, sino que son tumbas individuales. Inicialmente, pudieron estar identificadas, pero según indica el canal local CTV News, los dirigentes católicos de la residencia habrían retirado las piedras con los nombres antes de dejar la dirección del centro, en 1969.

Este descubrimiento llega después de que el 28 de mayo el grupo indígena tk'emlúps te secwépemc, en la Columbia Británica, anunciara el descubrimiento de los restos de 215 niños aborígenes enterrados en tumbas no marcadas en la residencia escolar de Kamloops. Ese hallazgo también se pudo lograr gracias a la tecnología del radar de penetración.

“TRÁGICO, PERO NO SORPRENDENTE”

El jefe de la Asamblea de Primeras Naciones (AFN por sus siglas en inglés), el grupo que representa a los distintos grupos indígenas del país, señaló en Twitter que "las noticias del descubrimiento de cientos de tumbas sin marcar en la primera nación cowessess es absolutamente trágico pero no sorprendente".

"Solicitó a todos los canadienses a estar junto a los indígenas en estos momentos extremadamente difíciles y emocionales", añadió.

ESPERAN MÁS DESCUBRIMIENTOS SIMILARES

La Federación de Naciones Indígenas Soberanas (FSIN) de Saskatchewan, que representa a los 74 grupos indígenas de la provincia, señaló que es más que probable que en los próximos días aparezcan numerosas nuevas tumbas sin identificar en otras residencias escolares.

FSIN ha iniciado una búsqueda sistemática en la mayoría de las escuelas residenciales situadas en Saskatchewan, más de 20, desde que se anunció el descubrimiento de los restos humanos en Kamloops.

UN SIGLO DE BRUTALIDAD Y MUERTE

El sistema de residencias escolares para indígenas fue impuesto por las autoridades canadienses a finales del siglo XIX para eliminar la cultura aborigen del país. Los niños indígenas eran sacados a la fuerza de sus comunidades y enviados a estos internados situados en algunos casos a cientos de kilómetros de sus familias y comunidades.

Entre 1890 y 1997 más de 130 escuelas residenciales funcionaron por todo Canadá y unos 150 mil niños indígenas fueron internados en estas instituciones que eran administradas por órdenes religiosas, en su mayoría católicas.

En las residencias escolares, los niños indígenas sufrieron abusos físicos, psicológicos y sexuales de forma sistemática e incluso experimentos a manos de científicos gubernamentales.

En 2015, la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Canadá concluyó que 1 de cada 50 niños enviados a las residencias escolares, murieron en las instituciones, alrededor de 3 mil 200 niños, aunque los dirigentes indígenas creen que la cifra es conservadora.

En muchos casos, las familias de los niños internados nunca recibieron notificación de las muertes.

“ES UNA RESPONSABILIDAD QUE SOPORTAMOS”

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, reaccionó al anuncio del descubrimiento de las tumbas con un comunicado, replicado por CNC Canada, en el que aseguró que “estos hallazgos solo agudizan el dolor que las familias, supervivientes y todas las personas y comunidades indígenas ya sentían”.

“El dolor y trauma que sienten es una responsabilidad que Canadá debe soportar, y el gobierno continuará brindando a las comunidades indígenas de todo el país el financiamiento y recursos que necesiten para sacar a la luz estas terribles maldades”, agregó Trudeau.

PIDEN DISCULPAS AL PAPA

El jefe indígena Cadmus Delorne aseguró este jueves, en declaraciones recogidas por la agencia EFE, que el papa Francisco debe disculparse por "lo que ha pasado en la residencia escolar de Marieval, su impacto en la primera nación de los cowessess, los supervivientes y sus descendientes".

Comentarios:

Destacado:

+ -