Academia


“Hay empresas en Europa y EU limpias Que traen sus procesos sucios a México”

NUESTROS CIENTÍFICOS Lilia América Albert es pionera en toxicología en el país y una de las personas que influyó para que México dejara de usar el plaguicida DDT, en los años 90s, después de una larga batalla intelectual

“Hay empresas en Europa y EU limpias  Que traen sus procesos sucios a México” | La Crónica de Hoy

El próximo sábado 23 de enero, Lilia América Albert recibirá un Doctorado Honoris causa de parte de 17, Instituto de Estudios Críticos.

Al ser humano le cuesta trabajo pensar a largo plazo, sobre todo si son políticos o autoridades en funciones. Este rasgo ha sido uno de los obstáculos que han enfrentado los investigadores mexicanos en toxicología para hacer notar los daños al medio ambiente en general, a la salud de las personas y de los animales que provocan numerosos procesos agrícolas, mineros, industriales y de construcción, porque sus efectos tardan muchos años en manifestarse. En muchos casos las autoridades no llegan a ver los daños que causaron sus omisiones o no pueden rastrear a los responsables del pasado.

Estas reflexiones son sólo una muestra del conjunto de ideas, preguntas y críticas que comparte con los lectores de Crónica la científica mexicana Lilia América Albert Palacios, pionera en toxicología en el país y una de las personas que influyó para que México dejara de usar el plaguicida DDT, en los años 90s, después de una larga batalla intelectual, con base en los resultados de sus investigaciones, resumidos en su artículo “Persistent Pesticides in México”.

Vía telefónica, desde la ciudad de Xalapa, la académica habla de su largo recorrido biográfico y académico, que incluye el haber estudiado la carrera de Química Farmacéutica Bióloga (QFB) en las nuevas instalaciones de la Escuela de Química en la Ciudad Universitaria de la UNAM; también fue una de las primeras estudiantes de posgrado en química del Centro de Investigación y Estudios Avanzados el IPN (Cinvestav-IPN) y primera presidenta de la Sociedad Mexicana de Toxicología.

El próximo sábado 23 de enero, Lilia América Albert recibirá un Doctorado Honoris causa de parte de 17, Instituto de Estudios Críticos, en el marco del Coloquio Internacional “El sistema de salud. La salud del sistema”. Antes, el jueves 21, a partir de las 9 am, ofrecerá la conferencia magistral Omisiones en el control de tóxicos en México: consecuencias actuales y futuras.  Esta plática se podrá escuchar en la dirección de internet https://17radio.org/

“Los toxicólogos conocemos muy bien una conducta que se presenta en todas las autoridades: cuando se les informa que hay un problema de los efectos de la contaminación de agua, aire o suelo con sustancias tóxicas, lo primero que hacen es intentar taparlo, echarle tierra y enterrarlo; después, negarlo y, finalmente, hasta donde sea posible, olvidarse de él, porque son problemas que complican o frenan sus otros proyectos políticos, no son manejables o “alteran la paz social”.

Como muchos de esos efectos son de largo plazo, muchas autoridades prefieren “hacerse de la vista gorda”, indica la profesora, quien vuelve a reflexionar en voz alta sobre la naturaleza humana:

“No creo que las autoridades sean tontas o malévolas. Creo que muchas veces hay ignorancia personal o institucional sobre temas complejos en el momento de decidir. Por eso no hay que dejar de enseñar”.

Un poco más adelante habla de los cambios que detecta en las autoridades.

“Ha sido muy lento y difícil, pero sí ha habido un cambio de actitud en algunas partes del gobierno. Me refiero a algunas instituciones de salud y de medio ambiente que ahora tienen una visión más cercana a las necesidades de la comunidad, en comparación con las de las autoridades previas. En este sentido sí he visto cosas que me hacen tener esperanza en la llamada 4T, por ejemplo, los Programas Nacionales Estratégicos o PRONACES que ahora impulsa la doctora Elena Álvarez-Buylla desde el Conacyt y que buscan que los investigadores salgan de sus cubículos y que atiendan a temas importantes para la población o para el país. Esto es así, porque de muy poco sirve hacer investigaciones, generar datos, y publicar artículos y dar conferencias por el mundo si no se aportan respuestas y soluciones a las comunidades que padecen los problemas y ayudaron a conseguir los datos”, subraya.

 

TOXI-TOUR.  Nacida en Rafael Lara Grajales, Puebla, Lilia América Albert vivió en la Ciudad de México desde los 8 días de edad hasta concluir su Doctorado en Química en el Cinvestav. Ella y su hermana fueron las dos primeras integrantes de su familia en concluir una carrera universitaria y, además, alcanzar el grado académico de Doctoras.

En 2019 colaboró en la organización del Toxi-Tour en el que legisladores, periodistas, líderes religiosos y activistas ambientales de Europa, Estados Unidos y Canadá visitaron con un grupo de activistas y líderes mexicanos seis zonas de México en las que hay casos notorios de toxicidad ambiental.

“Hay empresas de Europa y Estados Unidos que en sus países son muy limpias y cumplen estrictamente con lo que establece la ley, pero traen a México y a otros países de un nivel similar las partes más peligrosas de sus procesos en lo que usualmente se llama “exportación de riesgos”. Con ese fin, crean empresas que maquilan para ellos pero que están totalmente desafiliadas para que no se identifique que tienen vínculos o son parte de las empresas que en Europa o Estados Unidos se presentan como limpias. El Toxi-Tour sirvió para mostrar ese tipo de empresas y sus efectos. Sólo se visitaron seis zonas, en una semana, por cuestiones logísticas, pero en México hay muchas más”.

Comparte que hay temas que le preocupan mucho porque en México pareciera que ningún funcionario o legislador se ha percatado de sus graves riesgos:

1) Los agentes con actividad  hormonal, conocidos generalmente como perturbadores endocrinos. Actualmente se ha reconocido que más de mil sustancias tienen estas propiedades; en México no hay control de ninguna clase sobre ellas, a pesar de su regulación ya está en curso en varios países.

2) Los plaguicidas Altamente Peligrosos, pues de los poco más de 300 ingredientes activos reconocidos así por la Pesticide Action Network (PAN Internacional), más de 180; es decir, casi dos terceras partes tienen registro vigente en México sin que se vea que las autoridades responsables en los sectores de salud, ambiente y agricultura estén enteradas de los enormes riesgos presentes y futuros de este descuido para el ambiente y la salud en el país

3) Las Regiones de Emergencia Ambiental (REAs) que son regiones en las que tradicionalmente  se han instalado empresas contaminantes sin el menor cuidado o control. Como se dice antes, en diciembre de 2019 se realizó la Toxi-Tour y, como resultado, por primera vez en la historia del país, las autoridades federales se dieron por enteradas y ya están en curso varias actividades. Me interesa mucho lo que pase en este tema, pues creo que la solución de los problemas que afectan a estas regiones puede orientar la solución en otras, lo que es fundamental para el futuro del país.

 

Comentarios:

Destacado:

+ -