Cultura


Hay que recordar a Lázaro Cárdenas también como fundador de instituciones

Es lamentable que se haya convertido en símbolo de la expropiación petrolera y se olvide la parte educativa y cultural, con la creación del INAH y el IPN, señala la historiadora Veka G. Duncan.

Hay que recordar a Lázaro Cárdenas también como fundador de instituciones | La Crónica de Hoy

Veka G. Duncan y Francisco Robles Gil presentan el libro Cara o cruz: Lázaro Cárdenas, una biografía del político.

Que Lázaro Cárdenas (Michoacán, 1985- Ciudad de México, 1970) sea símbolo de la expropiación petrolera ha hecho que se olvide su papel de fundador de instituciones como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), expresa en entrevista Veka G. Duncan, historiadora y autora del libro Cara o cruz: Lázaro Cárdenas, editado por Taurus.

En este libro, Duncan y el coautor Francisco Robles Gil trazan una biografía del político mexicano desde su adiestramiento militar hasta sus convicciones por hacer posible el reparto agrario y poner la industria al servicio del campo.

“Es muy lamentable que se haya convertido en símbolo de la expropiación petrolera porque se nos olvida la parte educativa y cultural que impulsó. Lázaro Cárdenas se dio cuenta de la necesidad de instituciones para estabilizar al país y para lograr muchas causas revolucionarias que se habían diluido, como el tema de alfabetización y educación”, señala la historiadora.

Además del INAH e IPN, durante los años 30 del siglo pasado nacieron instituciones como el Departamento Autónomo de Asuntos Indígenas, Brigadas de Penetración Cultural Revolucionaria Indígena, Primera Asamblea de Filólogos y Lingüistas  y la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda.

Veka G. Duncan resalta la creación del IPN por ser un proyecto revolucionario. “Hubo una vocación social de Cárdenas por las clases obreras. Estaba la sensación de que a Plutarco Elías Calles (expresidente de 1924 a 1928) no le habían interesado los grupos campesinos ni obreros, que había perdido el rumbo del proyecto revolucionario y entonces Cárdenas se dio cuenta y quiso recuperar ese rumbo”, señala.

El espacio donde las clases obreras pudieran formarse y profesionalizarse para mejorar sus condiciones de vida terminó siendo el IPN.

Sobre la creación del INAH, la historiadora comenta que cuando Lázaro Cárdenas trabajó con Calles tuvo que apoyar una campaña contra los yaquis, situación que no lo dejó tranquilo.

“Si uno revisa sus diarios, escribió cosas que no lo hicieron sentirse cómodo con los yaquis y es posible que a partir de ahí surgiera la idea de entender al mundo indígena. En 1939 Cárdenas fundó el INAH y se hicieron los primeros estudios filológicos de las lenguas indígenas”, destaca.

Eso es interesante, añade la autora, porque la formación militar del personaje se reflejó en una visión sobre las carencias de los pueblos indígenas.

PASADO MILITAR. Uno de los datos que ofrece el libro Cara o cruz: Lázaro Cárdenas es que el expresidente de México (de 1934 a 1940) tuvo una formación militar y que su mentor fue el exmandatario Plutarco Elías Calles.

—¿Qué tan determinante fue para Cárdenas su paso por la milicia?

—El libro se enfoca en su periodo de gobierno como presidente y no ahondamos tanto en su formación, sin embargo, hay momentos necesarios de mencionar para entender al personaje en toda su dimensión.

“En cuanto al tema militar lo abordé porque me parecía interesante que la gente entendiera de dónde venía Lázaro Cárdenas antes de llegar a la presidencia porque si nos enfocamos a ese momento de su vida militar, nos arroja muchas claves sobre quien era él como persona”, responde.

A los 18 años de edad, Cárdenas huyó de su natal Jiquilpan porque ya se había involucrado en cuestiones políticas, entonces se unió a la lucha revolucionaria.

“Él había participado antes haciendo panfletos y finalmente a los 18 años decidió irse de su pueblo para entrar a la lucha armada. Así fue como llegó con Plutarco Elías Calles de quien se ganó rápidamente su confianza”, indica Duncan.

“No es que Cárdenas tuviera una gran vida académica pero sabía leer y escribir, algo que le permitió ir avanzando muy rápidamente en rangos porque eso era una habilidad muy preciada en un momento en que México tenía bajos índices de alfabetización”, destaca.

Otro aspecto que resalta la autora es que Lázaro Cárdenas fue general a los 25 años, “eso nos habla de un personaje que tuvo una gran mente para la estrategia y que a futuro fue algo que espejeó posteriormente en su época de presidente”.

PERSONAJES DE LA 4T. El libro de Lázaro Cárdenas forma parte de la colección Cara o cruz, en la cual el editor Alejandro Rosas busca acercar la biografía de personajes históricos al público en general.

“Me invitó Alejandro Rosas a participar en la colección. Este año se buscó abordar a los personajes históricos que son los de la 4T, este año se lanzaron los libros de Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas”, comenta Duncan.

La idea es arrojar luces sobre los hombres fuertes de la historia de México que se han convertido en logo institucional para poder entenderlos en una dimensión más compleja y no sólo como personajes de bronce, añade.

Comentarios:

Destacado:

+ -