Opinión


Hazaña de Jorge Gaviño Ambriz: le ganó un pleito a ¡AMLO...!

Hazaña de Jorge Gaviño Ambriz: le ganó un pleito a ¡AMLO...! | La Crónica de Hoy

 

DIP. JORGE GAVIÑO AMBRIZ,

LEGISLADOR FEDERAL:

+Un derecho nadie te lo da

  y nadie te lo puede quitar

Ramsey Clarck

CIUDAD DE MÉXICO.- Le presento disculpas a doña Rosario Piedra Ibarra por no dirigirme a ella desde el inicio de estas líneas por su merecido ascenso a la CNDH, pero le aseguro que me dirijo a ti, diputado y estimado colega y amigo, con el afán de defender su nombramiento.

El principal problema que tienes, diputado Gabiño, en este asunto, es que vas a pelear con el gran denostador hasta de los asuntos legales y de justicia cuando no se pliegan a su propio concepto sobre la justicia y las normas legales; y si el sistema le dejó actuar así durante toda su ruta  activista, él entiende —según él entiende— que como Presidente de la República puede mantenerse en el mismo rumbo de siempre: su propio capricho…

Así pues, Jorge, te has embarcado en un asunto desquiciantemente peliagudo si antes no logras que el Poder Judicial de la Federación no se vaya a quebrar ante el Jefe actual del Poder Ejecutivo, como ya lo ha hecho a estas alturas del partido mandando, junto a él, al diablo a las instituciones, aun a pesar de que juró respetarlas, defenderlas, apoyarlas y actuar como ellas lo establecen.

Yo no puedo concebir la idea de que Rosario Piedra Ibarra vaya a desobedecer y a violentar las normas que rigen a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, porque sus genes y sus experiencias de vida están impregnadas por la vivencia brutal de haber perdido a su hermano en condiciones que cobijó aquel Estado Mexicano cuya costumbre fue aplicar a sus amigos justicia y gracia y a sus adversarios justicia a secas; y además porque nació en el vientre de otra mujer que tambien, por las condiciones que le generaron sus propias experiencias de vida, ha peleado como todo activista sabe hacerlo —y las mujeres suelen hacerlo con mayor en rectitud y honestidad que los hombres, así lo pienso…—, carga con las aberraciones que generaron la desaparición de su hijo, desde mucho antes de que su propia tragedia la destrozara, pero al mismo tiempo amplió y enardeció más la furia contra la brutalidad como política de Estado.

Por todo lo anterior me pareció magníficamente atinada la decisión del presidente López Obrador de haber enviado a doña Rosario a una instancia que cobija los derechos de todos los mexicanos, pero de manera sobresaliente nuestros derechos humanos, porque así legitimó la travesía de esa mujer por los pantanos y las tormentas de odio y malignidad que por desgracia soportó —y con ello propició— al viejo sistema de oídos sordos, ojos ciegos y labios mudos ante la infamia y la deshonestidad de sus coacusados…

López Obrador y Piedra Ibarra son de una hechura, si no similar, sí muy identificada con la justicia igual para todos, pero principalmente para ayudar a ascender a todos los que permanecen muy por debajo de esa línea de flotación, a que alcancen la altura que los que pertenecemos a este país tenemos por historia, por origen y por conciencia humanitaria.  Interpreto tu intervención como un acto de solidaridad con esa renovación de la justicia mexicana… 

Internet:  Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com             

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -