Opinión


Héctor Ulises García Nieto

Lleva seis meses como director de la Central de Abasto y no ha movido un solo dedo para impedir que el lugar más importante de comercio de la Ciudad de México se haya convertido en el epicentro de las mafias. Todos los días en la CEDA hay corrupción, prostitución, cobro de piso, extorsiones, robos en cualquiera de sus modalidades, narcomenudeo y hasta secuestros de comerciantes. Y lo peor, el morenista abrió la puerta al hampa colombiano, que practica “gota a gota” en el lugar sin que nadie se lo impida; esto sin contar que organizan loterías clandestinas, llamadas “rapidito” y que pueden actuar en la sombra ya que de 400 cámaras de videovigilancia, sólo funcionan 200, por cierto, sin zoom. No hay forma de resolver el problema.

Héctor Ulises García Nieto | La Crónica de Hoy

 

 

Lleva seis meses como director de la Central de Abasto y no ha movido un solo dedo para impedir que el lugar más importante de comercio de la Ciudad de México se haya convertido en el epicentro de las mafias. Todos los días en la CEDA hay corrupción, prostitución, cobro de piso, extorsiones, robos en cualquiera de sus modalidades,  narcomenudeo y hasta secuestros de comerciantes. Y lo peor, el morenista abrió la puerta al hampa colombiano, que practica “gota a gota” en el lugar sin que nadie se lo impida; esto sin contar que organizan loterías clandestinas, llamadas “rapidito” y que pueden actuar en la sombra ya que de 400 cámaras de videovigilancia, sólo funcionan 200, por cierto, sin zoom. No hay forma de resolver el problema.

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -