Escenario


Heidi Ewing reflexiona sobre el trato a los migrantes en EU con emotiva historia de amor

Entrevista. La cineasta, especializada en cine documental, debuta en la ficción con Te llevo conmigo, un intenso romance homosexual inspirado en dos de sus amigos mexicanos que triunfan en su país

Heidi Ewing reflexiona sobre el trato a los migrantes en EU con emotiva historia de amor | La Crónica de Hoy

(Especial) El filme se encuentra en la lista de películas inscritas a los Premios Oscar y figura en las quinielas de los críticos para recibir nominaciones.

“Es una reflexión sobre la memoria, sobre el amor, sobre la pérdida y sobre el sacrificio”

La cineasta estadunidense Heidi Ewing es mayormente reconocida por su trabajo documental, incluso llegó a ser nominada en el 2006 gracias a su filme Jesus camp: Soldados de Dios, en el que muestra un perturbador retrato de la evangelización desde temprana edad a los niños, instruyéndolos a “conquistar América en nombre de Cristo”.

En uno de sus proyectos documentales trató de rendir honores a la historia de dos de sus amigos, “me contaron su historia de conocerse, enamorarse y, finalmente, llegar a los Estados Unidos, donde son dueños de negocios exitosos. Me sorprendió lo que me dijeron y supe que debería ser una película”, expresó la cineasta a Crónica Escenario.

Pasó varios años filmándolos, pero en un momento descubrió que el proyecto no funcionaría como un documental tradicional, así que comenzó a realizar un guion de ficción a partir de sus historias, para inspirar una trama en la cual encontró la mejor forma de rendir un homenaje tomando la esencia de la realidad. 

“Inmediatamente me vino a la mente hacer un documental, pero no quería hacer recreaciones y fue allí que entendí que podría ser un documental bueno, pero no excelente y que merecía el tratamiento de un arco narrativo (...) Me mantuve bastante cerca de lo que me habían dicho a lo largo de los años. Inventé momentos y escenas. Las escenas narrativas más fundamentales que avanzan la historia se adhieren estrechamente a lo que experimentaron”, dijo.

Así es como nació su debut en el cine de ficción con Te llevo conmigo, que nos cuenta el intenso romance entre Iván (Armando Espitia) y Gerardo (Christian Vázquez), dos jóvenes que, debido a la presión social y a la homofobia, se enfrentan a una serie de complicaciones que obligan a Iván, joven aspirante a chef, a viajar a Nueva York para perfeccionar su carrera gastronómica, bajo la promesa de regresar a México por su hijo —a quien no lo dejan ver— y por su amado Gerardo.

“Me conmovió mucho la pasión con la que mis amigos me contaron la historia. Lo que hicimos fue recrear la escena gay underground de la Ciudad de México de los años noventa. Trabajamos con actores de todas las edades y creo que logramos algo verdaderamente especial. Te llevo conmigo es una reflexión sobre la memoria, sobre el amor, sobre la pérdida y sobre el sacrificio. Nunca había estado tan apasionada por una película”, destacó la cineasta.

“Es una película que trata de la memoria, de recuerdos del pasado, de la memoria de un migrante recordando su pasado, de su México al que no ha podido regresar”, dijo Heidi destacando el mensaje que espera que la gente se lleve al ver su trabajo: “Quiero que vuelvan a creer en el amor y que se sientan inspirados por todo lo que los humanos pueden hacer cuando se les pone a prueba”, comentó.

Para Ewing la cinta figura como el más complejo de sus trabajos pues la confrontó a salir de su zona de confort, “el español no es mi lengua materna y la hicimos en México, eso fue todo un reto, pero también hay que decir que nunca había dirigido actores. Creo que cada salto fue aterrador, pero también lo mejor que he hecho en mi vida creativa”, dijo.

Ante la novedad de conocer a México desde cerca y no solo en la voz de sus amigos, al momento de la investigación se encontró el tono dramático a partir de la música, “pasamos mucho tiempo hablando de la música, sobre qué se escuchaba en Puebla durante 1992, en los bares y clubes clandestinos de la época. Hasta el último momento estuvimos buscando la canción perfecta y al final fue ‘Él me mintió’, de Amanda Miguel, que tiene mucho sentido en la película”, dijo.

Esta película debutó con éxito en el 2020 durante el Festival de Sundance, pues recibió el Premio NEXT Innovator, que reconoce a la película más progresista. Ahora el filme ha comenzado a sonar en las quinielas de los críticos estadunidenses como una de las aspirantes fuertes de cara a la próxima edición de los Premios Oscar, debido a que gran parte de la producción es estadunidense. 

Especialmente la revista especializada Variety le ve amplias posibilidades pues, incluso, reconoció el trabajo de Armando Espitia, mexicano de 29 años, cuya actuación fue puesta a la par de Anthony Hopkins (The Father) y Tom Hanks (News of The World): “Yo creo que el público en general está ansioso y tiene curiosidad por películas en otras lenguas en Estados Unidos y la industria lo está entendiendo”, expresó Espitia en una entrevista a Cine Premiere.

“Estamos en un momento histórico e importante para el cine extranjero en Estados Unidos. No hace más falta que ver a Roma y Parásitos. Estamos en un momento de cambio importante y la industria de Hollywood está aceptando y entendiendo que ese es el camino. Como decía (Bong Joon-ho) el director de Parásitos hace poco: sólo falta que rompan la barrera del idioma para que descubran un sinfín de buenas películas”, añadió.

Aspitia ha destacado la capacidad de su filme por conectar desde el lado más humano para hacer un eco sonoro a nivel político al abordar el tema de los derechos de los migrantes: “Es un llamado importante y fuerte para que la gente voltee a ver a los migrantes en Estados Unidos como personas”, dijo.

“Pareciera que es un tema ajeno, pero todos tenemos a alguien que se ha ido”, dijo la mexicana Michelle Rodríguez, quien también forma parte del filme. Esta película, “le pone rostro a un migrante para que lo dejemos de ver como esta masa que cruza las fronteras”, reflexionó la productora Gabriela Maire.

Finalmente, quizás el propósito más importante de este filme lo da su productor Eder Campos: “Una película no puede cambiar el mundo, pero sí la perspectiva de la gente”. La cinta se estrenaría en México en enero, tras los cierres de cine espera nueva fecha de exhibición.

Comentarios:

Destacado:

+ -