Opinión


Homofóbicos: no usen a los niños

Homofóbicos: no usen a los niños | La Crónica de Hoy

No use, bajo ninguna circunstancia, a los niños como justificación para ser homofóbico. Que nunca más en nombre de los niños y la familia se vuelva a negar o restringir derechos a la comunidad LGBTIIIQ.
Los argumentos de que “hay que pensar en los niños y la familia es la base de la sociedad” repetido miles de veces por personas conservadoras y cercanas al Frente Nacional por la Familia, que en su nombre ya engloba una de las problemáticas y visiones más reductoras:  ¿Crear un frente por la familia? ¿Qué familia? No existe una sola familia. Existen muchas.
Las familias son diversas, están integradas no sólo por la visión tradicional de madre, padre (casados), hijos. Por el contrario, en México, según el Censo del INEGI, sólo el 40 por ciento de los hogares se encuentran conformados por ese concepto tradicional. Es decir, el 60 por ciento de las familias están integradas de forma radicalmente distinta.
Las personas que están en contra de las adopciones por parejas gays o de las familias homoparentales usan a los niños para ocultar su discriminación. Repiten argumentos rancios como que los niños imitarán a sus padres y también serán homosexuales. No, es absurdo. La orientación sexual no se hereda, ni mucho menos se aprende. ¿Si no por qué existirían las personas homosexuales en familias donde los padres son heterosexuales? ¿Y si no son homofóbicos ni discriminadores por qué les importaría que un niño sea homosexual?
Otro argumento es que los niños son “adoctrinados” y desde pequeños son obligados a cuestionarse su sexualidad. Y —supuestamente— los niños no deben conocer nada acerca de sexualidad o que no sienten atracción. Por ello, también muchas veces los conservadores están en contra de la educación sexual.
Los niños no son adoctrinados. Son educados para reconocer y respetar la diversidad sexual. En todos los productos culturales infantiles (cuentos, caricaturas, películas, etc) los niños son bombardeados por relaciones amorosas heterosexuales y nadie hace un escándalo. Las princesas se casan con los príncipes.  ¿También prohibimos eso? ¿Por qué sería diferente si la princesa se casa con otra princesa? ¿Qué cambia?
La educación sexual puede ayudar a contrarrestar e identificar abusos. En México las niñas de 6 a 11 años y los niños de 2 a 5 años son las principales víctimas de abuso sexual, según un análisis de casos hecho por el Consejo Ciudadano.
“Los niños sufrirán bullying por tener una familia homoparental”, otro argumento que se dice para ocultar homofobia. Si se preocupan tanto el bullying la única forma de contrarrestarlo —no es negando derechos, ni haciendo prejuicios, ni limitando la diversidad de las familias— es educando a los niños para que entiendan la diversidad sexual y el respeto a todas las formas de familia.
Si los niños son lo más importante y a los que más tenemos que cuidar, tenemos que inculcarles el respeto. Tienen que aprender desde pequeños que una familia se construye para establecer lazos de apoyo y amor. Que no importa la orientación sexual de sus miembros. Porque la orientación no determina la calidad parental.
Los niños no van a discriminar si no aprenden a hacerlo gracias a los adultos. En eso deberíamos enfocarnos y no en usar a los niños para justificar la homofobia con argumentos sin cimientos.

Twitter: @wendygarridog
wengarrido@gmail.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -