Negocios


Impulsar nuestro negocio entre el oleaje pandémico

Sin duda alguna, impulsar un negocio propio hacia adelante es una tarea francamente ardua. Incluso durante el proceso previo a la adquisición de un local

Impulsar nuestro negocio entre el oleaje pandémico | La Crónica de Hoy

Foto Especial

A pesar de la crisis económica que ha enlazado la pandemia del coronavirus, todavía hay emprendedores que apuestan por impulsar un negocio adelante. Abordando los nichos de mercado abiertos en esta etapa, conociendo que para erigir un negocio rentable en México hace falta algo más que dotes empresariales.

Empezar de cero: rentabilidad y rendimiento

Sin duda alguna, impulsar un negocio propio hacia adelante es una tarea francamente ardua. Incluso durante el proceso previo a la adquisición de un local propiamente dicho, debemos concentrar nuestros esfuerzos en todo tipo de parámetros y predicciones de futuro para acertar con nuestra apuesta. Es decir, operar en base a criterios que nos permitan hacer de nuestro proyecto un negocio rentable. Especialmente ahora, en un momento de gran conmoción global que ha causado verdaderos estragos en toda la esfera económica.

Dado que, aparentemente, no es el mejor momento para invertir en un negocio, la realidad es que el peso de nuestro acierto radica en los nichos de mercado que, contra todo pronóstico, ha propiciado esta situación. Hilando un modo de encajar la estrategia en la práctica, los negocios rentables en México con poca inversión por Elavi son un buen muestrario de cuanto hay que saber para tal acción. Asegurando, si de verdad evitamos cualquier paso en falso en el proceso, de poder escalar hasta obtenerganancias de más de $200 mil pesos.

El mercado en tiempos de Covid-19

Como bien recuerda Elavi, empezar a esbozar la idea de abrir un negocio sin demasiado presupuesto es más una condición de todo emprendedor que no un hecho aislado. Se trata de un movimiento vital en nuestras vidas y que, por ello, por el bien de mantenernos a flote, requiere de mucha puntería. En ese sentido, la proyección de futuro de nuestro negocio es primordial. Teniendo en cuenta la actualidad, en mitad de una pandemia vírica como la del Covid-19, un factor con muy poco que sopesar es el del comercio online. Una tipología que, salvando la inversión de un gran espacio físico, ha presentado un auge extraordinario a lo largo del último año.

Tomando un claro ejemplo, Elavi pone de manifiesto la necesidad de realizar un estudio de mercado. En estos momentos, barriendo productos que han ido ganando más acogida entre los consumidores y que, de hecho, guardan relación con las necesidades de la pandemia. Con ello, apostar en estos momentos por impulsar un negocio de venta de productos de limpieza e higiene, mascarillas o incluso humificadores es una buena decisión. Al fin y al cabo, debemos regirnos por la demanda a fin de estructurar una oferta coherente con el público y el contexto, a largo o corto plazo, en el que se incardina.

Sacar provecho del propio medio y de los referentes

A tales efectos, y con la popularidad del comercio online, Elavi propone desarrollar nuestro proyecto tomando referentes clave. En este caso, Amazon y cualquiera de las plataformas de comercio online más masivas de la red son un buen punto de interés y apoyo. Todo radica en saber diferenciarnos y ofrecer necesidades que el cliente no tiene y a un precio competitivo. Un producto asequible para el consumidor, pero que, a su vez, compita con el resto de precios del mercado sin comprometer la recuperación de lo invertido. Una ecuación, aunque fácil a la teoría, que precisa de mucha atención a la práctica.

La suerte de iniciar un negocio en la red es que su mismo medio proporciona todos los datos clave para rendir con fuerza en su ecosistema. Incluso Google nos permite analizar la evolución de un producto a lo largo de su presencia entre los usuarios y sus anuncios en la red. Dado que se trata de Internet, el momento importa más que su lugar. Por lo que es capital conocer a nuestro target potencial, abordarlo con inteligencia y, al mismo tiempo, destacar en el mercado aun a pesar de cuanta competencia se erija a nuestro alrededor.

Planes de estrategia

Como es evidente, siempre existe la posibilidad de encallarnos a mitad de camino, ofreciendo un producto del que ya dispone la competencia, pero que, por un motivo u otro, no hemos conseguido encajar bien en su debido nicho. Con el propósito de revertir el efecto que ello supondría, debemos elaborar un plan estratégico y de marketing que, de nuevo, sea efectivo, pero no nos suponga una gran inversión. Es en este punto donde debemos ser audaces y entender la imagen corporativa como anzuelo. No sólo por cuestiones estéticas, sino, más allá, por cuanto se refiere a su filosofía empresarial y, consecuentemente, la fidelización de los clientes.

Fidelizar al cliente puede ser un trabajo ciertamente complejo. No obstante, el existente estancamiento del consumidor en un contexto pandémico aparece aquí como una ventaja ante cualquier estímulo de novedad. Por ejemplo, llegando a buenos acuerdos con distribuidores o fabricantes y ofreciente ofertas y oportunidades únicas a las que el cliente no pueda tener acceso por otros medios. En caso de que nos vaya bien, cabiendo la posibilidad de diversificar nuestro negocio abordando otros nichos. Porque, al fin y al cabo, la inteligencia y la agudez mental, más que las dotes empresariales, son lo que verdaderamente cuenta.

Comentarios:

Destacado:

+ -