Opinión


Informar de la Pandemia

 Informar de la Pandemia | La Crónica de Hoy

¿Hay algo más importante, más decisivo que el drama social de 63 mil mexicanos muertos, reconocidos oficialmente en apenas seis meses? ¿Hay algún acontecimiento de mayor importancia que el reporte riguroso de lo que se ha hecho bien, de lo que se ha hecho mal, de  lo que queda por hacer para controlar el feroz itinerario de la epidemia? ¿Hay una controversia más urgente de resolver, que dilucidar la dimensión verdadera de la enfermedad en el territorio nacional, luego de que el propio gobierno ha dicho que existen 71 mil muertes adicionales hasta junio, después que declaró que los contagios comprobados deben multiplicarse por ocho y después de que afirmó que el número de muertes ronda tres veces más a las reconocidas en el país? 

Y porque además, la pandemia lo está determinando todo: el derrumbe de la economía, la multiplicación exponencial de la pobreza, vida y hábitos diarios, el rompimiento de relaciones, las formas educativas, los modos de actuar socialmente, nuestra expectativa hacia el futuro. 

El Covid lo toca, lo altera y lo distorsiona todo. Por eso, en un país y con un gobierno serio, nada habría más importante que discutir las condiciones actuales y el balance de la presencia del nuevo coronavirus en México. ¿Qué debería contener ese informe?  

1.- Ofrecer una explicación amplia y clara sobre la cuestión fundamental ¿está o no controlada la epidemia en México? O sea: ¿debemos confiar en que los contagiados, los hospitalizados y las muertes provocadas por el coronavirus se encuentran en una segura ruta de descenso y que así seguirán en los siguientes 14 días? (el tiempo que dura el ciclo típico del mal).

2.- Explicar seriamente, ante la sociedad (el pueblo) mexicana los resultados en la gestión de la epidemia, frente a otros países con población, ubicación geográfica o nivel de desarrollo similares. Porqué no deberíamos considerar a México como uno de los peores países que han gobernado esta tragedia. En su caso ¿Qué lecciones del mundo estamos dispuestos a asimilar? 

3.- La OMS ha advertido que las naciones deben prepararse para una pandemia larga, una circunstancia que, como la fiebre española de principios del siglo XX, puede durar dos años. ¿Cuáles son las coordenadas del plan que se prepara? ¿Qué nuevas medidas de infraestructura sanitaria, de soporte económico, de disciplina social son esperables ante ese escenario friamente previsible en ausencia de vacunas y tratamientos?   

4.- ¿Qué medidas se tomarán en adelante para mejorar la coordinación del gobierno federal y de los gobiernos locales para garantizar el control duradero de la pandemia? ¿Qué va a proponer la Presidencia de la República para que ahora si, y en la perspectiva de un drama de salud más largo de lo imaginado, puedan actuar de manera unificada los distintos órdenes de gobierno, independientemente del partido que proceden? ¿Cúal será su convocatoria? Querétaro o Chiapas, Yucatán o Jalisco, Nuevo León o Colima parecen países distintos y en su desorden, emprobleman y contaminan a los demás, pues la mala gestión del Estado de México -por ejemplo- condenaría permanente al contagio y daño de la Ciudad de México (o viceversa).    

5.- Ante las nuevas previsiones ¿qué directrices sanitarias deben ser modificadas o corregidas? El “quédate en casa” quedó atrás frente a la inmensa necesidad económica, pero en su lugar ¿qué otras medidas deben mantenerse decididamente? ¿cuáles deben de cambiar? Mantener una situación tan delicada y compleja ¿No requiere una pedagogía distinta, mensajes más claros al conjunto de la población, empezando por la orden obligada y universal del cubrebocas? En otras palabras ¿Algo va a cambiar en la estrategia y la comunicación del gobierno?

6.- La economía ha llegado a una zona abisal, impensable en enero: la caída del PIB, en el segundo trimestre del año, fue de 18.7 por ciento a tasa anual, el retroceso más profundo desde que se calculan cifras trimestrales. Y la caída del PIB en el año 2020 radica en un rango que va de -8.8 a -12.9 por ciento (Banxico). Se han perdido un millón de empleos formales y 10 millones de mexicanos están de frente a la pobreza extrema. ¿Habrá una política económica diferente? ¿Una que no empuje la espiral descendente sino que la contrarreste hacia arriba, vistos esos resultados reales? En economía, por ningún lado, hay resultados buenos ¿Habrá alguna corrección?

7.- Las vacunas y los tratamientos son la única esperanza para acortar una pandemia prolongada por dos años. Y su aparición es todavía, muy incierta. ¿Qué hemos hecho y como nos estamos preparando -realistamente- para recibirla, resguardarla y distribuirla entre la población? ¿Qué es lo que debe aportar el país para conseguirla y qué logística vamos a implementar para su aplicación entre los mexicanos?

Hay muchas preguntas mas, pero las coloco aquí, porque si hablamos de gobierno y de gobernante responsable, éstas serían unas cuantas cuestiones obligatorias contenidas en el informe que escucharemos el próximo mates. 

Ya sé que hay muchas mas cuestiones (violencia, seguridad, la migración) pero lo que cabe exigir es escuchar un informe de gobierno que diera respuestas a lo mero principal, en ese gran asunto inesperado donde se juega la vida y la muerte de decenas de miles de mexicanos, especialmente los mas pobres, por cierto. 

Si nos respetásemos como pueblo, como sociedad y como gobierno serio -creo- ésta sería la columna vertebral del informe presidencial: el control o no, de la pandemia; nuestro desempeño en el mundo; qué vamos a hacer ante la seguridad de una pandemia que va para dos años; cómo recomponemos la colaboración entre gobiernos; qué vamos a corregir de la política sanitaria en adelante, incluyendo un sistema epidemiológico robustecido; cual será la política económica de una pandemia larga (no de cuarenta días) y como vamos a garantizar y distribuir tratamiento y vacuna contra el Covid en caso de que se descubran. 

El próximo primero de septiembre, si no hay respuestas a estos asuntos, si no hay respuesta ante los asuntos clave de la mayor crisis social de la historia moderna, querrá decir que no hay gobierno. 

 

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -