Nacional


Institutos dedicados a la ciencia serán clave en desarrollo del agro

El titular de la Sader presenta plan de desarrollo; señala que el aporte de los investigadores cobra mucho más importancia debido a los imponderables climatológicos

Institutos dedicados a la ciencia serán clave en desarrollo del agro | La Crónica de Hoy

Víctor Villalobos, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, en la conferencia mañanera.

En el sector agrícola, los institutos dedicados a la ciencia e investigación fungirán como guardianes, anunció Víctor Villalobos, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

Se utilizarán conocimientos y prácticas tecnológicas para aumentar productividad en el campo, cuyo plan de desarrollo fue presentado ayer, y servirán en beneficio de la autosuficiencia alimentaria en el país.

“Tenemos instituciones de enseñanza y de investigación que, gradualmente, tendrán que constituirse en el brazo técnico armado de la Secretaría, para que no solamente podamos garantizar lo que ocurra en este ciclo (agrícola), sino también garantizar la autosuficiencia alimentaria sustentada en el conocimiento”, dijo.

El aporte de los investigadores y científicos, refirió, “cobra mucha más importancia debido a los imponderables climatológicos. Tenemos que ir adaptando la agricultura a estos cambios, y esto también se tendrá que hacer sustentado en el conocimiento”.

Es imposible pensar en el incremento de la productividad en el campo, uno de los objetivos primordiales del gobierno, “si esto no viene acompañado de la transferencia de conocimiento a los productores. Hay prácticas y tecnologías que, se haa demostrado con el tiempo, facilitan y mejoran la productividad”.

Los cuatro programas claves de la Sader son: Producción para el Bienestar, Precios de Garantía y Canasta Básica, Crédito Ganadero a la Palabra y Pesca y Acuacultura, “los cuales acaparan el 81 por ciento del presupuesto institucional”, están siendo acompañados con asesoría técnica y científica.

“En Crédito Ganadero a la Palabra, por ejemplo, hay un número importante de técnicos, veterinarios y agrónomos que están acompañando para garantizar la sanidad, las adecuadas dietas en función de las regiones. De esta forma estamos garantizando que no sólo llegue el beneficio, sino también que sea redituable y productivo”, detalló Villalobos.

Según el secretario, el principal desafío en la agricultura es asegurar la alimentación de todos los mexicanos, en especial de quienes viven en el medio rural.

“La nueva política agropecuaria se sustenta en tres pilares: agricultura más productiva, pues no podemos seguir garantizando la alimentación a expensas del incremento de la frontera agrícola, tenemos que incrementar la producción en la tierra; agricultura más sustentable, porque el costo de traducir los recursos naturales en alimentos es muy caro, particularmente lo que tiene que ver con el uso del agua y del suelo”.

Y el tercer pilar, añadió, “es una agricultura más incluyente. Estamos reconociendo que hay potencial muy importante, sobre todo para el desarrollo del sur sureste, donde consideramos que está el futuro de la agricultura. La actual administración implementa programas con un enfoque hacia la atención social y con orientación territorial”.

“BANDIDAL”. El plan anunciado, de acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, busca acabar con la corrupción: “No es regresar a la época de Banrural, que debió llamarse ‘Bandidal’, porque los funcionarios públicos se hacían millonarios con el manejo de programas. Es apoyar al productor sin intermediarios”. La autosuficiencia alimentaria, dijo, es posible, en productos como maíz y frijol.

“Espero que logremos reducir las importaciones en básicos hasta en un 80 por ciento; para que dependamos sólo 20 por ciento. No es que no se vaya a apoyar al mediano o gran productor, se hará también, porque necesitamos ser autosuficientes, pero empezamos con los más necesitados, ya se sentaron las bases de la nueva política para el sector agropecuario”.

Descartó subejercicio, pues se ha aplicado ya el 90 por ciento del presupuesto en el ramo: “Ya no es igual que antes. A lo mejor no les está llegando a los de arriba, pero a los de abajo sí”.

 

Los cuatro ejes

Producción para el bienestar: canaliza apoyos directos de mil 600 pesos por hectárea a pequeños productores de hasta cinco hectáreas; y de mil pesos por hectárea a productores de más de cinco hectáreas y hasta 20, con la idea de que adquieran insumos y preparen cultivos. La meta son un millón 693 mil 161 productores “más del 60 por ciento del sur sureste”, con una inversión de ocho mil 550 millones de pesos; se tiene un grado de avance del 85 por ciento.

Precios de garantía y canasta básica: otorga estímulos a productores más pobres: 5 mil 610 pesos por tonelada de maíz (antes se les pagaba de 3 mil a 3 mil 500 pesos); 14 mil 500 pesos por tonelada de frijol (antes 8 o 9 mil); 5 mil 790 pesos por tonelada de trigo panificable y 6 mil 120 por la de arroz. Los productos se usan para las canastas básicas entregadas por Diconsa.

Crédito ganadero a la palabra: entrega apoyos en especie a pequeños productores pecuarios que tienen de uno a 35 vientres, con la idea de repoblar potreros: hasta 10 novillonas y/o un buen semental de registro, así como capitalización y servicio técnico; la devolución también se hace en especie, después de 36 meses de entregado el apoyo. La meta para este año son 19 mil 200 beneficiarios.

Bienpesca: brinda apoyo económico directo de 7 mil 200 pesos a pescadores de  embarcaciones tanto menores como mayores, y de las granjas acuícolas; hasta ahora se han recibido 124 mil solicitudes y el presupuesto disponible es de mil 159 millones. Está enfocado a zona desprotegidas del sur sureste, pese a que el 70 por ciento de la producción pesquera se concentra en las dos Baja Californias, Sonora y Sinaloa.

 

 

Los datos

*El 61 por ciento de la población rural se encuentra en situación de pobreza.

*El 85 por ciento del arroz consumido por los mexicanos viene del extranjero.

*El 80 por ciento de teleras, bolillos, conchas, cuernitos y demás pan de dulce que comen las familias mexicanas se hace con trigo importado.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -