Opinión


IQ Financiero

IQ Financiero  | La Crónica de Hoy

¿Qué pasa con las donatarias? Mexicanos contra la Corrupción, la punta del iceberg.

En el Servicio de Administración Tributaria (SAT), a cargo de Raquel Buenrostro, tiene la mira puesta en las donatarias aunque no con un enfoque político sino técnico igual que lo hizo con las factureras o las grandes empresas que usaron ingeniería fiscal para postergar el pago de impuestos y, a veces, hasta cancelarlo. 

El SAT está realizando, desde hace varios meses, una compulsa de las declaraciones fiscales, de los comprobantes tributarias, de los ingresos y egresos de las donatarias. A la autoridad tributaria le llamó la atención que, por ejemplo, algunas donatarias – como un ecosistema perfecto – presentaban comprobantes fiscales relacionados. La estrategia de Buenrostro, como buena matemática al frente del SAT, ha sido observar los patrones y aplicar reglas como la Ley de Pareto para enfocar sus esfuerzos de recaudación. 

Así, luego de más de un año al frente del SAT, se podría concluir que la gestión de Buenrostro al frente del SAT logró una recaudación por al menos 2 o 3 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), sin la necesidad de una reforma fiscal. Ahora, sin embargo, algunos analistas estiman que el gobierno de la Cuarta Transformación tendría la autoridad y las condiciones para promover una reforma tributaria que le permitiera dar sustentabilidad a los programas sociales, de infraestructura y de salud del gobierno federal. A diferencia de lo que sucedió con el incremento al IVA cuando el priista Humberto Roque lo festejó y quedó grabado en una ominosa e histórica fotografía, la reforma fiscal de la Cuarta Transformación no generaría recursos para pagar, como en aquella ocasión de la Roqueseñal, ingresos para pagar la eterna deuda del Fobaproa. Se cobrarían más impuestos para alcanzar una auténtica reforma para la redistribución del ingreso. En fin, el gobierno del presidente López Obrador indagará y buscará deudas de sectores en los que se habría abusado del marco legal. Algunas donatarias estarían en ese supuesto. 

¿Y Mexicanos contra la Corrupción?

A propósito de donatarias, le cuento que los recursos de la fundación Mexicanos contra la Corrupción y los tiempos pagados por la misma de su ex presidente Claudio X. González, habrían sido utilizados para diseñar y poner en operación las organizaciones políticas y opositoras al gobierno federal como Sí Por México así como la coalición de partidos para las elecciones intermedias de julio próximo, lo que pondría en riesgo el registro de esta donataria ante las autoridades de la Secretaría de Hacienda y el SAT dada la simulación.

Debido a que la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR) prohíbe expresamente a las sociedades que operan bajo el régimen de donatarias autorizadas realizar actividades políticas o propaganda, el empresario Claudio X. González presentó el 24 de julio de 2020 su renuncia a la presidencia de la organización. Apenas unas semanas después se convirtió en uno de los líderes del movimiento Sí por México y después de la colación del PRI, PAN y PRD para las elecciones intermedias de julio próximo.

Al renunciar a la Presidencia de Mexicanos contra la Corrupción, Claudio X. González, dejó en la presidencia ejecutiva a María Amparo Casar, quien fue coordinadora de asesores de Santiago Creel.

De acuerdo con la Ley del ISR, las sociedades donatarias que incurran en la violación de esta disposición y que incumplan con el cumplimiento de su objeto social interviniendo en campañas políticas o que se involucren en actividades de propaganda, perderán su registro autorización y registro ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“En caso de que las organizaciones civiles o fideicomisos autorizados para recibir donativos deducibles incumplan con alguna de sus obligaciones, el Servicio de Administración Tributaria revocará, no renovará o perderá la vigencia de la autorización respectiva, sin perjuicio de las demás sanciones que, en su caso, procedan en los términos de las disposiciones legales”, establece el reglamento de la Ley del ISR para sociedades donatarias.

Un ex asesor legal y contable de Claudio X. González para la operación de esta donataria me confirmó a que el empresario sabía que no debía involucrarse en actividades políticas porque el registro de Mexicanos contra la Corrupción para emitir comprobantes fiscales deducibles de impuestos para validar sus donativos. Incluso, a principios de la administración, explicó el abogado consultado, X González pensó en fundar un partido político pero esa actividad, bajo ninguna circunstancia, podría convivir con las operaciones de Mexicanos contra la Corrupción.

Antes, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, ante las investigaciones como la Casa Blanca que realizaron periodistas contratados por Mexicanos contra la Corrupción, esa organización fue auditada en varias ocasiones y, de manera simultánea.

“En un mismo día llegaban los auditores del IMSS y del SAT, llegaron a realizar hasta 18 auditorías diferentes durante el gobierno de Enrique Peña Nieto”, relató el abogado.

Por ello, comentó, el empresario Claudio X. González renunció a la presidencia de Mexicanos contra la Corrupción cuando decidió concentrarse en su actividad política.

La revista Contralínea, precisó en un reportaje sobre el tema publicado el lunes 5 de mayo que los montos de los donativos realizados por USAID y que superarían los 25 millones de pesos, así como la estrategia de Mexicanos Contra la Corrupción para darse de baja del Registro Federal de Contribuyentes y dar de alta uno nuevo para borrar su historia de donativos y con ello también el pago de impuestos al gobierno federal. “Sí el registro como donataria de Mexicanos contra la Corrupción podría estar en riesgo”, apuntó Badillo.

El periodista Álvaro Delgado, en su espacio de Youtube de la publicación y portal Sin Embargo, consideró que las actividades de Mexicanos contra la Corrupción son políticas.

“Es importante no perder de vista los tiempos en los que Claudio X. González presidía Mexicanos contra la Corrupción. Sí, es verdad, que en julio del año pasado esta organización informó a través de un comunicado que X González dejaba la presidencia y que en su lugar quedaba María Amparo Casar Pérez y eso es correcto pero ese anuncio se da justo cuando Claudio X. González lleva ya meses, literalmente, meses armando desde su casa en las Lomas de Chapultepec, la coalición de PRI. PAN, PRD, que se registró legalmente ante el INE y que postularon candidatos a las diputaciones federales, estatales y a presidencias municipales.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -