Opinión


Israel Antonio Briseño

El egresado de la Universidad Autónoma de Coahuila diseñó un sistema para construir carreteras que se autorreparan. Su material, realizado con llantas desechadas, tiene la capacidad de cerrar grietas al contacto con el agua. Por este desarrollo obtuvo el primer lugar en el concurso James Dyson Award. Una innovación que tiene un gran impacto social por todo lo que representan las carreteras y lo que se puede ahorrar en su reparación, pero también porque es amigable con el medio ambiente al reciclar neumáticos.

Israel Antonio Briseño | La Crónica de Hoy

  El egresado de la Universidad Autónoma de Coahuila diseñó un sistema para construir carreteras que se autorreparan. Su material, realizado con llantas desechadas, tiene la capacidad de cerrar grietas al contacto con el agua. Por este desarrollo obtuvo el primer lugar en el concurso  James Dyson Award. Una innovación que tiene un gran impacto social por todo lo que representan las carreteras y lo que se puede ahorrar en su reparación, pero también porque es amigable con el medio ambiente al reciclar neumáticos.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -