Opinión


Jack Dorsey

El CEO de Twitter dio ayer un golpe de efecto al anunciar que esta red social prohibirá, a partir de finales de noviembre, los anuncios políticos pagados en su plataforma. Dorsey defendió que "los mensajes políticos deben ganarse, no ser comprados", y apuntó que el proselitismo pagado conlleva "riesgos significativos" para la sociedad. Bien lo sabe quien vio cómo hace cuatro años hackers rusos infestaron Twitter de propaganda pro-Trump con bots, usuarios falsos. La decisión de Dorsey es, además de una maniobra de marketing, un gesto que puede ayudar a devolver parte de la credibilidad perdida por los gigantes de internet a ojos de sus usuarios.

Jack Dorsey  | La Crónica de Hoy

 El CEO de Twitter dio ayer un golpe de efecto al anunciar que esta red social prohibirá, a partir de finales de noviembre, los anuncios políticos pagados en su plataforma. Dorsey defendió que "los mensajes políticos deben ganarse, no ser comprados", y apuntó que el proselitismo pagado conlleva "riesgos significativos" para la sociedad. Bien lo sabe quien vio cómo hace cuatro años hackers rusos infestaron Twitter de propaganda pro-Trump con bots, usuarios falsos. La decisión de Dorsey es, además de una maniobra de marketing, un gesto que puede ayudar a devolver parte de la credibilidad perdida por los gigantes de internet a ojos de sus usuarios.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -