Opinión


John Sanders

El jefe de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) anunció ayer su renuncia en medio de la creciente indignación por la crueldad del gobierno con los migrantes y del drama que acrecienta cada historia de familias separadas por el gobierno de Estados Unidos. El acabose fue el envío de un centenar de menores al centro de detención de Clint, Texas, pese a las denuncias por condiciones insalubres en las que fueron encerrados los menores separados de sus padres. Y el perdón a Sanders es difícil de conceder debido a que el inefable Donald Trump presume que las condiciones de los niños migrantes retenidos son mejores bajo su administración que con la de Obama. El descaro, pues.

John Sanders | La Crónica de Hoy

El jefe de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) anunció ayer su renuncia en medio de la creciente indignación por la crueldad del gobierno con los migrantes y del drama que acrecienta cada historia de familias separadas por el gobierno de Estados Unidos. El acabose fue el envío de un centenar de menores al centro de detención de Clint, Texas, pese a las denuncias por condiciones insalubres en las que fueron encerrados los menores separados de sus padres. Y el perdón a Sanders es difícil de conceder debido a que el inefable Donald Trump presume que las condiciones de los niños migrantes retenidos son mejores bajo su administración que con la de Obama. El descaro, pues.

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -