Opinión


Jóvenes pobres en México

Jóvenes pobres en México | La Crónica de Hoy

*José Santos Zavala

 

En México, para 2017, había 17.5 millones de jóvenes en situación de pobreza, quienes están en una situación de alta vulnerabilidad y exclusión social, su problemática tiene múltiples causas estructurales y se manifiesta de diversas maneras en la vida de las y los jóvenes; por ello este grupo social durante 2018 fue sujeto de análisis por parte de un grupo de investigadores de El Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social, El Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora y El Colegio de San Luis; para la realización de esta investigación se contó con el apoyo financiero del Conacyt.

El proyecto utilizó un marco conceptual–interpretativo derivado de la antropología, historia y políticas públicas, tomando como unidad de estudio a los hogares de bajos ingresos, en los cuales se analizó la historia de vida de 74 jóvenes, considerando cuatro variables: educación, empleo, salud y violencia (lo que está en negritas así que se quede); los jóvenes fueron clasificados en dos grupos (15–19 y 20–24 años); la investigación se llevó a cabo en 13 estados: Baja California, Ciudad de México, Chiapas, Estado de México, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, San Luis Potosí, Sonora y Veracruz.

Se encontró que las causas por la cual los jóvenes mexicanos están en una situación de exclusión y vulnerabilidad son diversas: en la variable de educación, el abandono escolar fue el principal problema identificado, lo cual generalmente sucede en el bachillerato, la causa principal son los problemas económicos en el hogar, aunque también se encontraron casos de jóvenes hiperactivos que dejan la escuela por no encontrar útiles los procesos enseñanza – aprendizaje, así como la necesidad de ingresar a laborar para contribuir a los gastos del hogar.

En la variable salud, otra causa que vulnera y excluye la situación de vida presente y futura de los jóvenes en México es el embarazo a temprana edad, antes de los 20 años, asumen responsabilidades para las cuales no tienen preparación, la vida en pareja; buscar ingresos para el sustento del hogar y educar a los hijos; se identificaron jóvenes con poca armonía en pareja, situación económica precaria, poca comunicación, vida rutinaria y monótona, separaciones constantes y definitivas, rompimiento familiar e incluso violencia.

Una tercera variable analizada fue el empleo de los jóvenes, el cual se desarrolla en condiciones de precariedad, vinculado con actividades donde se utiliza la fuerza física, acciones ligadas al hogar, o la industria maquiladora en el caso de las mujeres; sus empleos se caracterizan por ser informales, inestables, con bajos salarios, sin acceso a prestaciones laborales y recibiendo malos tratos por parte de quienes los emplean; una buena parte de los jóvenes ve con normalidad los empleos ilegales como la venta de drogas o comercio de objetos robados.

El entorno donde viven estos jóvenes, como cuarta variable explicativa, es la de inseguridad y violencia, en donde los jóvenes son más victimas que generadores de ella; el entorno de precariedad y marginación generan las condiciones para que participen en actividades prohibidas generadas en el crimen organizado; en esta investigación se encontró que los jóvenes en situación de pobreza sufren actos de violencia, no solo en las calles, sino también en el hogar, es así como sufren la pérdida de familiares y amigos, incluso muchos de ellos vivieron el desplazamiento forzado de sus comunidades.

Esta investigación encontró que la presencia de un entorno de inseguridad y violencia, bajos niveles educativos, embarazo adolescente y precariedad laboral han generado un problema público de grandes dimensiones, el cual puede ser definido como: 17.5 millones de jóvenes, de entre 15 y 24 años, viven en una situación de exclusión y vulnerabilidad; exclusión de un sistema de educación y salud de calidad, de un empleo bien remunerado; por lo que son un sector de la sociedad altamente vulnerables al consumo de alcohol y drogas, al ingreso de actividades ilegalesy a la violencia generada por el crimen organizado.

Las manifestaciones de este problema público son múltiples, pero destacan las siguientes: una educación promedio de 9.1 años, es decir nivel de secundaria; el primer embarazo en promedio se presenta a los 18 años; el 22.1% de los jóvenes no estudia ni trabaja, empleos con salarios precarios; el problema es más grave en las mujeres. Estas condiciones generan que en los jóvenes se presente el consumo de drogas y alcohol, como una manera de evadir su realidad, pero sobre todo viven en una situación de aflicción.

El problema público de los jóvenes es complejo, tiene múltiples determinantes y se manifiesta de diversas maneras, lo cual es producto de causas estructurales, donde las principales instituciones sociales han fallado: la familia no les genera las condiciones emocionales y de valores para una vida armoniosa;la escuela no les trasmite la información y las habilidades para que lleven sus actividades sociales y económicas; el gobierno los ha excluido de sus políticas públicas.

En síntesis: Los jóvenes mexicanos están en una situación de exclusión y vulnerabilidad social, es un problema público complejo, el cual tiene múltiples causas y manifestaciones, la política pública debe focalizarse en su educación, proporcionándoles información, conocimientos y habilidades útiles que ayuden a transformar su vida, que les permita desempeñarse mejor en su vida cotidiana y en su ingreso al mercado laboral, pero sobre todo que contribuya a formar el capital humano que demanda el desarrollo de México.

 

jose.santos@colsan.edu.mx

Investigador de El Colegio de San Luis

Programa de Estudios Políticos e Internacionales

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -